«De si­dra que au­ga non be­bo...»

Los asis­ten­tes die­ron bue­na cuen­ta de los 4.000 li­tros ser­vi­dos y aplau­die­ron la ofer­ta pa­ra­le­la de pin­chos y ra­cio­nes

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO GAR­CÍA

Ape­nas dos se­ma­nas des­pués del Sal­món —y a tres jus­tas del San Paio— A Es­tra­da se echó ayer a la ca­lle pa­ra ca­tar las va­rie­da­des de si­dra ofre­ci­das por 23 ela­bo­ra­do­res de cin­co paí­ses. Lle­ga­dos a la sex­ta edi­ción, en A Es­tra­da ya to­dos sa­ben que hay vi­da más allá de El Gai­te­ro y mu­chos son me­dio en­ten­di­dos en la ma­te­ria. Los que no lo son, lo se­rán a gol­pe de en­tre­na­mien­to. «Hai que pro­ba­las to­das pa­ra com­pa­rar», co­men­ta­ba ayer un jo­ven chis­po­so a mi­tad de prue­ba. Su con­se­jo lo si­guie­ron bas­tan­tes vi­si­tan­tes, aun­que ca­si to­dos tu­vie­ron la pre­cau­ción de to­mar­se un ten­tem­pié a mi­tad del cir­cui­to si­dre­ro. «Hai que me­ter­lle al­go só­li­do», cons­ta­ta­ba un se­xa­ge­na­rio sen­sa­to en la co­la de los tic­kets de pin­chos y ra­cio­nes.

La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca pa­ra­le­la re­sul­tó un acier­to. Los pla- tos con ins­pi­ra­ción en la si­dra y la man­za­na con­vi­vían con la tor­ti­lla de pa­ta­tas de to­da la vi­da. El pú­bli­co agra­de­ció la va­rie­dad en la ofer­ta. Aplau­dió tam­bién la ins­ta­la­ción de mo­bi­lia­rio en la pla­za pa­ra po­der sen­tar­se re­la­ja­da­men­te. El sis­te­ma ayu­dó a des­con­ges­tio­nar la ba­rra de las si­dre­rías, otros años to­ma­da al uní­sono por el pú­bli­co en es­pe­ra y el ya ser­vi­do.

De los 2.500 pin­chos y ra­cio­nes ofre­ci­dos por la hos­te­le­ría lo­cal, al me­dio­día se con­su­mie­ron 1.800. Al­gu­nos lo­ca­les ago­ta­ron exis­ten­cias. El res­to man­tu­vie­ron la ofer­ta de ta­peo en la tar­de-no­che.

De si­dra, se pu­sie­ron a la ven­ta 2.000 va­sos y 1.700 se ago­ta­ron por la ma­ña­na. Lle­ga­dos a es­te pun­to —eran las 15.00 ho­ras— la or­ga­ni­za­ción de­ci­dió de­jar 300 pa­ra los vi­si­tan­tes de tar­de. Al­guno en­to­na­ba ya una ver­sión li­bre del can­to de ta­ber­na Eu traio un­ha bo­rra­chei­ra...

La jor­na­da —ce­le­bra­da coin­ci­dien­do pre­ci­sa­men­te con el Día Mun­dial de la Si­dra— de­mos­tró que A Es­tra­da es­tá apren­dien­do a sa­car ju­go a la man­za­na. A Es­tra­da ex­por­ta su si­dra a In­gla­te­rra, Ale­ma­nia o Fran­cia, su fe­ria atrae a la­ga­res in­ter­na­cio­na­les y em­pren­de­do­res y hos­te­le­ros em­pie­zan a sa­car par­ti­do de ser la ca­pi­tal si­dre­ra ga­lle­ga. Co­mo bien di­jo el hu­mo­ris­ta Isi en su pre­gón: «Can­do pen­sa­mos en si­dra an­tes pen­sa­ba­mos en As­tu­rias. Ago­ra xa em­pe­za­mos a pen­sar na Es­tra­da». Y es­ta vez no es­ta­ba de bro­ma.

RO­BER AMA­DO

La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca pa­ra­le­la tu­vo bue­na aco­gi­da en­tre el pú­bli­co de la fe­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.