Chequeo

Con apa­rien­cia ex­te­rior ca­si nor­mal, den­tro es co­mo una cloa­ca en de­te­rio­ro y des­man­te­la­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - P. V.

El pro­gre­si­vo aban­dono arrui­na un blo­que de 44 pi­sos en Si­lle­da per­te­ne­cien­tes al Sa­reb

Si­lle­da vi­vió el bum del la­dri­llo con vi­gor. Tam­bién lo que lle­gó des­pués tu­vo las co­rres­pon­dien­tes se­cue­las. Al­gu­nas las su­fren los que in­vir­tie­ron y se que­da­ron con pi­sos en es­que­le­tos in­ha­bi­ta­bles y otras las pa­de­ce to­da la so­cie­dad, por­que mu­chos va­lo­res in­mo­bi­lia­rios pa­sa­ron a ser eco­nó­mi­ca­men­te no­ci­vos y tras las quie­bras em­pre­sa­ria­les y los embargos ban­ca­rios aca­ba­ron en el Sa­reb, la so­cie­dad anó­ni­ma de ges­tión de ac­ti­vos pro­ce­den­tes de la re­es­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria, que es 55 % ca­pi­tal pri­va­do, pe­ro el 45 % es pú­bli­co.

En Si­lle­da y La­lín el Sa­reb tie­ne a la ven­ta pu­bli­ca una vein­te­na de pi­sos. Pe­ro es­te ban­co de va­lo­res tó­xi­cos tie­ne mu­cho más pa­tri­mo­nio que sal­pi­ca a to­dos los ciu­da­da­nos. Igual que ocu­rre con ele­men­tos del acer­vo pú­bli­co que en Si­lle­da tie­ne co­mo ejem­plo san­gran­te el cám­ping de Me­de­lo, en lo que fue ca­pi­tal pri­va­do y tra­ta de sal­var el apo­yo de la Ad­mi­nis­tra­ción tam­bién Si­lle­da tie­ne ejem­plos no­ta­bles, aun­que uno so­bre­sa­lien­te: un blo­que de 44 pi­sos, a unos cen­te­na­res de me­tros sa­li­da ha­cia O Cas­tro, en Ave­ni­da da la Es­ta­ción.

La cri­sis de­jó va­ra­do aun­que prác­ti­ca­men­te aca­ba­do el in­mue­ble que co­mo re­cuer­da en pa­sa­do el ró­tu­lo to­da­vía en el la­dri­llo del ba­jo ex­te­rior «Cons­tru­ye, pro­mue­ve, ven­de Obras Téc­ni­cas de Ga­li­cia SL, Obra­tec, empresa crea­da en Si­lle­da en 2003».

Tie­ne cua­tro pi­sos, ba­jo y só­tano con sus co­rres­pon­dien­tes 44 pla­zas de ga­ra­je. Ex­te­rior­men­te el blo­que mues­tra au­sen­cia de in­qui­li­nos pe­ro da po­cos in­di­cios de lo que en­cie­rra den­tro y me­nos de la pér­di­da pa­tri­mo­nial que con­lle­va un lus­tro de aban­dono, pe­se a te­ner ges­to­res pa­ra su sa­li­da al mer­ca­do, la ci­ta­da Sa­reb. Co­mo en Me­de­lo, de­be ha­ber res­pon­sa­bi­li­da­des en la pér­di­da de pa­tri­mo­nio y des­con­trol de fon­dos pú­bli­cos aun­que sea en res­ca­tar in­ver­sión pri­va­da.

