Al­cal­de­sa a los 88 años y con sa­cho en la mano

La nom­bra­ron re­gi­do­ra de ho­nor en la Festa da Do­na. ¿Por qué? «Por­que eu mal non fi­xen nun­ca», di­ce

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MARÍA HER­MI­DA

«So­lo lle pi­do a Deus que o día que non poi­da tra­ba­llar me le­ve. Pe­ro que non tarde nin un día en le­var­me. Que me le­ve ne­se mes­mo mo­men­to». La que ha­bla así es Áu­rea Fa­ri­ña Ba­li­ñas. Áu­rea, que tie­ne 88 años, aun­que ella in­sis­te en que ya ve muy cer­ca los no­ven­ta «e se ca­dra é ho­ra de ir mo­rren­do», es en­can­ta­do­ra­men­te exa­ge­ra­da, ora dra­má­ti­ca ora có­mi­ca has­ta el ex­tre­mo. Con ella no hay me­dias tin­tas. Es el to­do o la na­da. Ca­ri­ño­sa y ri­sue­ña, se aga­rra de gan­che­te de la en­tre­vis­ta­do­ra na­da más co­no­cer­la y la guía has­ta su pa­raí­so, su huer­ta. Ahí, si la de­jan, plan­ta y sa­cha legumbres de la mañana a la noche. Pe­ro a ve­ces para des­can­sar. Se sien­ta en una ca­ja de ga­seo­sas y re­za. «Re­zo tan­to que non sei nin o que re­zo. Se ca­dra bo­ta­rei­lle tres ou ca­tro ro­sa­rios ao día», di­ce ella. El ca­so es que a Áu­rea la aca­ban de ele­gir las aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les de Por­tas para que sea la al­cal­de­sa de ho­nor de la Festa da Do­na, una ci­ta que tie­ne co­mo objetivo re­cor­dar la fi­gu­ra de Con­cep­ción Pé­rez, que en 1925 fue nom­bra­da re­gi­do­ra de Por­tas y se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer de Ga­li­cia en te­ner ese car­go. ¿Por qué Áu­rea para en­car­nar la fi­gu­ra de mu­jer pio­ne­ra? Ella lo ex­pli­ca en una fra­se sen­ci­lla: «Eu nun­ca lle fi­xen mal a nin­guén, se­rá por iso». Qui­zás sea eso. O qui­zás que lle­va to­da una vi­da de tra­ba­jo y sa­cri­fi­cio, que fue ma­dre sol­te­ra y es­tá or­gu­llo­sa de ha­ber­lo sido y que participa en to­das las ac­ti­vi­da­des que ha­cen las Mu­lle­res Ru­rais.

Áu­rea, que pri­me­ro en­se­ña su huer­ta y el sa­cho —cons­te en ac­ta que ella le lla­ma lig­hón—, se sien­ta lue­go en el co­rral a char­lar. Le gus­ta la cer­ca­nía. Aga­rra la mano de la en­tre­vis­ta­do­ra, la aca­ri­cia, y echa la vis­ta atrás. Na­ció y se crio en el mis­mo si­tio don­de vi­ve, en la al­dea de Ro­mai. No re­cuer­da en qué mo­men­to em­pe­zó a tra­ba­jar en las lei­ras. «Su­po­ño que den­de sem­pre, mi­ña fi­lla», di­ce. Cui­da­ba tam­bién va­cas y de­más ani­ma­les. Pe­ro le preo­cu­pa­ba que pa­sa­se el tiem­po «e non pa­ga­se para a ve­llez». Así que un día se fue a tra­ba­jar a una pro­ce­sa­do­ra de bacalao a Vi­la­gar­cía. Uno le pre­gun­ta si era du­ra la ta­rea. Y ca­si se en­fa­da: «¿Du­ro? O que que­re tra­ba­llar na­da lle é du­ro». Pe­ro sus pa­dres se hi­cie­ron ma­yo­res y le to­có vol­ver a ocu­par­se de la ca­sa pron­to. A los vein­te años, se que­dó em­ba­ra­za­da de su no­vio. No se ca­sa­ron. Lo re­cuer­da sin dra­ma: «Fi­xen ben. Meus pais axu­dá­ron­me moi­to, ti­ven sor­te. Can­do eu es­ta­ba en es­ta­do ía para a ca­ma sen cear, co des­gus­to. E meus pais ví­ñan­me bus­car para que cea­ra. Sem­pre me apoia­ron», cuen­ta.

