La se­mi­lla del vo­lei can­gués he­cha club

Mu­je­res que ha­bían prac­ti­ca­do es­te de­por­te en el co­le­gio de la lo­ca­li­dad en los 70 im­pul­sa­ron el Ma­nio­tas

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - MÍRIAM VÁZ­QUEZ FRAGA

Los orí­ge­nes del voleibol en Can­gas es­tán en el ins­ti­tu­to Ma­ría So­li­ño. Lo que allí se sem­bró en los años 70, con un nu­tri­do gru­po de jó­ve­nes que que­da­ron pren­da­dos de es­te de­por­te, se ha ido re­co­gien­do con el pa­so del tiem­po y en­tre esos fru­tos es­tá el club Ma­nio­tas, crea­do en el año 2008. Sus ar­tí­fi­ces fue­ron un gru­po de chi­cas, al­gu­nas ya ma­dres por aquel en­ton­ces, que lo ha­bían prac­ti­ca­do en esa épo­ca es­co­lar y que sen­tían el gu­sa­ni­llo de re­vi­vir aque­llas sen­sa­cio­nes. Al fren­te, co­mo téc­ni­co, Mi­guel Ángel Prie­to, otro de esos vo­lei­bo­lis­tas del co­le­gio que, en su ca­so, nun­ca lo de­jó.

«Me di­je­ron que bus­ca­ban en­tre­na­dor. Les res­pon­dí que si jun­ta­ban a ocho chi­cas con­ta­ran con­mi­go y así fue», re­cuer­da el que des­de el ini­cio ha si­do pre­pa­ra­dor del Ma­nio­tas, aho­ra jun­to con otra per­so­na más. Por­que la am­plia­ción del cuer­po téc­ni­co ha si­do una exi­gen­cia an­te el cre­ci­mien­to que ha ex­pe­ri­men­ta­do el club en es­tos cer­ca de diez años. «Co­men­za­mos sien­do nue­ve y aho­ra es­ta­mos en 50, así que creo que al­go de­be­mos de es­tar ha­cien­do bien —se fe­li­ci­ta—. En es­te tiem­po ha ha­bi­do de to­do, pe­ro la ex­pe­rien­cia es muy po­si­ti­va».

Aun­que el equi­po ma­triz era sé­nior, aquel aca­bó por des­ha­cer­se y aho­ra se cen­tran en la ba­se: un ben­ja­mín, ale­vi­nes mas­cu­lino y fe­me­nino y, ya so­lo de chi­cas, el in­fan­til, el ca­de­te y el ju­ve­nil. «De esas ca­te­go­rías te­ne­mos a al­gún cha­val en­tre­nan­do, pe­ro es cier­to que no da­mos con la te­cla pa­ra jun­tar equi­pos mas­cu­li­nos. Lo se­gui­mos in­ten­tan­do y a ver si es­ta tem­po­ra­da va», desea Prie­to.

Lu­chan con­tra la fal­ta de ins­ta­la­cio­nes —so­lo un pa­be­llón con una dis­po­ni­bi­li­dad li­mi­ta­da y en unas con­di­cio­nes que tam­po­co son las me­jo­res— y tam­bién con­tra la di­fi­cul­tad de au­men­tar su nó­mi­na de téc­ni­cos. Pe­ro van sol­ven­tan­do las di­fi­cul­ta­des de for­ma ra­zo­na­ble­men­te sa­tis­fac­to­ria. «Cuan­do vas a la pla­ya en ve­rano es­tá lleno de gen­te ju­gan­do. Es un de­por­te que gus­ta y en­gan­cha y ese es el prin­ci­pal as­pec­to que jue­ga a nues­tro fa­vor», co­men­ta.

Tam­bién ad­mi­te el téc­ni­co del Ma­nio­tas que de las pa­chan­gas al de­por­te de com­pe­ti­ción hay un tre­cho. «La gen­te que em­pie­za, aun­que ha­ya ju­ga­do por su cuen­ta, nor­mal­men­te des­co­no­ce has­ta las nor­mas más bá­si­cas. Ha­bla­mos de un de­por­te que, sal­vo en los Jue­gos Olím­pi­cos, no tie­nes ni oportunidad de ver­lo por la te­le», re­cuer­da. Pe­ro ese obs­tácu­lo del des­co­no­ci­mien­to se sal­va rá­pi­do.

XOÁN CAR­LOS GIL

El pa­sa­do miér­co­les el equi­po tu­vo que en­tre­nar en la pla­ya por no dis­po­ner del pa­be­llón don­de ha­bi­tual­men­te lo ha­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.