Una tra­duc­to­ra de tex­tos bu­dis­tas con vi­da in­ten­sa

Ce­lia, que re­si­de en Lon­dres, vol­ve­rá en bre­ve a Pon­te­ve­dra pa­ra ofi­ciar una ceremonia de ri­tua­les de amor

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HERMIDA

En uno de los mu­chos co­men­ta­rios que cuel­ga Ce­lia Gra­dín en Fa­ce­book, al la­do de va­rias fo­tos su­yas, al­gu­na en un ae­ro­puer­to y otra en una es­ta­ción de me­tro, po­ne lo si­guien­te: «Vien­do el mun­do a tra­vés de una ma­le­ta. Me en­can­ta via­jar li­ge­ra de equi­pa­je». Qui­zás no sea es­ta una ma­la de­fi­ni­ción de su vi­da. Pe­ro Ce­lia Gra­dín, na­ci­da en Pon­te Cal­de­las y con nú­cleo fa­mi­liar en Pon­te­ve­dra, no es so­lo una enor­me via­je­ra con años de vi­ven­cias en la In­dia o Ne­pal. Es que su pro­pia exis­ten­cia, que cuen­ta con en­tu­sias­mo por te­lé­fono des­de Lon­dres, don­de aho­ra mis­mo es­tá re­si­dien­do, es un via­je emo­cio­nan­te a co­sas muy dis­tin­tas; tu­vo tra­ba­jos tan dis­pa­res co­mo dar cla­ses de ar­te, tra­du­cir li­bros, cui­dar a una an­cia­na, dar con­fe­ren­cias en am­bien­tes uni­ver­si­ta­rios, ins­truir so­bre feng shui o ha­cer pe­rio­dis­mo al la­do de Ju­lia Otero; vi­vió en lu­ga­res muy dis­tin­tos del pla­ne­ta; es ar­tis­ta po­li­fa­cé­ti­ca, se in­vo­lu­cra en nu­me­ro­sas cau­sas so­cia­les y, en­ci­ma, to­do lo que cuen­ta es­tá ro­dea­do de una at­mós­fe­ra tan mis­te­rio­sa que uno ja­más de­ja­ría de co­ser­la a pre­gun­tas.

Em­pie­za mi­ran­do atrás. Na­ció en Pon­te Cal­de­las, pe­ro su fa­mi­lia se mu­dó a Fe­rrol cuan­do era pe­que­ña. De ahí, ella se mar­chó a es­tu­diar a San­tia­go con una vo­ca­ción muy cla­ra: la de ser al­qui­mis­ta. Es­tu­dió Quí­mi­ca y Fí­si­ca y pa­re­cía que por ahí en­ca­mi­na­ría su vi­da la­bo­ral. De he­cho, se mar­chó a Bar­ce­lo­na, tu­vo un tra­ba­jo re­la­cio­na­do con lo que ha­bía es­tu­dia­do, en una em­pre­sa de cro­ma­to­gra­fía de ga­ses a al­ta pre­sión que, se­gún ex­pli­ca, es en lo que se sus­ten­tan los aná­li­sis quí­mi­cos que, por ejem­plo, se uti­li­zan pa­ra el do­pa­je. Su exis- ten­cia, des­de jo­ven, es­tu­vo mar­ca­da por los via­jes. De Ca­ta­lu­ña dio el sal­to a Lon­dres, don­de em­pe­zó de em­plea­da del ho­gar y con­ti­nuó lue­go dan­do cla­ses en la UNED y es­tu­dian­do ar­te. En aque­llos años le in­tere­sa­ba es­pe­cial­men­te to­do lo que te­nía que ver con la ti­po­gra­fía y el di­se­ño grá­fi­co. Un día re­gre­só a Fe­rrol, y tra­ba­jó en una te­le­vi­sión. Más tar­de, vol­vió a Bar­ce­lo­na. Y em­pe­zó en­ton­ces a co­que­tear en se­rio con el ar­te en el sen­ti­do más am­plio de la pa­la­bra. Se de­di­ca­ba, so­bre to­do, a ha­cer mo­sai­cos con ce­rá­mi­ca y otros ma­te­ria­les. Pe­ro tam­bién a es­tu­diar y a in­ves­ti­gar. De he­cho, en aque­llos años hi­zo un doc­to­ra­do en Teo­ría del Co­no­ci­mien­to.

