«El 12 % de las per­so­nas an­cia­nas que re­si­den so­las es­tán mal nu­tri­das»

Un 90 % co­men ha­bi­tual­men­te en casa, y pre­fie­ren los pro­duc­tos lác­teos, con­clu­ye

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - JOEL GÓ­MEZ

En­tre las per­so­nas ma­yo­res que vi­ven so­las se de­tec­tan tras­tor­nos nu­tri­cio­na­les, tan­to por ex­ce­so co­mo por de­fec­to: «se ven pro­ble­mas de anore­xia y des­nu­tri­ción, pe­ro tam­bién ca­sos de obe­si­dad mór­bi­da. No por te­ner ki­los de más una per­so­na es­tá bien nu­tri­da, sino que en­con­tra­mos ane­mias o dis­fun­cio­nes en an­cia­nos con ex­ce­so de pe­so», afir­ma Áu­rea Ce­ci­lia Ca­sáis Mar­tí­nez, quien ayer de­fen­dió en la Fa­cul­ta­de de En­fer­ma­ría de la USC su te­sis doc­to­ral. En es­te es­tu­dio se cen­tra en las di­fe­ren­cias de la die­ta en el es­ta­do nu­tri­cio­nal de per­so­nas an­cia­nas que vi­ven so­las en una po­bla­ción cos­te­ra y otra del in­te­rior de Ga­li­cia. Esas po­bla­cio­nes son Ri­bei­ra y A Es­tra­da, res­pec­ti­va­men­te, ex­pli­ca. Su es­tu­dio lo di­ri­gie­ron Ma­nuel Gan­doy, Mil­via Va­re­la y Fran­cis­co Ja­vier For­mi­go.

«En­tre las con­clu­sio­nes del tra­ba­jo es­tá que el 12 % de las per­so­nas an­cia­nas que re­si­den so­las es­tán mal nu­tri­das. In­flu­yen dis­tin­tas va­ria­bles; así, a ma­yor edad se ob­ser­va ma­yor de­te­rio­ro fun­cio­nal y cog­ni­ti­vo; y a con­se­cuen­cia de ello es peor el es­ta­do nu­tri­cio­nal, va to­do muy en­la­za­do. En ge­ne­ral, en Ri­bei­ra es­te co­lec­ti­vo de per­so­nas an­cia­nas que vi­ven so­las co­men peor que en A Es­tra­da», di­ce.

Áu­rea Ce­ci­lia tra­ba­ja co­mo die­tis­ta, nu­tri­cio­nis­ta y ge­ron­tó­lo­ga en di­fe­ren­tes cen­tros de la zo­na de San­tia­go y Bar­ban­za. Es­ta in­ves­ti­ga­ción ha te­ni­do la di­fi­cul­tad aña­di­da de que las per­so­nas que vi­ven so­las «son un co­lec­ti­vo muy rea­cio a abrir sus puer­tas y a co­mu­ni­car­se». El tra­ba­jo eva­lúa una mues­tra de cien per­so­nas de A Es­tra­da y 99 en Ri- bei­ra, y par­ti­ci­pa­ron más mujeres que va­ro­nes.

«En la nu­tri­ción in­flu­yen di­ver­sas va­ria­bles, co­mo el po­der ad­qui­si­ti­vo de la per­so­na y tam­bién có­mo se en­cuen­tra, pues si tie­ne una de­pre­sión, o una de­men­cia, tie­nen re­la­ción con una peor ali­men­ta­ción; o los pro­ble­ma bu­co­den­ta­les, pues si no dis­po­nen de una den­ta­du­ra ade­cua­da les va a re­sul­tar más di­fí­cil co­mer una car­ne ro­ja y van a pre­fe­rir otras más blan­das», ex­pli­ca.

La in­ter­ac­ción con fár­ma­cos que con­su­men; o con die­tas es­pe­cí­fi­cas que tie­nen pres­cri­tas por sus pa­to­lo­gías, por ejem­plo quie­nes se tra­tan con el an­ti­coa­gu­lan­te Sin­trom, a quie­nes les sue­len re­ti­rar ver­du­ras, tie­nen asi­mis­mo re­la­ción con la for­ma de co­mer de es­tas per­so­nas. «Las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas y las ins­tru­men­ta­les van muy re­la­cio­na­das con la nu­tri­ción», sos­tie­ne Áu­rea.

En es­te es­tu­dio ha ob­ser­va­do La es­pe­cia­lis­ta. Áu­rea Ce­ci­lia Ca­sais Mar­tí­nez se di­plo­mó en Nu­tri­ción Hu­ma­na y Die­té­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y reali­zó el más­ter de Ge­ron­to­lo­gía So­cial en la USC.

Pro­fe­sio­nal. Ejer­ce pro­fe­sio­nal­men­te en cen­tros de la zo­na de Ri­bei­ra y de San­tia­go. De­di­có 7 años a rea­li­zar es­ta in­ves­ti­ga­ción.

«pe­que­ñas di­fe­ren­cias en es­ta­dos nu­tri­cio­na­les, tan­to en gé­ne­ro co­mo en edad y se­gún sea la re­si­den­cia ru­ral o ur­ba­na. Tie­nen más pro­ble­mas pa­ra ac­ti­vi­da­des ins­tru­men­ta­les en las zo­nas ru­ra­les. En­tre las di­fe­ren­cias que en­con­tra­mos, las mujeres de Ri­bei­ra tie­nen un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral su­pe­rior, que in­di­ca so­bre­pe­so y obe­si­dad; mien­tras en A Es­tra­da sue­len pre­sen­tar es­te pro­ble­ma más los va­ro­nes. Ade­más, nos lla­mó la aten­ción que en Ri­bei­ra co­men tres ve­ces al día ca­si el 70 % de las per­so­nas ma­yo­res in­ves­ti­ga­das, y me­nos en A Es­tra­da. O que be­ben cin­co va­sos de agua más en A Es­tra­da y no tan­to en Ri­bei­ra. Se en­con­tra­ron pe­que­ñas di­fe­ren­cias, no muy sig­ni­fi­ca­ti­vas, en la in­ges­ta de pes­ca­do y pro­duc­tos del mar, e igual en el de mu­chas ver­du­ras».

Con­clu­ye asi­mis­mo que «con­su­men lác­teos el 88 % de es­tas per­so­nas, y pre­fe­ren­te­men­te las mujeres». Y que «sue­len co­ci­nar y co­mer en casa la ma­yo­ría, cer­ca del 90 %; otros re­cu­rren al me­nú del día o al bar. El re­si­dir so­los con­tri­bu­ye a que co­man me­nos fue­ra». De­tec­tó igual­men­te ca­sos de «viu­dos que sa­ben co­mer, pe­ro no co­ci­nar; por lo que ela­bo­ran los po­cos pla­tos que do­mi­nan y con­su­men a ma­yo­res más ali­men­tos inade­cua­dos; y eso des­en­ca­de­na pro­ble­mas de des­nu­tri­ción», re­fie­re Áu­rea Ce­ci­lia.

XOÁN A. SO­LER

Au­rea Ce­ci­lia de­fen­dió ayer su te­sis doc­to­ral en la Fa­cul­ta­de de En­fer­ma­ría, en el Cam­pus Nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.