Fa­lle­ce Mar­cial Sán­chez, ex­pre­si­den­te del Cen­tro La­lín en Bue­nos Ai­res y medalla de oro mu­ni­ci­pal

Ju­gó un papel im­por­tan­te co­mo pre­si­den­te del Cen­tro La­lín du­ran­te la eta­pa en la clan­des­ti­ni­dad de Raúl Al­fon­sín

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - JA­VIER BE­NI­TO

Con un men­sa­je de mó­vil co­men­za­ba a tras­cen­der ayer al me­dio­día en La­lín la muer­te de uno de sus emi­gran­tes más re­co­no­ci­dos. Lo re­ci­bía el por­ta­voz mu­ni­ci­pal del PP, Jo­sé Cres­po, du­ran­te una se­sión ple­na­ria. De for­ma in­me­dia­ta rea­li­za­ba una so­me­ra bio­gra­fía de Mar­cial Sán­chez Gon­zá­lez, trans­mi­tien­do el re­gi­dor en nom­bre de la cor­po­ra­ción las con­do­len­cias a fa­mi­lia­res y alle­ga­dos de quien os­ten­ta la medalla de oro del Con­ce­llo por su la­bor al­truis­ta a fa­vor no so­lo de sus paisanos sino de mu­chos ga­lle­gos y españoles en Ar­gen­ti­na.

Mar­cial Sán­chez ha­bía na­ci­do ha­ce 84 en la pa­rro­quia la­li­nen­se de An­seán, don­de ape­nas le queda familia en la ac­tua­li­dad. Co­mo a tan­tos ga­lle­gos la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en nues­tro país le lle­vó a cru­zar el Atlán­ti­co en los años 50. En Bue­nos Ai­res co­men­zó a la­brar­se un fu­tu­ro en el mun­do de la hos­te­le­ría, re­gen­tan­do un hotel, en­tre otros ne­go­cios. Pe­ro a su la­bor em­pre­sa­rial su­mó des­de jo­ven su re­cuer­do por la tie­rra na­tal, por preservar ese ba­ga­je cul­tu­ral, vin­cu­lán­do­se a los co­lec­ti­vos de la diás­po­ra en Ar­gen­ti­na. Una in­te­gra­ción que le lle­vó a for­mar par­te del Cen- tro La­lín, co­la­bo­ran­do en su di­na­mi­za­ción ade­más de os­ten­tar car­gos di­rec­ti­vos.

El Cen­tro La­lín ju­gó un papel de­ci­si­vo du­ran­te la eta­pa en la clan­des­ti­ni­dad del ex­pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, Raúl Al­fon­sín. Y en esa la­bor estaba tam­bién la mano de Mar­cial Sán­chez. Pe­ro si ha­bla­mos de po­lí­ti­ca, es­te la­li­nen­se par­ti­ci­pó en la ges­ta­ción del Par­ti­do Po­pu­lar en Ar­gen­ti­na, co­mo uno de sus fun­da­do­res aun­que nun­ca tu­vo car­gos di­rec­ti­vos im­por­tan­tes. En cam­bio sí tu­vo gran pro­ta­go­nis­mo en­tre la emi­gra­ción ar­gen­ti­na e in­clu­so es­pa­ño­la.

Sán­chez Gon­zá­lez par­ti­ci­pó en la cons­ti­tu­ción en 1982 del Cen­tro La­lín, Go­la­da y Si­lle­da de Bue­nos Ai­res. Asu­mió la pre­si­den­cia de la nue­va en­ti­dad que aglu­ti­na­ba a la So­cie­dad Hi­jos del Ayun­ta­mien­to de Go­la­da, Hi­jos de Si­lle­da, Hi­jos del Par­ti­do de La­lín y So­cie­dad Unión del Par­ti­do de La­lín. Un car­go que os­ten­tó va­rios años, pa­ra re­pe­tir des­pués en otras eta­pas, en­tre ellas en la ini­cia­da en 1995 o el 2007, ade­más de fi­gu­rar en co­mi­sio­nes di­rec­ti­vas. Sin du­da fue el res­pon­sa­ble más lon­ge­vo de la so­cie­dad, que aglu­ti­na a unos 1.500 so­cios, con un re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co jun­to a otros dos ex­pre­si­den­tes en el 2016. Pe­ro os­ten­tó otros car­gos en la diás­po­ra, en­tre los que des­ta­ca en el 2002 la pre­si­den­cia de la Fe­de­ra­ción de So­cie­da­des Es­pa­ño­las en Ar­gen­ti­na.

