Ca­tor­ce años de la tra­ge­dia del Yak 42

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

Son ca­tor­ce años sin ti, ca­tor­ce años han he­cho falta para que ad­mi­tie­ran que vues­tras vi­das no se apa­ga­ron por un mí­se­ro ac­ci­den­te, sino que por la ne­gli­gen­cia de unos cuan­tos fue­ron arre­ba­ta­das 75 vi­das; 62 de ellas mi­li­ta­res es­pa­ño­les, tú y tus com­pa­ñe­ros quie­nes so­lo lu­cha­bais por una ban­de­ra que se en­car­gó úni­ca­men­te de ta­par men­ti­ras, ataú­des con tres pies y una mis­ma ne­crop­sia para 62 per­so­nas. Me­ra mer­can­cía y un es­tor­bo eso fue vues­tra/nuestra tra­ge­dia, eso fuis­teis para es­te go­bierno, para unos cuan­tos im­pre­sen­ta­bles que des­tro­za­ron nues­tras vi­das lle­nán­do­las de men­ti­ras, qui­tán­do­nos lo que más que­ría­mos, nuestro her­mano, nuestro pa­dre, nuestro hi­jo, nuestro ma­ri­do, nuestro ami­go.

Nos han obli­ga­do a cre­cer con ra­bia, con la ra­bia de ver co­mo una par­te de no­so­tros mu­rió aquel 26 de ma­yo en un mal­di­to avión que nun­ca de­bió de ha­ber vo­la­do, nos han obli­ga­do a vi­vir con el Yak 42 co­mo ape­lli­do, con el Yak 42 es­tre­llán­do­se ca­da mal­di­ta ma­dru­ga­da en nues­tras vi­das, con la pa­la­bra in­jus­ti­cia ta­tua­da en ca­da mal­di­to rin­cón de nuestra vi­da y les ha da­do igual, les ha da­do igual des­tro­zar vi­das, rom­per fa­mi­lias, les ha da­do igual mez­clar tres pies en un mis­mo ataúd, les ha da­do igual re­par­tir ataú­des co­mo si fue­sen so­bres, al azar, co­mo a ellos les gus­ta, por de­trás.

Les ha da­do igual ha­cer­nos es­pe­rar ca­tor­ce años para ad­mi­tir una ver­dad que gri­ta­mos des­de el pri­mer mo­men­to, nos lla­ma­ron lo­cos, ta­cha­ron nuestro com­por­ta­mien­to co­mo ver­gon­zo­so para nuestros fa­mi­lia­res muer­tos, ase­si­na­dos por ellos, los mis­mos que fir­ma­ban car­tas ame­na­zan­tes ca­da día para ha­cer­nos ca­llar y que no si­guié­se­mos des­ta­pan­do su ba­su­ra.

Y ahora fir­man una re­so­lu­ción di­cien­do que es­tá bien, que nun­ca de­bió des­pe­gar aquel avión, que fue su mal­di­ta ne­gli­gen­cia lo que aca­bó con vues­tras/nues­tras vi­das. Gra­cias, por tar­dar ca­tor­ce años en ad­mi­tir al­go que pu­die­ron ha­cer el pri­mer día, de ver­dad que no en­tien­do co­mo to­dos us­te­des pue­den dor­mir por la noche con el peso de 75 muer­tes a sus es­pal­das, 62 de ellas vi­das de sus mi­li­ta­res… No lo en­ten­de­ré ja­más. Al igual que ja­más en­ten­de­ré cómo la ver­güen­za se dis­fra­za de jus­ti­cia y son ca­pa­ces de fir­mar una re­so­lu­ción va­cía, una re­so­lu­ción que afir­ma que son us­te­des y los an­te­rio­res, to­dos, res­pon­sa­bles de nuestra tra­ge­dia pe­ro que na­die pa­ga­rá por ello. ¿Jus­ti­cia? Jus­ti­cia ha sig­ni­fi­ca­do en es­te país pre­miar a ase­si­nos dis­fra­za­dos de po­lí­ti­cos, lle­var­les a lo más al­to mien­tras ellos hun­dían a 62 fa­mi­lias en lo más hon­do. Esa es la jus­ti­cia… Por eso, no va­mos a ren­dir­nos, te­ne­mos to­da nuestra vi­da para lu­char por la que arre­ba­ta­ron a los nuestros, no lo ol­vi­den, no­so­tros no ol­vi­da­re­mos lo que nos han he­cho. Ja­más. Por­que us­te­des, se­ño­res, me han obli­ga­do a vi­vir sin la ri­sa de mi her­mano, sin sus pa­seos de la mano, sin que me vol­vie­se a re­co­ger del co­le­gio, sin ver­me cre­cer, sin sen­tir­se or­gu­llo­so de mí, us­te­des me han re­ven­ta­do la vi­da y me han obli­ga­do a vi­vir sin él, sin mi her­mano mayor, y eso yo no se lo pien­so per­do­nar ja­más.

Igual que obli­ga­ron a hi­jos a cre­cer sin sus pa­dres, igual que obli­ga­ron a viu­das a per­der al amor de su vi­da, igual que obli­ga­ron a pa­dres a no ver a su hi­jo nun­ca más, de la ma­ne­ra más in­jus­ta, más mez­qui­na, más mi­se­ra­ble, dis­fra­zan­do de ac­ci­den­te la mayor ver­güen­za de es­te país mien­tras se em­bol­sa­ban unos cien­tos de mi­les de eu­ros que es lo que hu­bie­se cos­ta­do traer a los nuestros a ca­sa de una ma­ne­ra dig­na, co­mo me­re­cían aque­llos que ju­ra­ron dar su vi­da por la ban­de­ra que ta­pó las peo­res men­ti­ras, las que ju­ga­ron con ellos, las que hi­cie­ron que per­die­ran la vi­da.

Ca­tor­ce años, ca­tor­ce años sin ti, her­mano, pa­dre, hi­jo, ma­ri­do, ami­go, no de­ja­re­mos de lu­char. Nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.