El PP acha­ca pre­po­ten­cia al go­bierno de La­lín en el pleno de la con­fian­za

Los por­ta­vo­ces de los cua­tro gru­pos re­ba­tie­ron a Cres­po y Cuí­ña le in­vi­tó al diá­lo­go

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - RO­CÍO RA­MOS

El por­ta­voz del PP de La­lín, Jo­sé Cres­po, abrió ayer el de­ba­te de la cues­tión de con­fian­za acu­san­do al gru­po de go­bierno de to­mar­los «po­lo pi­to do se­reno» y echar­le la culpa a la opo­si­ción y a los de­más de «to­das as cou­sas ne­ga­ti­vas des­ta cor­po­ra­ción». Al­go que acha­có, en cam­bio, «a que te­ñen un go­berno dé­bil, non por culpa do PP», sino a un pro­ble­ma in­terno, di­jo, y a desave­nen­cias en­tre los cua­tro gru­pos que lo for­man. Opi­nó que «can­do un que­re ne­go­ciar non se lle po­de to­mar o pe­lo o ou­tro» y que cuan­do se pro­po­ne al­gún ti­po de tra­to hay que cum­plir­lo.

Los dis­cur­sos de ayer, unos días después del pleno de los pre­su­pues­tos, no va­ria­ron las po­si­cio­nes de la opo­si­ción. PP y el con­ce­jal no ads­cri­to no cam­bia­ron el vo­to, pe­ro tam­po­co su opi­nión res­pec­to al cua­tri­par­ti­to.

Unas pa­la­bras que re­ba­tie­ron por cua­tri­pli­ca­do ca­da uno de los por­ta­vo­ces de los gru­pos del go­bierno, y a las que su­ma­ron, pa­ra ce­rrar, las del al­cal­de, Ra­fael Cuí­ña. Mien­tras el PP es­gri­mía «o 1,5 mi­llóns de eu­ros que que­da­ron sin gas­tar en ru­ral, par­ques e xar­díns, ser­vi­zos so­ciais ou de­por­tes» y acu­sa­ba al go­bierno lo­cal de «non fa­cer na­da cos pro­xec­tos que ti­ña o PP» y ser «de po­pu­lis­mo ex­tre­mo» ac­tuan­do con «pre­po­ten­cia coa opo­si­ción», los por­ta­vo­ces de CxL, PSOE, BNG y Apac de­fen­dían las bon­da­des de un pre­su­pues­to del que Te­re­sa Va­re­la des­ta­ca­ba la apor­ta­ción pa­ra el Du­si que se tra­du­ci­rá en 6,2 mi­llo­nes a in­ver­tir en La­lín.

La con­ce­ja­la de Fa­cen­da ar­gu­men­tó que el bo­rra­dor del pre­su­pues­to y el de­fi­ni­ti­vo eran igua­les, que lo úni­co que no iba era la re­gu­la­ri­za­ción ca­tras­tral por­que no te­nían da­tos de los in­gre­sos que po­dría su­po­ner y que era un pre­su­pues­to «ca­dra­do» y ela­bo­ra­do por los téc­ni­cos.

Co­rre­gir erro­res del pa­sa­do

El por­ta­voz del PSOE, Ni­co­lás González Ca­sa­res, de­fen­dió que cuan­do te­nían ma­yo­ría La­lín fue «dos pri­mei­ros con­ce­llos de Ga­li­cia en traer os pre­su­pues­tos». Reivin­di­có la «xes­tión res­pon­sa­ble» del go­bierno que de­di­có, di­jo, par­te de esos pre­su­pues­tos a «co­rre­xir erros do pa­sa­do», des­ta­can­do el arre­glo de la Ron­da Es­te y la ad­qui­si­ción del pár­king. Unas in­ver­sio­nes a las que tam­bién alu­dió Te­re­sa Va­re­la.

Fran­cis­co Vilari­ño, por­ta­voz del BNG, acu­só al PP de no pa­rar­se a mi­rar un pre­su­pues­to que con­si­de­ra re­fle­ja «a maior bai­xa­da de im­pos­tos da his­to­ria» y el más ele­va­do desde el 2012 y que in­clu­ye el pa­go de la an­ti­güe­dad a los tra­ba­ja­do­res. Un te­ma, el de la plan­ti­lla, que González Ca­sa­res til­dó de bom­ba de re­lo­je­ría dis­pues­ta por el PP pa­ra de­to­nar.

El edil na­cio­na­lis­ta acu­só al PP de «em­ba­rrar o cam­po po­lí­ti­co» y se­ña­ló que «nos sen­ta­mos a ne­go­ciar con vos­te­des sen li­ñas ver­me­llas, sen nin­gún or­za­men­to pe­cha­do e vos­te­des fi­xe­ron ce­ro pro­pos­tas».

El pro­ce­so de de­ba­te de los pre­su­pues­tos fue tam­bién ob­je­to de dis­cu­sión. En lo úni­co que coin­ci­dían unos y otros fue en acha­car­se mu­tua­men­te in­te­rés por ne­go­ciar. El go­bierno de­cía al PP que se sen­ta­ron pa­ra de­cir que no se sen­ta­ban y los po­pu­la­res al go­bierno que se sen­tían en­ga­ña­dos alu­dien­do a un cam­bio de un bo­rra­dor y acu­san­do al go­bierno de tram­po­sos.

Juan Jo­sé Cruz, por su par­te, re­cor­da­ba que con él no se qui­so sen­tar na­die, di­jo que tu­vo que acu­dir a la Va­le­do­ra do Po­bo por­que no le de­ja­ban ha­cer fo­to­co­pias, que le die­ron de ba­ja la tar­je­ta de te­lé­fono y la lí­nea de da­tos. El con­ce­jal no ads­cri­to ca­li­fi­có el go­bierno lo­cal co­mo «un ni­do de ren­cor de cóm­pli­ces que se in­mo­la por Ra­fael Cuí­ña», se que­jó de fal­ta de respeto ha­cia el y lan­zó acu­sa­cio­nes con­tra va­rios miem­bros del go­bierno ca­li­fi­cán­do­se a a sí mis­mo co­mo «un tráns­fu­ga éti­co» que «loi­ta po­la de­mo­cra­cia», con­si­de­ran­do que el ac­tual go­bierno ha­bía con­ver­ti­do el Con­ce­llo «nun ni­ño de ren­cor» de­di­ca­do a «vin­gar o pa­sa­do».

MI­GUEL SOU­TO

En el de­ba­te de la cues­tión de con­fian­za hu­bo mo­men­tos de mu­cha ten­sión ver­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.