Unos pi­ra­tas con mu­cho tea­tro

O Gro­ve des­pi­dió un fin de se­ma­na en el que via­jó al pa­sa­do y re­vi­vió los ata­ques de cor­sa­rios a las cos­tas de San Vi­cen­te

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - ROSA ESTÉVEZ

Ha­ce años, en O Gro­ve de­ci­die­ron echar mano de uno de los epi­so­dios más dra­má­ti­cos de su his­to­ria, los ata­ques pi­ra­tas a la pa­rro­quia de San Vi­cen­te, y con­ver­tir­los en un nue­vo re­cla­mo tu­rís­ti­co. Lo han con­se­gui­do. El Des­em­bar­co Pirata ya for­ma par­te del ve­rano me­co y no es de ex­tra­ñar. El even­to es mu­cho más que una sim­ple ex­cu­sa pa­ra cua­jar el pa­seo ma­rí­ti­mo con pues­tos de ar­te­sa­nía ves­ti­dos pa­ra la oca­sión; más que la ron­da de ta­pas pi­ra­tas en los es­ta­ble­ci­mien­tos co­la­bo­ra­do­res; más que una pe­lea de men­ti­ra so­bre la are­na de la pla­ya de Con­fín, don­de se han cen­tra­li­za­do los ac­tos. El des­em­bar­co pirata es un ejer­ci­cio ar­tís­ti­co en el que ca­be la mú­si­ca, el ba­llet, el bai­le tra­di­cio­nal y el tea­tro.

So­bre las do­ce y me­dia de la ma­ña­na arran­ca­ba el es­pec­tácu­lo. So­por­tan­do un ca­lor in­ten­so y un sol in­cle­men­te, el pú­bli­co ocu­pó sus pues­tos al­re­de­dor de la pla­ya de Con­fín. Des­de allí pu­die­ron con­tem­plar co­mo un día de mer­ca­do y ro­me­ría en San Vi­cen­te se veía trun­ca­do por la vi­si­ta —¡otra más!— de los pi­ra­tas. En el es­ce­na­rio no fal­ta­ba de­ta­lle: la ré­pli­ca de la fa­cha­da de la igle­sia de San Vi­cen­te, un cru­cei­ro y va­rios pues­tos del mer­ca­do. Has­ta se re­creó una pro­ce­sión con ima­gen in­clui­da, que dio la vuel­ta a la pla­ya mien­tras los es­pec­ta­do­res más jó­ve­nes se im­pa­cien­ta­ban. ¿Pe­ro dón­de es­tán los pi­ra­tas?

Al­gu­nos ha­bían con­fun­di­do los fue­gos de la ro­me­ría con la lle­ga­da de los cor­sa­rios. Pe­ro no. El bar­co de es­tos cru­zó si­gi­lo­so el ho­ri­zon­te y, con si­gi­lo tam­bién, lle­ga­ron en dor­nas los pi­ra­tas al are­nal. La fiesta se con­vir­tió en un cam­po de ba­ta­lla, con los al­dea­nos dis­pues­tos a de­fen­der su igle­sia y sus bie­nes. Sus es­fuer­zos no va­lie­ron de mu­cho, por­que los pér­fi­dos cor­sa­rios lo­gra­ron lle­var­se los te­so­ros del pá­rro­co. Pe­ro, por lo me­nos, les cos­tó tra­ba­jo el sa­queo, y al­guno se lle­vó una bue­na tun­da pro­por­cio­na­da por Car­men, la he­roí­na de la jor­na­da. El ex­ce­len­te tra­ba­jo de to­dos los co­lec­ti­vos que par­ti­ci­pan en la or­ga­ni­za­ción de es­te even­to me­re­ció el aplau­so del pú­bli­co. Un aplau­so que hay que ha­cer ex­ten­si­vo al res­to de even­tos or­ga­ni­za­dos al­re­de­dor de es­ta re­pre­sen­ta­ción, co­mo los jue­gos po­pu­la­res que, des­pa­rra­ma­dos por la zo­na de Bei­ra­mar, con­si­guie­ron cap­tar la aten­ción de hi­jos, pa­dres y abue­los. Y es que via­jar al pa­sa­do, si se ha­ce tan bien co­mo en O Gro­ve, re­sul­ta to­do un pla­cer.

MAR­TI­NA MISER

Los pi­ra­tas se lle­va­ron el te­so­ro, sí, y los bue­nos gol­pes que les pro­pi­nó la bra­va Car­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.