«Los fac­to­res so­cia­les con­di­cio­nan los pro­ble­mas de salud mental del ma­yor»

El es­pe­cia­lis­ta cree ne­ce­sa­rio crear en Ga­li­cia más uni­da­des de psi­co­ge­ria­tría

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - FI­NA ULLOA

La his­to­ria de la psi­co­ge­ria­tría en Ga­li­cia ha cum­pli­do ya 25 años. Uno de sus im­pul­so­res fue Rai­mun­do Ma­teos Ál­va­rez, que en la ac­tua­li­dad coor­di­na la unidad que fun­cio­na en el hos­pi­tal psi­quiá­tri­co de Con­xo, de­pen­dien­te del Com­ple­xo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de San­tia­go (CHUS). De­fen­sor in­can­sa­ble de la ne­ce­si­dad de am­pliar la pre­sen­cia de esta asis­ten­cia es­pe­cí­fi­ca a la en­ve­je­ci­da po­bla­ción ga­lle­ga, es­te ou­ren­sano —que tam­bién pre­si­de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Psi­co­ge­ria­tría—, ofre­ce la con­fe­ren­cia que clau­su­ra el cur­so de la Aca­de­mia Mé­di­co Qui­rúr­gi­ca de Ou­ren­se, a las 20.00 ho­ras en el cen­tro Mar­cos Val­cár­cel. —¿De qué pa­to­lo­gías se ocu­pa la psi­co­ge­ria­tría?

—De to­das las que tie­nen que ver con la salud mental de los ma­yo­res; des­de las ori­gi­na­das por una lesión del ce­re­bro, co­mo pue­den ser las de­men­cias, a to­do el res­to de en­fer­me­da­des que en prin­ci­pio no tie­nen por qué te­ner una lesión es­truc­tu­ral co­mo por ejem­plo las de­pre­sio­nes. En las per­so­nas ma­yo­res los dos gran­des pa­que­tes de en­fer­me­da­des son las de­ri­va­das del de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, que pue­den ter­mi­nar o no en de­men­cia, y las de sín­dro­me de­pre­si­vo, des­de las de­pre­sio­nes en­dó­ge­nas a las reac­ti­vas o los due­los com­pli­ca­dos. Pe­ro tam­bién abor­da­mos to­dos los otros pro­ble­mas, des­de la psi­co­sis de to­do ti­po a pro­ble­mas de per­so­na­li­dad, por ejem­plo. —¿Se­ría el equi­va­len­te de la aten­ción pe­diá­tri­ca en los me­no­res? —En cier­to sen­ti­do sí, pe­ro el equi­va­len­te de esa aten­ción sin­gu­la­ri­za­da de los ni­ños con la pe­dia­tría es­ta­ría más en la ge- ria­tría pa­ra los ma­yo­res. Lo que ocu­rre es que, den­tro de esa di­vi­sión de cuer­po y men­te que ha­ce­mos en las es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas, los ge­ria­tras es­tán cen­tra­dos en lo pri­me­ro y la psi­co­ge­ria­tría se ocu­pa más de lo se­gun­do. —¿Por qué es ne­ce­sa­ria esa aten­ción es­pe­cia­li­za­da?