Des­cu­bri­mien­to del bu­dis­mo

No de­ta­lla muy bien la fe­cha, ni el có­mo ni el por qué. Pe­ro en esa es­tan­cia en Bar­ce­lo­na hu­bo al­go que cam­bió to­tal­men­te su pa­so por la vi­da. Des­cu­brió el bu­dis­mo. Y em­pe­zó a mi­rar el mun­do con otros ojos. A par­tir de ahí, to­das las en­se­ñan­zas orien­ta­les le atra­je­ron. En la con­ver­sa­ción em­pie­zan a co­lar­se en­ton­ces nom­bres de maes­tros a los que alu­de. Cuen­ta tam­bién que se me­tió a fon­do con la tra­duc­ción de tex­tos de fi­lo­so­fía bu­dis­ta, co­sa que com­bi­na­ba en­ton­ces con tra­ba­jar al la­do de Ju­lia Otero en TV3.

Co­rría en­ton­ces prin­ci­pios del si­glo XXI, y en la tie­rra ga­lle­ga a la que si­gue vol­vien­do a ca­da pa­so pa­ra ver a su fa­mi­lia, un pe­tro­le­ro de­ja­ba una marea negra di­fí­cil de ol­vi­dar. Ce­lia se in­vo­lu­cró pa­ra que Nun­ca Máis tu­vie­se al­ta­voz en Ca­ta­lu­ña. Di­ce sin ti­tu­beos que ver lo que pa­só des­pués del Pres­ti­ge, «que se ol­vi­da­se to­do tan pronto», la de­pri­mió. Y se mar­chó a la In­dia. Ya ha­bía he­cho más via­jes si­guien­do a maes­tros bu­dis­tas. Pe­ro en uno de esos pe­ri­plos pa­só al­go que le hi­zo pen­sar que te­nía que que­dar­se más tiem­po allí: «Lle­gué a la In­dia y me ro­ba­ron to­do, in­clui­do el pa­sa­por­te. Así que allí y en Ne­pal me que­dé seis años, apren­dien­do mu­cho y vi­vien­do mu­cho». Ha­bla de la me­di­ta­ción, de la vi­da en la fal­da del Hi­ma­la­ya, de ir des­cu­brien­do que «no hay na­da tan só­li­do co­mo cree­mos».

Vol­vió de la In­dia fí­si­ca­men­te. Aun­que men­tal­men­te si­ga co- Ce­lia Gra­dín via­jó en va­rias oca­sio­nes a la In­dia. Lle­gó a vi­vir seis años allí. Tam­bién si­guió a maes­tros bu­dis­tas por otras la­ti­tu­des. Por ejem­plo, se mar­chó a Seattle por­que uno de ellos da­ba una con­fe­ren­cia y, al igual que le pa­só con otras par­tes del mun­do, acabó vi­vien­do allí seis me­ses. Di­ce que su exis­ten­cia no se en­tien­de sin la in­fluen­cia del bu­dis­mo.

nec­ta­da al bu­dis­mo y a las en­se­ñan­zas orien­ta­les. En dis­tin­tas oca­sio­nes, re­ca­ló en Pon­te­ve­dra, don­de des­de ha­ce años se afin­có su fa­mi­lia y de don­de ella se sien­te. Aquí, su es­tan­cia tam­po­co pa­só des­aper­ci­bi­da. Des­de aquí coor­di­nó la Eu­ro­pean Cul­tu­re Foun­da­tion con la Fun­da­ción Go­teo, lo que hi­zo que via­ja­rá abun­dan­te­men­te por paí­ses co­mo Mol­da­via, Sue­cia o Croa­cia.

Aho­ra vi­ve en Lon­dres. Es­tá cui­dan­do a una an­cia­na de 88 años, con­ti­núa tra­du­cien­do li­bros de fi­lo­so­fía bu­dis­ta —la tra­duc­ción la ha­ce del in­glés al es­pa­ñol— y pronto re­gre­sa­rá a Pon­te­ve­dra. Cuan­do lo ha­ga, la es­pe­ra una ci­ta co­mo mí­ni­mo ori­gi­nal. Va a ser la maes­tra de ce­re­mo­nias en la Fes­ta Agrohip­pie que se ce­le­bra en Mou­ren­te en el mes de ju­lio. Ella se en­car­ga­rá de ofi­ciar los ri­tua­les de amor an­ces­tra­les. Lue­go, su­pues­ta­men­te, vol­ve­rá a Lon­dres. O no. El ca­mino de Ce­lia ca­si siem­pre es im­pre­vi­si­ble.

Es­tu­dió Quí­mi­ca y Fí­si­ca en San­tia­go y lue­go hi­zo un doc­to­ra­do en Ca­ta­lu­ña

Una vez, le ro­ba­ron el pa­sa­por­te en la In­dia. Lo vio co­mo una se­ñal pa­ra que­dar­se allí a vi­vir

Ce­lia, en In­gla­te­rra, don­de aho­ra mis­mo re­si­de y don­de com­bi­na la tra­duc­ción de li­bros con otro tra­ba­jo. LA IN­DIA, SU TO­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.