Ab­suel­to tras cultivar cien ki­los de ma­rihua­na por su uso te­ra­péu­ti­co

El pon­te­ve­drés pa­de­ce leu­ce­mia y ha si­do exo­ne­ra­do dos ve­ces al no acre­di­tar­se la ven­ta

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - CRISTINA BA­RRAL

Un pon­te­ve­drés re­si­den­te en Vi­la­no­va de Arou­sa aca­ba de ser ab­suel­to, por se­gun­da vez, de un de­li­to con­tra la salud pú­bli­ca por cultivar ma­rihua­na en su ca­sa pa­ra so­bre­lle­var la en­fer­me­dad que pa­de­ce, una leu­ce­mia. La pri­me­ra sen­ten­cia fue dic­ta­da por el Juzgado de lo Pe­nal nú­me­ro 2 de Pon­te­ve­dra el 3 de junio del 2008. La se­gun­da re­so­lu­ción, por unos he­chos muy si­mi­la­res, co­rres­pon­de al Juzgado de lo Pe­nal nú­me­ro 1 de la ciu­dad y se aca­ba de co­no­cer. De he­cho, no es fir­me y con­tra ella ca­be recurso por par­te de la Fiscalía.

Se­gún esta sen­ten­cia, a la que ayer tu­vo ac­ce­so La Voz, E.R.N. fue ab­suel­to de un de­li­to con­tra la salud pú­bli­ca en su mo­da­li­dad de trá­fi­co de dro­gas que no cau­san grave da­ño a la salud. El ar­gu­men­to del ma­gis­tra­do es que no ha que­da­do acre­di­ta­do que el hom­bre cul­ti­va­ra la ma­rihua­na con la in­ten­ción o fi­na­li­dad de ven­der­la a ter­ce­ras per­so­nas. Y eso que la Guar­dia Ci­vil in­ter­vino en una fin­ca ane­xa a su ca­sa 50 plan­tas de can­na­bis, con un pe­so de 15.998 gra­mos y un pre­cio en el mer­ca­do ilí­ci­to de 74.710 eu­ros. Ocu­rrió el 11 de sep­tiem­bre del 2013 cuan­do agen­tes del pues­to de Cam­ba­dos se pre­sen­ta­ron en su do­mi­ci­lio.

El mi­nis­te­rio fis­cal so­li­ci­ta­ba una pe­na de cua­tro años de pri­sión y una mul­ta de 140.000 eu­ros. En con­tra de la te­sis de la Fiscalía, el juez con­si­de­ra que aun­que esos ca­si 16 ki­los de dro­ga son un «po­de­ro­so in­di­cio» pa­ra po­der con­cluir que su po­se­sión es­ta­ba preor­de­na­da al trá­fi­co, hay que te­ner en cuen­ta que el acu­sa­do, aho­ra ab­suel­to, pa­de­ce des­de ha­ce años leu­ce­mia, al­go que acre­di­tó do­cu­men­tal­men­te. El pon­te­ve­drés afir­mó en to­do mo­men­to Pon­te­ve­drés ab­suel­to dos ve­ces

que la cul­ti­va­ba «ex­clu­si­va­men­te pa­ra so­bre­lle­var la en­fer­me­dad», al­go que acre­di­ta el in­for­me fo­ren­se, que re­fle­ja que es con­su­mi­dor de esa sus­tan­cia.

En la sen­ten­cia tam­bién se alu­de a que E.R.N. vi­ve de una pen­sión de 600 eu­ros sin que exis­tan, tal y co­mo in­for­mó la pro­pia Guar­dia Ci­vil, sig­nos ex­ter­nos apa­ren­tes de ri­que­za, «sino más bien to­do lo con­tra­rio». En es­te sen­ti­do, se apun­ta que no es ti­tu­lar de vehícu­los y en el mo­men­to de la aprehen­sión de la sus­tan­cia no se in­ter­vino nin­gún ob­je­to o ins­tru­men­to que pu­die­ra ha­cer pen­sar que el acu­sa­do uti­li­za­ba la dro­ga pa­ra la ven­ta. No se en­con­tra­ron en su vi­vien­da bás­cu­la de pre­ci­sión, bol­sas pa­ra la dis­tri­bu­ción de las do­sis o di­ne­ro en me­tá­li­co.

Se alu­de a que el ha­llaz­go de la ma­rihua­na en una fin­ca pro­pie­dad del hom­bre es in­su­fi­cien­te, por tan­to, pa­ra dar ple­na­men­te pro­ba­da la au­to­ría del de­li­to, «pues no se ha acre­di­ta­do el áni­mo ten­den­cial con­sis­ten­te en po­seer la sus­tan­cia pa­ra dis­tri­buir­la en­tre ter­ce­ras per­so­nas».

«Des­de ha­ce die­ci­sie­te años con­su­mo ma­rihua­na con fi­nes terapéuticos, ese es el úni­co mo­ti­vo» E.R.N.

Fi­nes terapéuticos

A pre­gun­tas de es­te pe­rió­di­co, el afec­ta­do, E.R.N., se­ña­ló que des­de ha­ce die­ci­sie­te años con­su­me ma­rihua­na con fi­nes terapéuticos y que nun­ca co­mer­cia­li­zó con la dro­ga. No qui­so ha­cer más va­lo­ra­cio­nes ar­gu­men­tan­do que ayer to­da­vía no le ha­bían no­ti­fi­ca­do la úl­ti­ma sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.