El ANPA del García Ba­rros so­li­ci­ta a la di­rec­ción in­for­ma­ción so­bre el hac­keo

Du­ras crí­ti­cas en­tre el pro­fe­so­ra­do a las de­cla­ra­cio­nes del de­le­ga­do del Go­bierno

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - O. P. AR­CA

Con­ti­núan las in­ves­ti­ga­cio­nes en torno al hac­keo ma­si­vo en el ins­ti­tu­to García Ba­rros, que co­men­zó ha­ce va­rios me­ses y ha con­ti­nua­do rea­li­zán­do­se has­ta ex­plo­tar en el fi­nal de cur­so. Ayer, des­de el ANPA del cen­tro se pre­sen­tó un es­cri­to di­ri­gi­do a la di­rec­ción para so­li­ci­tar­le que, den­tro de lo po­si­ble, se les in­for­me de la si­tua­ción real de lo que es­tá su­ce­dien­do, ya que so­lo dis­po­nen de la in­for­ma­ción aparecida en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Por otra par­te, de­man­dan una cla­ri­fi­ca­ción de los motivos por los que se acor­dó sus­pen­der el ac­to de despedida de 2º de Ba­chi­lle­ra­to, pre­vis­to para hoy viernes. La aso­cia­ción en­tien­de ade­más que, al tra­tar­se de un even­to pre­vis­to en el pro­gra­ma anual de ac­ti­vi­da­des, de­be­ría ha­ber­se con­vo­ca­do al Con­se­llo Es­co­lar para adop­tar la de­ci­sión de sus­pen­der­lo, en lu­gar del claus­tro de pro­fe­so­res que lo de­ter­mi­nó en reunión ce­le­bra­da el miér­co­les.

El ANPA ad­mi­te la gra­ve­dad del pro­ble­ma y la adop­ción de las me­di­das per­ti­nen­tes para su co­rrec­ción, al tiem­po que ofre­ce to­da su co­la­bo­ra­ción a la di­rec­ción del cen­tro educativo.

Por su par­te, en­tre el alum­na­do se cues­tio­na la sus­pen­sión del ac­to de despedida, al con­si­de­rar que afec­ta tan­to a quie­nes han es­ta­do im­pli­ca­dos en los he­chos co­mo tam­bién a quie­nes tra­ba­ja­ron du­ran­te to­do el cur­so, sin ha­ber­se be­ne­fi­cia­do de la con­se­cu­ción de exá­me­nes de for­ma ilí­ci­ta. Tam­bién en Fa­ce­book pue­de leer­se una car­ta abier­ta de una ma­dre di­ri­gi­da a la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, en la que se ha­ce ver que la sus­pen­sión pa­re­ce di­ri­gi­da a cas­ti­gar a pa­dres y alum­nos que no tu­vie­ron im­pli­ca­ción en ac­tos rea­li­za­dos por un gru­po. Un docente tam­bién se di­ri­ge por el mis­mo ca­nal al alum­na­do inocen­te, se­ña­lan­do que ha­ce su­yos sus lá­gri­mas y sen­ti­mien­tos.

Mien­tras, en­tre el pro­fe­so­ra­do las de­cla­ra­cio­nes del de­le­ga­do del Go­bierno en Ga­li­cia, San­tia­go Vi­lla­nue­va, han re­sul­ta­do un ma­za­zo, al li­mi­tar lo su­ce­di­do al ám­bi­to es­co­lar, sin es­pe­rar que va­ya más allá de lo educativo – aun­que in­di­can­do que se es­tu­dia­rá si exis­te al­gu­na in­frac­ción al có­di­go pe­nal–. Lo ex­pre­sa­ba uno de los pro­fe­so­res en la red, al pre­gun­tar­se cómo el de­le­ga­do del Go­bierno pue­de de­cir que un ro­bo de con­tra­se­ñas de pro­fe­so­ra­do y de alum­na­do, y su uti­li­za­ción para en­trar en in­for­ma­ción personal se pue­de re­sol­ver des­de el ám­bi­to aca­dé­mi­co, ade­más de co­pias ile­ga­les de con­tra­se­ñas para en­trar en XADE, au­tén­ti­co co­ra­zón del sis­te­ma educativo gallego: «En cal­que­ra país nor­mal pois co­men­ta­rios des­te ti­po con­le­van di­mi­sións», con­clu­ye.

Pa­la­bras que com­par­ten com­pa­ñe­ros que se plan­tean de­nun­ciar a tí­tu­lo in­di­vi­dual la in­tro­mi­sión en sus cuen­tas de co­rreo, y en al­gún ca­so echan en falta el ase­so­ra­mien­to de los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de la con­se­lle­ría so­bre el me­jor mo­do de ha­cer­lo.

M. S.

Alum­na­do del cen­tro cues­tio­na la sus­pen­sión del ac­to de gra­dua­ción, so­bre el que pre­gun­tó el ANPA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.