«Era un fir­me de­fen­sor dos la­li­nen­ses e do la­li­nen­se; no número 1949 da rúa Mo­reno de Bos Ai­res estaba a se­de da que sem­pre di­cía é a pa­rro­quia 52 de La­lín». Un emo­cio­na­do Jo­sé Cres­po, que man­te­nía un es­tre­cha re­la­ción con Mar­cial Sán­chez des­de su eta­pa co­mo re­gi­dor de La­lín, re­cor­da­ba que siem­pre estaba pa­ra ayu­dar cual­quier pro­ble­ma a sus paisanos, ha­cién­do­se acree­dor del ca­ri­ño y res­pe­to de to­da la co­lec­ti­vi­dad ga­lle­ga en Ar­gen­ti­na. Una en­fer­me­dad de su único hi­jo Ga­briel, re­me­mo­ra­ba Cres­po Igle­sias, le ha­bía afectado mu­cho e in­clu­so re­gre­só a to­mar las rien­das del ne­go­cio a pe­sar de es­tar ya re­ti­ra­do. Llevaba cier­to tiem­po sin re­gre­sar a su La­lín na­tal, al­go que an­tes so­lía ha­cer con re­la­ti­va fre­cuen­cia.

Ha­ce po­co más de quin­ce días com­par­tía un ra­to con Mar­cial Sán­chez en el hos­pi­tal del Cen­tro Ga­lle­go en Bue­nos Ai­res el con­se­llei­ro de Edu­ca­ción du­ran­te su úl­ti­mo via­je a tie­rras ar­gen­ti­nas. Ro­mán Ro­drí­guez des­ta­ca­ba ayer que «era un­ha per­soa fan­tás­ti­ca, pola súa ca­li­da­de hu­ma­na, da que nin­guén po­de fa­lar mal; to­do un em­bai­xa­dor de La­lín e na defensa da súa te­rra,

Mar­cial Sán­chez re­ci­bió en el 2006 la medalla de oro del Con­ce­llo por su la­bor al­truis­ta

un or­gu­llo». Re­cal­ca­ba su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, de co­la­bo­ra­ción a fa­vor de la co­mu­ni­dad y aglu­ti­nan­te pa­ra los emi­gran­tes así co­mo sus des­cen­dien­tes.

Esa la­bor a fa­vor de La­lín no pa­só des­aper­ci­bi­da en su tie­rra na­tal. El Con­ce­llo le otor­ga­ba en el 2006 la medalla de oro, du­ran­te un ac­to en Bue­nos Ai­res co­mo prue­ba de gra­ti­tud por su di­fu­sión de la cul­tu­ra du­ran­te dé­ca­das. Aún se re­cuer­da la anéc­do­ta del 2008, cuan­do se con­ce­dió al Cen­tro La­lín el pre­mio La­li­nen­se do Ano. Acu­dió Mar­cial Sán­chez a re­co­ger­lo pe­ro que­dó atrapado unas ho­ras en el ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas y lle­gó con el tiem­po jus­to pa­ra re­co­ger el ga­lar­dón an­tes de que la Ban­da de Mú­si­ca to­ca­se un vis.

Des­de el PP la­li­nen­se se or­ga­ni­za­ba ayer mis­mo una mi­sa en su me­mo­ria pa­ra es­te lu­nes, a las 20.00 ho­ras, en la igle­sia pa­rro­quial de As Do­res. Y no fal­tó tam­po­co un re­cuer­do pa­ra su mu­jer Do­lo­res y su hi­jo Ga­briel.

Es­tu­vo al fren­te de la Fe­de­ra­ción de So­cie­da­des Es­pa­ño­las en Ar­gen­ti­na

Mar­cial Sán­chez, jun­to a su hi­jo Ga­briel, en un ho­me­na­je en el 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.