Narf y su pu­ño en al­to se ha­cen eter­nos

Más e 600 per­so­nas se su­ma­ron al con­cier­to de ho­me­na­je al can­tan­te si­lle­den­se en Boi­ro

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - MAR­TA GÓMEZ

Una de las úl­ti­mas fo­to­gra­fías del ar­tis­ta si­lle­den­se Fran Pé­rez, Narf, an­tes de su muer­te el pa­sa­do mes de no­viem­bre, y que tras su fa­lle­ci­mien­to se hi­zo vi­ral, co­rres­pon­de a un con­cier­to en San­tia­go en el que apa­re­ce con el pu­ño en al­to. Esa ima­gen, con­ver­ti­da en icono pa­ra los se­gui­do­res del mú­si­co, es ya in­mor­tal des­pués del ho­me­na­je que re­ci­bió en la lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa de Boi­ro el sá­ba­do por la no­che, en el que se des­cu­brió una es­ta­tua del mú­si­co. Na­die, nin­guno de los ami­gos con los que com­par­tió vi­ven­cias y es­ce­na­rios a lo lar­go de los años, qui­so per­der­se una ci­ta en la que se re­cor­dó a Narf de la me­jor ma­ne­ra posible, con mú­si­ca.

La en­tre­ga de los pre­mios Pou­sa­di­ños ha­ce unos me­ses, en la que par­ti­ci­pa­ron grandes ami­gos del com­po­si­tor co­mo Uxía, fue un an­ti­ci­po de la emo­ción que se vi­vió en Boi­ro el sá­ba­do. La can­tan­te no po­día fal­tar a la con­vo­ca­to­ria de Su­so San­ta­ma­ría pa­ra ren­dir tri­buno a Narf, ni ella, ni na­die que lo hu­bie­ra co­no­ci­do: «O máis fá­cil foi re­unir á xen­te, foi plan­tear a ini­cia­ti­va e em­pe­cei a re­ci­bir cha­ma­das de ar­tis­tas que querían par­ti­ci­par». Así, por el es­ce­na­rio que se ins­ta­ló a las puer­tas de A Pou­sa­da das Áni­mas, con la co­la­bo­ra­ción del Con­ce­llo, des­fi­la­ron des­de el mo­zam­bi­que­ño Cheny Wa Gu­ne y el por­tu­gués João Gen­til a músicos bar­ban­za­nos co­mo Mar­cos Tei­ra, el dúo Ba­rahún­da o la pia­nis­ta rian­xei­ra Ai­da Sa­co, en­tre mu­chos otros.

El de­no­mi­na­dor co­mún de to­dos ellos era el mis­mo, Narf: «Fran era iso, sem­pre re­par­tiu por to­dos la­dos, sem­pre co­la­bo­rou en to­do con to­do o mun­do, e re­co­lleu o que se­men­tou. Foi un­ha noi­te fan­tás­ti­ca, to­dos e ca­da un dos ar­tis­tas re­cor­da­ron ao mú­si­co co­mo el era».

Pro­ble­mas ol­vi­da­dos

La emo­ción que em­bar­gó tan­to a quie­nes par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te en el ho­me­na­je des­de el es­ce­na­rio co­mo a las más de 600 per­so­nas que acu­die­ron a la ci­ta, fue más que su­fi­cien­te pa­ra ol­vi­dar el in­ten­so tra­ba­jo y las di­fi­cul­ta­des que ro­dea­ron a es­te re­co­no­ci­mien­to pós­tu­mo, so­bre to­do en lo que tie­ne que ver con la es­ta­tua.

Su­so San­ta­ma­ría des­ta­có el tra­ba­jo del es­cul­tor Jo­sé Ro­cha pa­ra sa­car ade­lan­te la es­ta­tua del si­lle­den­se Narf y su pu­ño al cie­lo. Hu­bo pro­ble­mas, «pe­ro to­do se es­que­ce un­ha vez que a es­ta­tua es­tá aí, pa­ra sem­pre».

FO­TOS: DANI GESTOSO

Su­so San­ta­ma­ría (imi­tan­do el ges­to de Narf) y el al­cal­de des­cu­brie­ron la es­ta­tua.

El ho­me­na­je se ce­le­bró al ai­re li­bre en la ca­lle pea­to­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.