Crio a su hi­jo, ayu­dó a criar a sus so­bri­nas, a sus nie­tos y in­clu­so ayu­da mima y cui­da a sus bis­nie­tos. «Mi­ra, son un­ha bi­sa­voa á que che lle que­ren ben, por­que lles te­ño lam­bo­na­das sem­pre. Ao maior non, ese xa ten quin­ce anos e dou­lle car­tos», cuen­ta. Aun­que si­gue al pie del ca­ñón en la huer­ta o don­de ha­ga falta —«ás ve­ces fa­go a co­mi­da para oi­to», di­ce, mien­tras una de sus nie­tas se ríe de lo exa­ge­ra­da que es y le re­pli­ca que nun­ca son tan­tos a co­mer en ca­sa—, Áu­rea tam­bién es una so­cia más que ac­ti­va de las Mu­lle­res Ru­rais de Por­tas. Con ellas y con el In­ser­so des­cu­brió que viajar le en­can­ta­ba. Es­tu­vo en bue­na par­te de Es­pa­ña. «A Pal­ma de Ma­llor­ca fun tres ve­ces, na­da me­nos», se­ña­la ella.

Des­de cal­ce­ta a ha­cer ja­bo­nes

Ahora ya no se ve para viajar tan le­jos. Pe­ro si hay ex­cur­sio­nes cer­ca­nas no se lo pien­sa. Tam­po­co di­ce que no a los cur­sos que se pro­gra­man. Se apun­ta a to­do. Úl­ti­ma­men­te fue a cur­si­llos de ha­cer ja­bo­nes, de co­ci­na o de cal­ce­ta. Le da pe­na que ya no den cla­ses de gimnasia. Pe­ro se ale­gra de ha­ber po­di­do ir al­gu­na vez. «Por­que ago­ra sei­che fa­cer os exer­ci­cios e to­das as ma­ñás me po­ño na ca­ma a mo­ver bra­zos e per­nas», cuen­ta con en­tu­sias­mo.

El día lo pa­sa fue­ra, en­tre la huer­ta o los cur­sos. Por la noche, si hay par­ti­do, no se lo pier­de. Le en­can­ta el fút­bol, so­bre to­do si jue­gan el Cel­ta o el De­por­ti­vo. Lee La Voz de Ga­li­cia a diario sin ga­fas y, aun­que di­ce que de la ac­tua­li­dad no sa­be mu­cho, es sa­car cual­quier te­ma y que ella to­me la pa­la­bra. «¿Vi­ches o de Pedro Sánchez? Que des­fei­ta, mi­ña fi­lla. Ago­ra que a Susana a min non me gus­ta­ba», co­men­ta. Lue­go, pien­sa en el ho­me­na­je que le van a ha­cer, uno le pre­gun­ta si ya tie­ne el tra­je pre­pa­ra­do, y re­ma­cha: «¿Eu? E para que me hei dis­fra­zar se to­dos me co­ñe­cen. Son co­mo son, e lis­to».

«So­lo lle pi­do a Deus que o día que non poi­da tra­ba­llar me le­ve», rue­ga Áu­rea en su huer­ta

EMILIO MOL­DES

Áu­rea, en su pa­raí­so par­ti­cu­lar, don­de pa­sa la mayor par­te del día po­nien­do pa­ta­tas y to­do ti­po de legumbres. Cuan­do se can­sa, co­ge una ca­ja de ga­seo­sas y des­can­sa. Mien­tras tra­ba­ja, no para de re­zar. Cal­cu­la que al me­nos re­za unos tres o cua­tro ro­sa­rios al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.