La nue­va vida del atle­tis­mo en el Val Mi­ñor

Un ex­cep­cio­nal gru­po y la ba­tu­ta de Ós­car Fer­nán­dez po­si­bi­li­tan la nue­va pri­ma­ve­ra del his­tó­ri­co club

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - X. R. CASTRO

El Val Mi­ñor es el Ave Fé­nix del atle­tis­mo. Un equi­po ca­paz de re­sur­gir de sus ce­ni­zas y de adap­tar­se a los cam­bios. Su es­pe­cia­li­dad de siem­pre fue el cros, tu­vo en la olím­pi­ca Va­nes­sa Veiga a su má­xi­mo re­fe­ren­te, pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos se vio abo­ca­do a una tra­ve­sía en el de­sier­to de la que ha po­di­do sa­lir con na nue­va ge­ne­ra­ción de atle­tas y con Ós­car Fer­nán­dez, el en­tre­na­dor, co­mo uno de sus prin­ci­pa­les im­pul­so­res. Lo ha he­cho con gen­te de ca­sa y apo­ya­do por un gru­po en­tu­sias­ta de cha­va­les (es­pe­cial­men­te las chi­cas). En la ac­tua­li­dad ya su­pe­ran el cen­te­nar de­por­tis­tas, con un ar­co que va des­de los pe­que­ños has­ta los ve­te­ra­nos y con una di­vi­sión, en cuan­to a en­tre­na­do­res, pa­ra ben­ja­mi­nes y ale­vi­nes por un la­do y el res­to por otro. Al prin­ci­pio to­do co­mien­za co­mo un jue­go. La es­pe­cia­li­za­ción queda pa­ra la eta­pa ju­ve­nil.

El re­sur­gir del his­tó­ri­co club, ade­más, se con­si­gue sin una pis­ta pa­ra ha­cer las prue­bas téc­ni­cas y de ve­lo­ci­dad en el mu­ni­ci­pio de Gon­do­mar, de don­de se nu­tre esen­cial­men­te la en­ti­dad. Lo com­ba­ten acu­dien­do al­gún día a la se­ma­na a las pis­tas de Ba­laí­dos. Del mis­mo mo­do, han agu­di­za­do el in­ge­nio pa­ra do­tar­se de ma­te­rial de gim­na­sio del que ca­re­cían, apro­ve­chan­do una com­pra ma­si­va de un cen­tro vi­gués en li­qui­da­ción. A es­tos dos in­gre­dien­tes le unen una zo­na na­tu­ral sin igual en el mu­ni­ci­pio pa­ra ha­cer tra­ba­jo de fon­do. «A con­tor­na é es­pec­ta­cu­lar, eu di­ría que a me­llor zo­na po­si­ble pa­ra ro­dar e ta­mén po­de­mos ir a Praia Amé­ri­ca, que é ou­tro lu­xo, e on­de po­de­mos fa­cer tra­ba­llo de for­za cos ve­lo­cis­tas», co­men­ta Ós­car Fer­nán­dez.

Pe­ro el re­na­cer de la en­ti­dad no se­ría po­si­ble sin la ma­te­ria pri­ma. Pa­ra el en­tre­na­dor, ahí es­tá la cla­ve: «Te­mos un gru­po ex­cep­cio­nal». En es­te sen­ti­do Ós­car Fer­nán­dez pun­tua­li­za que al atle­tis­mo, por suer­te, «xa nos che­gan gru­pos de ra­pa­ces se­lec­cio­na­dos, xen­te pres­dis­pos­ta a tra­ba­llar e a cul­tu­ra do es­for­zo can­do a so­cie­da­de vai por ou­tro ca­mi­ño. A min xa me che­ga a xen­te se­lec­cio­na­da no sen­ti­do que te­ñen un­ha vi­sión da vida moi di­fe­ren­te ao res­to da so­cie­da­de. En to­do o tem­po que le­vo ades­tran­do nun­ca ti­ven un ra­paz que fo­ra po­lo mal ca­mi­ño, e non é mé­ri­to meu, se­nón des­te de­por­te, que fai que co­llan uns há­bi­tos de dis­ci­pli­na moi dis­tin­tos ao res­to». Por­que los jó­ve­nes que lle­gan a es­ta mo­da­li­dad tie­nen asu­mi­do el su­fri­mien­to y la de­di­ca­ción que con­lle­va.

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Ós­car Fer­nán­dez des­ta­ca la ma­te­ria pri­ma con la que cuen­ta en Gon­do­mar, es­pe­cial­men­te el gru­po de chi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.