Pre­mia­do por ha­cer que los tex­tos se es­cri­ban so­los

Aca­ba de re­ci­bir uno de los seis ga­lar­do­nes na­cio­na­les de la Fun­da­ción BBVA pa­ra jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HERMIDA

Ale­jan­dro Ramos So­to, de 29 años, tra­ba­ja en San­tia­go; tie­ne un con­tra­to en el Cen­tro Sin­gu­lar de In­ves­ti­ga­ción en Tec­no­lo­xías da In­for­ma­ción (CiTiUS). Ayer, en prin­ci­pio, via­jó a Pon­te­ve­dra pa­ra una vi­si­ta re­lám­pa­go. Pe­ro tu­vo que pro­lon­gar­la más. «La ver­dad es que to­do el mun­do que­ría fe­li­ci­tar­me», se­ña­la­ba con una enor­me ti­mi­dez ini­cial que en­se­gui­da pier­de al con­tar lo con­ten­to que es­tá. Re­sul­ta que Ale­jan­dro, que es doc­tor en Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción, es uno de los seis ga­lar­do­na­dos na­cio­na­les con un pre­mio de la Fun­da­ción BBVA pa­ra jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res, do­ta­do con 5.000 eu­ros. Con se­me­jan­te no­ti­cia de por me­dio, to­do el mun­do que­ría dar­le la en­ho­ra­bue­na; des­de su pa­dre, profesor de Ma­te­má­ti­cas y quien él cree que es­tá de­trás de su amor por las cien­cias, a los maes­tros que le die­ron cla­se en Las Do­ro­teas, que ayer se mos­tra­ban or­gu­llo­sos de su alumno. En me­dio de las fe­li­ci­ta­cio­nes, Ale­jan­dro ex­pli­ca de qué va to­do lo que él ha­ce. Lo cuen­ta, co­mo es ló­gi­co, con pa­la­bras pro­pias del cam­po cien­tí­fi­co. Pe­ro en­se­gui­da adap­ta su len­gua­je pa­ra ha­cer­lo en­ten­di­ble al co­mún de los mor­ta­les: se de­di­ca a in­ves­ti­gar pa­ra crear apli­ca­cio­nes in­for­má­ti­cas que per­mi­tan que, a raíz de de­ter­mi­na­dos da­tos, co­mo pue­den ser es­ta­dís­ti­cas o grá­fi­cos, se ge­ne­ren tex­tos de for­ma au­to­má­ti­ca. Di­cién­do­lo de una for­ma muy de an­dar por ca­sa: ha­ce que los or­de­na­do­res es­cri­ban so­los.

Ale­jan­dro siem­pre fue buen es­tu­dian­te. «Bueno, igual al­gu­na vez me re­la­jé, pe­ro po­co», con­fie­sa. De pe­que­ño, pa­re­cía que le atraían las le­tras. Es­cri­bía cuen­tos y de­vo­ra­ba li­bros. Re­cuer­da que le en­can­ta­ban los cuen­tos po­pu­la­res ita­lia­nos de Ita­lo Cal­vino, y que lue­go se apa­sio­nó por la cien­cia fic­ción. Pe­ro con on­ce años lle­gó a su ca­sa un apa­ra­to que lo cam­bió to­do: «Ten­dría esa edad cuan­do com­pra- mos el or­de­na­dor. Y la ver­dad es que me afi­cio­né to­tal­men­te a la in­for­má­ti­ca. Ni si­quie­ra ju­ga­ba en el or­de­na­dor, me de­di­ca­ba a fu­chi­car en to­do, a tra­tar de ver có­mo eran los pro­gra­mas y có­mo se ha­cían». En el ins­ti­tu­to —es­tu­dió en el Va­lle-In­clán— op­tó por las cien­cias. Y al ter­mi­nar el ba­chi­lle­ra­to, con ma­trí­cu­la de ho­nor, se mar­chó a San­tia­go a es­tu­diar, en prin­ci­pio In­ge­nie­ría Téc­ni­ca In­for­má­ti­ca. Aca­bó ha­cien­do la su­pe­rior, un más­ter y el doc­to­ra­do en Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción. Se con­vir­tió en in­ves­ti­ga­dor y, ro­dea­do de sus pro­fe­so­res y sus com­pa­ñe­ros, lo­gró sa­car ade­lan­te una apli­ca­ción in­for­má­ti­ca lla­ma­da Ga­li­weat­her, que uti­li­za Me­teo­ga­li­cia. ¿De qué va? «Es una apli­ca­ción que ha­ce que a tra­vés de de­ter­mi­na­dos da­tos, se ge­ne­ren tex­tos de in­for- ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca de for­ma au­to­má­ti­ca. A Me­teo­ga­li­cia le era im­po­si­ble que sus pro­fe­sio­na­les pu­die­sen ela­bo­rar un texto con la pre­dic­ción de los 313 con­ce­llos ga­lle­gos. Con es­ta apli­ca­ción sí es po­si­ble, por­que la re­dac­ción se ge­ne­ra so­la con los grá­fi­cos y da­tos que hay», ex­pli­ca con sol­tu­ra. Pre­ci­sa­men­te, fue es­ta apor­ta­ción in­for­má­ti­ca la que le va­lió el pre­mio de la Fun­da­ción BBVA y la que le hi­zo pu­bli­car en al­gu­na de las más pres­ti­gio­sas re­vis­tas de ám­bi­to cien­tí­fi­co.

Pen­dien­te de una be­ca

Ale­jan­dro, de mo­men­to, tie­ne con­tra­to en San­tia­go. Pe­ro es­tá con un pie en el ex­tran­je­ro. Mien­tras ela­bo­ra la te­sis ya hi­zo dos es­tan­cias en Es­co­cia, en la Uni­ver­si­dad de Aber­deen, don­de es­tán los ma­yo­res ex­per­tos en ge- ne­ra­ción de len­gua­je na­tu­ral y ló­gi­ca bo­rro­sa, sus dos cam­pos de in­ves­ti­ga­ción. Ale­jan­dro quie­re vol­ver allí pa­ra con­ti­nuar for­mán­do­se y am­plian­do cu­rrícu­lo. Por ello, pi­dió una be­ca de la Xun­ta pa­ra in­ves­ti­ga­do­res. «Es­pe­ro que pron­to se se­pa si me la dan. Oja­lá pa­se eso», in­di­ca­ba. Di­ce tam­bién que no tie­ne di­fi­cul­tad con el in­glés, pues­to que com­ple­tó los es­tu­dios en la Es­co­la Ofi­cial de Idio­mas.

Si se le pi­de que es­bo­ce lo que quie­re pa­ra sí mis­mo a me­dio o lar­go pla­zo, son­ríe y di­ce: «De mo­men­to me veo in­ves­ti­gan­do, oja­lá pue­da ser. Pa­ra con­se­guir be­cas im­por­tan­tes hay que te­ner cu­rrícu­lo pri­me­ro, y hay que sa­lir al ex­tran­je­ro», in­sis­te. Así que le to­ca cru­zar los de­dos pa­ra que esa be­ca que pue­de trans­por­tar­le a Es­co­cia lle­gue cuan­to an­tes.

Creó «Ga­li­weat­her», una apli­ca­ción que ge­ne­ra de for­ma au­to­má­ti­ca una pre­vi­sión del tiem­po

Es­tá con­tra­ta­do por el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de tec­no­lo­gías de la USC

LEIRO

Ale­jan­dro Ramos, mos­tran­do la pá­gi­na que tie­ne Me­teo­ga­li­cia con tex­tos de ca­da mu­ni­ci­pio gra­cias a la apli­ca­ción crea­da por su equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.