«A la le­che ca­si po­dría­mos lla­mar­la lí­qui­do ma­ra­vi­llo­so»

Pro­fe­sio­nal del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Sa­ni­ta­ria Ga­li­cia Sur, abor­da sus be­ne­fi­cios

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PROVINCIA - L. GARCÍA, P. BLAN­CO

La le­che tie­ne un Día Mun­dial y se ce­le­bró ayer. Se vie­ne ha­cien­do des­de el 2001 y es una con­me­mo­ra­ción es­ta­ble­ci­da por la FAO pa­ra en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia de la pro­duc­ción lác­tea y del con­su­mo de es­te ali­men­to. Lo es en to­das las eda­des, a pe­sar de que es­té des­cen­dien­do en los úl­ti­mos años. En Es­pa­ña, el con­su­mo per cá­pi­ta de le­che lí­qui­da fue en el 2015 de 73,3 li­tros por per­so­na. Ga­li­cia su­pera ese re­gis­tro (90). De es­ta cues­tión ha­bló en el pro­gra­ma Vo­ces do Agro Carlos Spuch. In­ves­ti­ga­dor sé­nior del gru­po de Neu­ro­lo­gía del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Sa­ni­ta­ria Ga­li­cia Sur, con­ver­só con Luis García, di­rec­tor de la EFA Fon­te­boa y con­duc­tor del es­pa­cio de Ra­dio Voz. Su se­de de tra­ba­jo es el hos­pi­tal Ál­va­ro Cun­quei­ro de Vi­go, don­de, por pa­sión, tra­ta de es­tu­diar có­mo re­per­cu­te el con­su­mo de le­che de va­ca en la salud hu­ma­na. —¿Có­me ve, co­mo in­ves­ti­ga­dor, los ín­di­ces de con­su­mo de le­che? —Mal, por­que si­guen ba­jan­do. El pro­ble­ma es que la le­che lle­va una pu­bli­ci­dad ne­ga­ti­va des­de ha­ce unos 15 años. Cuan­do yo era pe­que­ño, era in­du­da­ble que con­su­mir le­che era lo más sano que ha­bía, y aho­ra es jus­to lo con­tra­rio. Pa­ra com­ba­tir es­to, ha­bría que to­mar co­mo ba­se la for­ma que tie­ne la gen­te de con­su­mir aho­ra. Es­to es, hay al­go que es­tá ri­co y muy bueno, pe­ro ade­más sa­bes que tie­ne be­ne­fi­cios pa­ra tu salud. Creo que ese pun­to es lo que le fal­ta a la le­che ga­lle­ga. —¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios pa­ra la salud del con­su­mo de lác­teos? —Tie­ne mu­chos. Uno rá­pi­do y sen­ci­llo: la gen­te cree que la le­che tie­ne una pro­pie­dad in­fla­ma­to­ria, y es jus­to lo con­tra­rio, so­bre to­do la pas­teu­ri­za­da, la que se en­cuen­tra en ne­ve­ra. Otro pue­de ser el con­su­mo de áci­dos gra­sos. —Abo­ga por la le­che pas­teu­ri­za­da.

—Sí, por salud, por­que es más sa­na, pe­ro tam­bién por la eco­no­mía so­cial de una re­gión. Nor­mal­men­te es­te ti­po de con­su­mo im­pli­ca que vas a con­su­mir le­che de tus cer­ca­nías. Tie­ne ade­más al­go muy in­tere­san­te: di­fe­ren­te sa­bor se­gún la re­gión que sea. Yo, aquí en Ga­li­cia, me he pa­sa­do un año pro­ban­do to­do ti­po de le­che. Se dis­tin­guen las pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas de una que vie­ne del nor­te de A Co­ru­ña a otra que vie­ne de Lu­go o Pon­te­ve­dra. Es al­go que tam­bién fal­ta por ex­plo­tar, creo. —Se di­ce que la le­che pre­vie­ne la os­teo­po­ro­sis. ¿Có­mo?

—Lo ha­ce por­que es una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de cal­cio. Ade­más de cal­cio, y mu­cha gen­te no lo sa­be, ne­ce­si­tas mo­lé­cu­las que te ayu­den a me­ter­lo den­tro del in­tes­tino pa­ra que lle­gue a to­das las cé­lu­las. Y la le­che es ri­ca pre­ci­sa­men­te en eso. Es im­por­tan­te por­que más que cu­rar, es pre­ve­nir. Es la me­di­ci­na del fu­tu­ro a cor­to pla­zo y la le­che tie­ne ese po­ten­cial, el de ayu­dar a pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis. No va a ser, cla­ro, un fár­ma­co que lo cu­re. —Tam­bién se ha­bla de que ayu­da a ba­jar ni­ve­les de áci­do úri­co. —Son un po­co los mis­mos me­ca- nis­mos: lo ha­ce con el áci­do úri­co, con el co­les­te­rol e in­clu­so con la ten­sión ar­te­rial. Un par de va­sos de le­che dia­rios ayu­da a re­du­cir to­dos esos ni­ve­les, a tra­vés de di­chas mo­lé­cu­las. Ca­si po­dría­mos lla­mar­la un lí­qui­do ma­ra­vi­llo­so. —Sin em­bar­go, sal­tan ca­da vez más no­ti­cias so­bre la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa, aler­gias re­la­cio­na­das... ¿Có­mo es?

—En cuan­to a la in­to­le­ran­cia, la ma­yor par­te de las que di­ce la gen­te que tie­ne no las tie­ne. Cuan­do la tie­nes, un mé­di­co te la diag­nos­ti­ca muy rá­pi­do. Es­tá un po­co me­ti­do en es­ta ma­la pu­bli­ci­dad. Den­tro de la po­bla­ción pue­de ha­ber un 30 % de in­to­le­ran­tes, pe­so no im­pli­ca que no pue­das to­mar lác­teos, im­pli­ca que la di­ges­tión no va a ser del to­do co­rrec­ta. La in­to­le­ran­cia evi­den­cia que fal­ta una en­zi­ma, la lac­ta­sa, que se pue­de re­cu­pe­rar con el tiem­po a ba­se de con­su­mir lác­teos con lac­to­ba­ci­llus, e in­clu­so com­prar la pas­ti­ta en her­bo­ris­te­rías, de mo­do que se re­cu­pe­ra la ca­pa­ci­dad de di­ge­rir lac­to­sa. Exis­te la in­to­le­ran­cia, pe­ro no im­pli­ca que no pue­das to­mar lác­teos.

«La gen­te cree que la le­che tie­ne una pro­pie­dad in­fla­ma­to­ria, y es jus­to lo con­tra­rio» «Un par de va­sos de le­che dia­rios ayu­da a re­du­cir áci­do úri­co, ten­sión y co­les­te­rol»

Spuch ofre­ce char­las pa­ra des­mi­ti­fi­car lo que hay de­trás de la le­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.