El in­mue­ble tie­ne un pa­tio in­te­rior es­pec­ta­cu­lar, co­mo apa­ren­te co­rra­la cas­te­lla­na, de vida co­mu­ni­ta­ria pro­pi­cia­da por esa es­truc­tu­ra cons­truc­ti­va y ha­bi­ta­cio­nal, al que dan co­rre­do­res cir­cu­la­res en las cua­tro al­tu­ras de don­de sa­len las puer­tas de to­dos los pi­sos de dos o tres dormitorios, dos ba­ños, sa­lón co­ci­na,... Aho­ra es te­rri­to­rio de oku­pas, aun­que sea so­lo de vi­si­ta, pa­ra des­man­te­la­mien­to, de gra­fi­te­ros y de uso tem­po­ral pun­tual. Tam­bién de pa­lo­mas y otros se­res que co­lo­ni­zan to­do aque­llo que de­ja al aban­dono el hom­bre.

Ca­si aca­ba­do el edi­fi­cio, con al­gún pi­so ven­di­do y con in­ver­sio­nes par­ti­cu­la­res en su mo­men­to, aho­ra se des­mo­ro­na en su pin­tu­ra y su es­ca­yo­la, con el aban­dono de quien de­be ve­lar por que no se de­pre­cie, y con ayu­da de la ac­ción de los de­pre­da­do­res que se lle­va­ron equi­pa­mien­to eléc­tri­co y to­do ele­men­to de va­lor.

Man­tie­ne cier­ta pre­sen­cia ex­te­rior, pe­ro den­tro es una cloa­ca con en­tra­da la­te­ral for­za­da en el ga­ra­je y mues­cas del in­ten­to de en­trar en la en­de­ble puer­ta prin­ci­pal que re­sis­te in­ten­tos de for­za­do. La re­cu­pe­ra­ción pa­re­ce to­da­vía asu­mi­ble. El día a día aca­ba­rá de­jan­do su es­ta­do so­lo ac­to pa­ra el de­rri­bo y, en­ton­ces, los res­pon­sa­bles de ve­lar su va­lor se­rán to­da­vía más res­pon­sa­bles de su de­sin­te­rés pa­tri­mo­nial.

FOTOS MI­GUEL SOU­TO

In­mue­ble. Es­tá si­tua­do a la sa­li­da de Si­lle­da ha­cia O Cas­tro, ave­ni­da da Es­ta­ción, y tie­ne cua­tro al­tu­ras, ba­jo y ga­ra­je. Son 44 pi­sos. Su apa­rien­cia ex­te­rior no da idea de la cloa­ca en que se ha con­ver­ti­do en to­das las de­pen­den­cias in­te­rio­res ni de su des­man­te­la­mien­to de ma­te­ria­les.

Pa­tio in­te­rior. Un in­men­so pa­tio in­te­rior con­vier­te el es­pa­cio en un mo­de­lo de co­mu­ni­dad fa­mi­liar, con es­ti­lo co­rra­la cas­te­lla­na. Los co­rre­do­res in­te­rio­res en ca­da al­tu­ra dan el ac­ce­so a las 44 vi­vien­da. Ofre­ce un as­pec­to de­sola­dor con pa­lo­ma muer­ta in­clui­da, mos­tran­do la co­lo­ni­za­ción que su­fre el in­mue­ble.

Baño y sa­lón. Ca­da pi­so tie­ne dos o tres ha­bi­ta­cio­nes, dos ba­ños y co­ci­na y sa­lón. A to­das par­tes lle­gó el im­pac­to de los oku­pas y de los ca­za­do­res de ma­te­ria­les pun­tua­les que fre­cuen­tan el in­mue­ble.

Des­man­te­la­mien­to. To­das las apli­ca­cio­nes eléc­tri­cas fue­ron ro­ba­das y al mis­mo tiem­po pa­ra re­ti­rar­las no hu­bo re­pa­ro en des­tro­zar las es­truc­tu­ras.

Gra­fi­tis. Son de to­do ti­po te­má­ti­co ideo­ló­gi­co y se­xual. Hay cru­ces ga­ma­das, sím­bo­los ácra­tas, re­fe­ren­cias ac­tua­les a Trump y am­plia sim­bo­lo­gía se­xual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.