—A lo lar­go de nues­tro ci­clo vi­tal la salud de­be abor­dar­se te­nien­do en cuen­ta las diferencias cua­li­ta­ti­vas que hay en las di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da. Esas ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les ha­cen ne­ce­sa­rio que ha­ya gen­te que se es­pe­cia­li­ce, o su­per­es­pe­cia­li­ce, por de­cir­lo de al­gún mo­do, en el abor­da­je con ni­ños y, por lo mis­mo, en la asis­ten­cia a per­so­nas de edad avan­za­da. El ser hu­mano va cam­bian­do a lo lar­go del tiem­po, pe­ro no so­lo cam­bia en su bio­lo­gía sino tam­bién su si­tua­ción so­cial. Y los fac­to­res so­cia­les con­di­cio­nan en bue­na me­di­da los pro­ble­mas de salud mental del ma­yor. —Te­nien­do en cuen­ta la po­bla­ción ga­lle­ga ¿có­mo es­ta­mos en cuan­to a pres­ta­ción de es­te ser­vi­cio? —Aun­que nues­tra unidad se pu­so en mar­cha en 1991, aquí aún si­gue so­nan­do a al­go nue­vo, por des­gra­cia. Cuan­do em­pe­za­mos en to­da Es­pa­ña so­lo ha­bía al­go pa­re­ci­do en Ca­ta­lu­ña, pe­ro 25 años des­pués te­ne­mos nor­mas muy bien he­chas y con ran­go le­gal, pe­ro el mo­de­lo no aca­ba de con­so­li­dar­se del to­do. Unidad in­ter­dis­ci­pli­nar de psi­co­ge­ria­tría co­mo tal, con va­rios profesionales tra­ba­jan­do, te­ne­mos la de San­tia­go y la que aca­ban de abrir en Vi­go. Ha­bía una en Ou­ren­se, que fun­cio­nó muy bien du­ran­te mu­chos años pe­ro cu­rio­sa­men­te se ce­rró ha­ce po­co y ha que­da­do muy men­gua­da la ac­ti­vi­dad que se ha­cía. Lo que sí hay en to­das las áreas sa­ni­ta­rias de Ga­li­cia son com­pa­ñe­ros psi­quia­tras que asu­men den­tro del ser­vi­cio la aten­ción a es­te co­lec­ti­vo. Eso es­tá muy bien co­mo pri­mer pa­so, pe­ro de­fen­de­mos que tie­ne que ha­ber uni­da­des con equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­res con de­di­ca­ción com­ple­ta a es­te cam­po, y eso es­tá con­tem­pla­do en la nor­ma­ti­va de Salud Mental de Ga­li­cia. —¿Qué es­pe­cia­lis­tas se ne­ce­si­tan en es­tas uni­da­des?

—Lo mí­ni­mo bá­si­co es que es­té re­pre­sen­ta­da la es­pe­cia­li­dad mé­di­ca, la psi­co­ló­gi­ca y la asis­ten­cia so­cial. El abor­da­je mul­ti­dis­ci­pli­nar se jus­ti­fi­ca no por­que los ma­yo­res ten­gan en­fer­me­da­des dis­tin­tas, aun­que al­gu­nas sean más fre­cuen­tes en ellos; sino por lo que sig­ni­fi­ca ser ma­yor en el con­tex­to ac­tual. Además de la pa­to­lo­gía mental y de las otras de­ri­va­das de la edad, es­tán los pro­ble­mas de so­le­dad, de fal­ta de red de apo­yo. Lo que no­so­tros tra­ta­mos de con­se­guir es que, una vez he­cho un diag­nós­ti­co y pau­ta­do un tra­ta­mien­to, es­te se lle­ve a la prác­ti­ca. Y eso de­pen­de mu­cho de esa red de apo­yo por­que es­pe­cial­men­te en los pro­ble­mas de salud mental ya no es so­lo que se to­me una pas­ti­lla; igual el tra­ta­mien­to incluye otras co­sas co­mo que la per­so­na sal­ga de pa­seo to­dos los días. En la unidad diag­nos­ti­ca, pau­ta el tra­ta­mien­to y se in­tere­sa por ese en­torno so­cial pa­ra ver los re­cur­sos y ser­vi­cios que exis­ten pa­ra pres­tar­le apo­yo. No es lo mis­mo el que vi­ve en una ciu­dad que el que es­tá en un pue­blo ais­la­do. Te­ne­mos que en­ten­der bien lo que sig­ni­fi­ca en­ve­je­cer, con esa acu­mu­la­ción de pro­ble­mas fí­si­cos, so­cio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos, y además po­ner­los en un con­tex­to pa­ra bus­car las me­jo­res so­lu­cio­nes a ca­da per­so­na.

SAN­DRA ALON­SO

Rai­mun­do Ma­teos di­ri­ge la pri­me­ra unidad ga­lle­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.