Se bus­can den­tis­tas pa­ra aten­der a los re­fu­gia­dos

Tras es­tar en Gre­cia ayu­dan­do a las víc­ti­mas de la gue­rra, pi­de la co­la­bo­ra­ción de sus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - LA VOZ DE DEZA Y TABEIRÓS - M. AL­FON­SO

Ten­de­mos a pen­sar que eso de ir al den­tis­ta es un lu­jo. Que no es una cues­tión de pri­me­ra ne­ce­si­dad, má­xi­me cuan­do uno vi­ve en un cam­po de re­fu­gia­dos. Allí se pre­ci­san mé­di­cos, ali­men­tos, ro­pa... pe­ro ¿den­tis­tas? «Sus bo­cas ha­ce años que no son tra­ta­das y al­gu­nos tie­nen mu­chos pro­ble­mas». Quien ha­bla es Ma­ri­sol Cal­vi­ño, una odon­tó­lo­ga san­tia­gue­sa que lle­va años tra­ba­jan­do en Ri­ba­du­mia. Ha­ce unos me­ses, gra­cias a una ami­ga, co­no­ció el pro­gra­ma que el co­le­gio de odon­tó­lo­gos de Ca­ta­lu­ña, en co­la­bo­ra­ción con va­rias oe­ne­gés, es­ta­ba desa­rro­llan­do en los cam­pos de re­fu­gia­dos de Gre­cia. Y allá se fue a apor­tar su gra­ni­to de are­na. Aho­ra pi­de a sus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión que ha­gan lo mis­mo. Que va­yan a co­la­bo­rar por­que la ex­pe­rien­cia me­re­ce la pe­na.

Ma­ri­sol se en­con­tró con una Gre­cia «po­bre, mar­ca­da por la cri­sis y, en­ci­ma, tie­nen 65.000 re­fu­gia­dos, que si­guen lle­gan­do dia­ria­men­te», ex­pli­ca. Así que cual­quier co­la­bo­ra­ción que pue­dan re­ci­bir es po­ca. El pro­gra­ma Den­tists 4 re­fu­gees, con el que ella co­la­bo­ró, dis­po­ne de la plan­ta de un edi­fi­cio en el cen­tro de Ate­nas. Allí se han ins­ta­la­do dos si­llo­nes en los que los vo­lun­ta­rios «tra­ba­ja­mos a des­ta­jo». A dia­rio lle­gan de­ce­nas de per­so­nas de los di­fe­ren­tes cam­pos de re­fu­gia­dos que pre­ci­san aten­ción odon­to­ló­gi­ca. «Hay si­rios, pe­ro tam­bién ira­quíes, ira­níes... aque­llo es una to­rre de Ba­bel», re­la­ta. Por suer­te cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de mu­chos vo­lun­ta­rios. La ma­yo­ría son jó­ve­nes que ayu­dan a tra­du­cir. «A ve­ces ne­ce­si­ta­mos va­rias per­so­nas. Por­que una nos tra­du­ce del ára­be al far­si y otra al in­glés», ex­pli­ca. Así es co­mo se van en­ten­dien­do. «Son gen­te co- mo tu y co­mo yo. La úni­ca di­fe­ren­cia es que la gue­rra fue en su país, no en el nues­tro», sos­tie­ne.

Du­ran­te su es­tan­cia en Gre­cia, Ma­ri­sol tu­vo opor­tu­ni­dad de vi­si­tar un cam­po de re­fu­gia­dos. «Tar­da­mos dos ho­ras en lle­gar, es­tá en me­dio de la na­da, en unas fá­bri­cas aban­do­na­das. So­bre dos pa­lés co­lo­ca­ron una si­lla de pla­ya, po­nían un car­tel fue­ra y aten­di­mos a unas cua­ren­ta per­so­nas por día. Allí era so­lo cri­ba­je», re­la­ta. En la clí­ni­ca la si­tua­ción es dis­tin­ta. «Ves bo­cas que es­tu­vie­ron tra­ta­das du­ran­te años y otras que tu­vie­ron que de­jar tra­ta­mien­tos a me­dias. Ha­ce­mos una odon­to­lo­gía so­cial, de aten­ción ur­gen­te. En la clí­ni­ca hay ma­te­rial, por­que to­das las ca­sas co­mer­cia­les ha­cen do­na­cio­nes», ase­gu­ra.

Re­co­no­ce que la ex­pe­rien­cia es du­ra. «El pri­mer día to­dos te abra­zan y te dan las gra­cias. Des­pués ha­ces ca­llo y pien­sas que es un gra­ni­to de are­na que es­tás apor­tan­do», sos­tie­ne. Por eso ani­ma a otros com­pa­ñe­ros a par­ti­ci­par en es­ta ex­pe­rien­cia. «Ne­ce­si­ta­mos que se ani­me más gen­te. La in­ten­ción es la de man­te­ner siem­pre la clí­ni­ca abier­ta. Se pue­de ir el tiem­po que se quie­ra», sos­tie­ne. Pa­ra co­la­bo­rar so­lo es ne­ce­sa­rio po­ner­se en con­tac­to con al­gu­na de las oe­ne­gés que par­ti­ci­pan en es­te pro­yec­to.

Su prin­ci­pal ta­rea con­sis­te en ali­viar el do­lor que tie­nen mu­chos de es­tos re­fu­gia­dos. «La malnu­tri­ción se ve en las bo­cas y hay mu­chos ni­ños y adul­tos que tie­nen do­lor. Prio­ri­za­mos las ex­trac­cio­nes, las en­do­don­cias y apro­ve­cha­mos pa­ra ha­cer un tra­ta­mien­to de pre­ven­ción», cuen­ta. Hay to­do ti­po de pa­cien­tes y los vo­lun­ta­rios tra­ba­jan sin des­can­so, pa­ra aten­der el ma­yor nú­me­ro de ca­sos po­si­ble. «Al­gu­nos quie­ren que le arre­gle­mos to­do lo que po­da­mos, otros vie­nen dos ve­ces», sos­tie­ne. A pe­sar de la du­re­za, la ex­pe­rien­cia me­re­ce la pe­na. «Por un la­do, sien­tes or­gu­llo por­que es­to ha­ce que tu pro­fe­sión sea más hu­ma­na. Ade­más, a ve­ces vie­ne bien ha­cer­se pe­que­ño y ver que no to­do gi­ra a nues­tro al­re­de­dor y que hay gen­te que te ne­ce­si­ta y a la que se le ha da­do la es­pal­da», ex­pli­ca. Por eso es ne­ce­sa­rio que más den­tis­tas si­gan su ejem­plo. Pa­ra que en esa clí­ni­ca que se ha mon­ta­do en Ate­nas ha­ya siem­pre al­guien dis­pues­to a echar una mano.

MAR­TI­NA MISER

Ma­ri­sol Cal­vi­ño es­tu­vo en Gre­cia pres­tan­do aten­ción odon­to­ló­gi­ca a los re­fu­gia­dos que vi­ven en los cam­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.