Una gue­rra de cro­nó­me­tros por el tiem­po y una uto­pía lla­ma­da cen­su­ra

La dia­tri­ba po­lí­ti­ca en la se­sión tu­vo se­gun­da par­te con pun­tua­li­za­cio­nes pos­te­rio­res por la vía de los co­mu­ni­ca­dos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO RA­MOS

Con las cá­ma­ras de te­le­vi­sión co­mo tes­ti­gos co­men­za­ba ayer en La­lín el pleno de la cues­tión de con­fian­za. El pri­mer pun­to del or­den: la ne­go­cia­ción de los tiem­pos y los tur­nos que aca­bó con cier­ta gue­rra de cro­nó­me­tros, dis­cre­pan­cias en el mi­nu­to de cor­te­sía, que el al­cal­de de­cía apli­car a al­guno de los por­ta­vo­ces y que pro­vo­có las que­jas de Cres­po, que con­si­de­ra­ba una tram­pa que ca­da gru­po del go­bierno ha­bla­se por sí mis­mo, a lo que se su­ma­ba el ale­ga­to fi­nal del al­cal­de, mul­ti­pli­can­do — de­cía— por cua­tro el tiem­po del que dis­po­nía él. El se­cre­ta­rio ar­gu­men­tó que el re­gla­men­to ha­bla­ba de in­ter­ven­cio­nes de ca­da gru­po pe­ro tam­bién se que­ja­ba de que en él no fi­gu­ra­ba ni con­clu­sio­nes ni mi­nu­to de cor­te­sía, con lo que op­ta­ba por de­jar­los a unos y a otros a su ai­re.

Y en el ai­re tam­bién flo­ta­ba la posibilidad de una mo­ción de cen­su­ra a la que alu­die­ron los por­ta­vo­ces del gru­po de go­bierno en al­gu­na oca­sión y que lle­vó a Cres­po a re­cor­dar que «aín­da é a de con­fian­za e que eu sai­ba non fa­la­mos de mo­ción de cen­su­ra», re­cal­can­do que ha­blar de eso «fai un ano pa­re­cía un­ha uto­pía». El go­bierno acha­có al PP y a Cruz un pac­to se­cre­to. Cres­po de­fen­dió que «a maio­ría con­se­gui­se nas fur­nas» y que si tu­vie­ran un pac­to se­cre­to Cruz no se hu­bie­ra ido del go­bierno y hu­bie­ran po­di­do re­cu­pe­rar el go­bierno con su apo­yo.

Del Prin­ci­pi­to al ma­chis­mo

No fal­ta­ron las alu­sio­nes li­te­ra­rias y González Ca­sa­res echa­ba mano de El Prin­ci­pi­to pa­ra apun­tar que «te­rei que su­pe­rar douas ou tres oru­gas pa­ra co­ñe­cer as vol­vo­re­tas», mien­tras que Fran­cis­co Vilari­ño re­pli­ca­ba al PP que «non son adi­vi­ño se­nón un ho­me de pou­ca fe e más cien­tí­fi­co e po­si­ti­vis­ta» y se re­pe­tían ape­la­ti­vos. El de Cres­po di­ri­gi­do a Ra­fael Cuí­ña al que acu­sa­ba en un pleno an­te­rior de prac­ti­car el ne­po­tis­mo ilus­tra­do de «to­do pa­ra el pue­blo pe­ro sin el pue­blo» se lo de­vol­vían a él ayer, pe­ro en ga­lle­go.

Cruz fue el crí­ti­co más enér­gi­co. Vol­vió a pre­gun­tar por un su­pues­to li­ti­gio en el que es­ta­ba in­mer­so el Con­ce­llo y que aca­ba­ría en su opi­nión con una lla­ma­da a de­cla­rar del al­cal­de, re­cla­mó el pa­pel de la ti­tu­la­ri­dad de la fuen­te de la Ca­sa da Xu­ven­tu­de a Ce­lia Alonso en un tono ai­ra­do que pro­vo­có las crí­ti­cas del go­bierno la­li­nen­se a la sa­li­da del pleno. En no­ta de pren­sa con­de­na­ban «sen pa­lia­ti­vos» lo que con­si­de­ra­ban «gra­ves acu­sa­cións ma­chis­tas do con­ce­llei­ro non ads­cri­to con­tra Ce­lia Alonso» por «ame­na­za­la con es­tam­par­lle nas na­ri­ces un do­cu­men­to» y re­co­men­da­ban a Cruz «me­dir as súas pa­la­bras», en­ten­dien­do que «fai pro­se­li­tis­mo de­sa vio­len­cia co seu com­por­ta­men­to».

Ca­so Plan­ta­de­za

En cuan­to al su­pues­to li­ti­gio ju­di­cial, el go­bierno con­si­de­ró que Cruz se re­fe­ría a Plan­ta­de­za y se­ña­la­ba que «un in­for­me de con­tra­ta­ción ra­ti­fi­ca que a re­so­lu­ción do re­cur­so de Plan­ta­de­za po­la ad­xu­di­ca­ción do man­te­ne­men­to do Cor­ti­zo reali­zou­se se­guin­do es­cru­pu­lo­sa­men­te a le­ga­li­da­de». In­di­can que la re­so­lu­ción al re­cur­so me­dian­te un de­cre­to de la al­cal­día «for­ma par­te da prác­ti­ca co­tiá na ad­mi­nis­tra­ción» y que el in­for­me jus­ti­fi­ca es­te pro­ce­di­mien­to «po­la bre­vi­da­de dos pra­zos ad­mi­nis­tra­ti­vos pa­ra po­der le­var a de­ci­sión a xun­ta de go­berno en tem­po».

Cruz acu­só al go­bierno lo­cal y en al­gún ca­so al re­gi­dor de «ve­tar a me­dios de pren­sa», de es­ti­mag­ma­ti­zar a al­guno, de in­ten­tar «non res­pec­tar a Cons­ti­tu­ción e as creen­zas da xen­te». Di­jo te­ner «des­con­fian­zas fun­da­das» que se mul­ta­ba a ami­gos su­yos, y vol­vió a pe­dir dis­cul­pas pa­ra la familia Agu­lló.

MI­GUEL SOU­TO

El de­ba­te de la cues­tión de con­fian­za en pleno ge­ne­ró un gran in­te­rés me­diá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.