Gue­rra es­tra­den­se a rue­das y ba­lo­nes

Los co­mer­cian­tes de las Ga­le­rías 2000 se su­man a otros es­pa­cios ur­ba­nos y prohí­ben pe­lo­tas, bi­cis o pa­ti­nes

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO GAR­CÍA

Pe­se a su as­pec­to de­ca­den­te, las Ga­le­rías 2000 son en la ac­tua­li­dad una de las zo­nas de más trán­si­to del cas­co ur­bano es­tra­den­se. Co­mu­ni­can la ca­lle prin­ci­pal con los jar­di­nes mu­ni­ci­pa­les y son uti­li­za­das fre­cuen­te­men­te co­mo ata­jo en­tre las zo­nas de Cal­vo So­te­lo y el Con­ce­llo. En in­vierno más que nun­ca —bus­can­do el abri­go—, pe­ro tam­bién en ve­rano, son mu­chos los es­tra­den­ses que des­gas­tan las bal­do­sas de es­ta ga­le­ría que en reali­dad cons­ti­tu­ye una pro­pie­dad pri­va­da. En los úl­ti­mos tiem­pos, ade­más, hay va­rios ne­go­cios —una aca­de­mia de cla­ses par­ti­cu­la­res, una de bai­le y otra de mú­si­ca— que atraen a la zo­na a mul­ti­tud de ni­ños y jó­ve­nes que es­tán con­tri­bu­yen­do a revitalizar la ga­le­ría.

Sin em­bar­go, la no­ta­ble afluen­cia de ni­ños y jó­ve­nes tam­bién ha ge­ne­ra­do cier­tos pro­ble­mas de con­vi­ven­cia a los que los co­mer­cian­tes han te­ni­do que ha­cer fren­te. Se­gún ex­pli­ca Tu­cho Buján, de la Fru­te­ría Tu­cho, «can­do cho­vía is­to era un co­rri­llo de bi­cis, pa­ti­ne­tes ou ra­pa­ces xo­gan­do ó ba­lón». El co­mer­cian­te ex­pli­ca por qué ha si­do ne­ce­sa­rio evi­tar el uso de las ga­le­rías co­mo zo­na de jue­go con ba­lo­nes y con to­do ti­po de vehícu­los de rue­das, que has­ta ha­ce po­co era bas­tan­te ha­bi­tual por las tar­des. Se­gún de­fien­de, es­tos jue­gos obs­ta­cu­li­za­ban el pa­so de clien­tes y tran­seún­tes y lle­ga­ban a po­ner en pe­li­gro la in­te­gri­dad de las per­so­nas. «Na zo­na on­de hai a ram­pla, bai­xan por alí a to­da ve­lo­ci­da­de co mo­no­pa­tín e le­van por dian­te a quen se­xa», ex­pli­ca Buján.

Las ad­ver­ten­cias ver­ba­les no so­lían cau­sar de­ma­sia­do efec­to. «Aín­da te­ñen máis que di­cir ca ti. Di­cían que aquí non ha­bía nin­gún car­tel prohi­bin­do xo­gar ó ba­lón ou an­dar en bi­ci­cle­ta co­mo o que ha­bía nas Ga­le­rías San An­tón», ex­pli­ca.

Esa fue la ra­zón que lle­vó a los co­mer­cian­tes a ins­ta­lar ha­ce un mes car­te­les con el lis­ta­do de prohibiciones: ju­gar al ba­lón, cir­cu­lar en bi­ci, pa­ti­nes o mo­no­pa­tín y co­rrer. La me­di­da, de en­tra­da no gus­tó. El car­tel co­lo­ca­do en la en­tra­da a las ga­le­rías des­de la ca­lle Iry­da fue arran­ca­do el pri­mer día pe­se a ha­ber si­do fi­ja­do con cua­tro tor­ni­llos.

Sin em­bar­go, con el tiem­po pa­re­ce que la me­di­da ha sur­ti­do efec­to y el uso de la ga­le­ría co­mo zo­na de jue­go es me­nos ha­bi­tual.

Sin pro­ble­mas en San An­tón

En las ga­le­rías San An­tón, don­de ha­ce años que es­tá se­ña­li­za­da la prohi­bi­ción, ase­gu­ran que aho­ra no hay pro­ble­mas, ya que lo úni­co ha­bi­tual en la zo­na es el jue­go de ni­ños de cor­ta edad —so­bre to­do en in­vierno— que en ge­ne­ral no mo­les­tan a los tran­seún­tes.

Pe­ro las ga­le­rías co­mer­cia­les no son la úni­ca zo­na don­de rue­das y pe­lo­tas es­tán ve­ta­das.

Ala­me­da prohi­bi­da

Ha­ce años se ins­ta­ló un car­tel si­mi­lar en los jar­di­nes mu­ni­ci­pa­les, tra­tan­do de apla­car las que­jas de las per­so­nas que bus­ca­ban des­can­so en esa zo­na. Sin em­bar­go, en la prác­ti­ca, to­da­vía es ha­bi­tual ver ni­ños en bi­ci y, pun­tual­men­te, al­gún par­ti­do im­pro­vi­sa­do, pe­se a la exis­ten­cia de un cam­po es­pe­cí­fi­co pa­ra ese uso.

R. A.

Los co­mer­cian­tes han co­lo­ca­do car­te­les que, se­gún ase­gu­ran, han con­se­gui­do ata­jar el pro­ble­ma.

RO­BER AMA­DO

Las prohibiciones que más cho­can son las de la ala­me­da.

Car­tel en las ga­le­rías San An­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.