¡Si­len­cio! Se rue­da en la re­si­den­cia

La crea­ción de un cor­to de ani­ma­ción se con­vier­te en pre­tex­to pa­ra sa­car ju­go a la in­ter­ac­ción de ni­ños y ma­yo­res

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO GAR­CÍA

A Ma­nue­la la diá­li­sis la de­ja ma­lla­da. Cuan­do vuel­ve del hos­pi­tal so­lo le ape­te­ce en­ce­rrar­se en su ha­bi­ta­ción a des­can­sar o con­tra­de­cir a quie­nes ha­blan de las ven­ta­jas del tra­ta­mien­to. «A min vai­me mal», sen­ten­cia. Ayer, sin em­bar­go, hi­zo un es­fuer­zo por le­van­tar­se pa­ra no per­der­se el ter­cer ca­pí­tu­lo de un ta­ller in­ter­ge­ne­ra­cio­nal con alum­nos del CEIP Pé­rez Vion­di. Ma­yo­res y ni­ños tra­ba­jan en la crea­ción de un cor­to de ani­ma­ción en stop­mo­tion con fi­gu­ras de plas­ti­li­na. La pro­ta­go­nis­ta es Zu­lai­mar, una pe­que­ña zo­rra que no tie­ne abue­lo y que, co­mo no con­si­gue que na­die le pres­te al su­yo, aca­ba cons­tru­yén­do­se uno con una sá­ba­na, unos sal­chi­cho­nes y una ca­be­za de san­día.

Pe­ro el cor­to —ins­pi­ra­do en un cuen­to de Juan Car­los Mén­dez Gue­des— es lo de me­nos. Es so­lo la ex­cu­sa pa­ra lo­grar la co­ne­xión en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes dis­tan­cia­das por la vi­da mo­der­na. «Hay una par­te del cu­rrícu­lo es­co­lar que co­jea: lo que se re­fie­re a los ma­yo­res; son los gran­des ol­vi­da­dos», ex­pli­ca una de las res­pon­sa­bles del ta­ller, Ra­quel Mén­dez, de la edi­to­rial OQO. El ta­ller se en­mar­ca den­tro del pro­gra­ma Le­cer ac­ti­vo, de la Con­se­lle­ría de Po­lí­ti­ca So­cial y OQO. Su ob­je­ti­vo es ai­rear las re­si­den­cias con la fres­cu­ra in­fan­til y dar a los ni­ños la opor­tu­ni­dad de prac­ti­car el res­pe­to a los ma­yo­res y de des­cu­brir­les co­mo fuen­te de sa­bi­du­ría.

Fo­tos de des­pe­di­da

En la re­si­den­cia de A Es­tra­da la ex­pe­rien­cia fun­cio­nó des­de el mi­nu­to uno. Die­ci­ocho ni­ños de cuar­to de Pri­ma­ria re­mi­tie­ron a los ma­yo­res car­tas de pre­sen­ta­ción ha­blán­do­les de sí mis­mos, de su vi­da y de sus abue­los. Cuan­do lle­ga­ron al cen­tro so­cial, los ma­yo­res ya les es­pe­ra­ban con im­pa­cien­cia. El tra­ba­jo co­do a co­do hi­zo el res­to. Mu­je­res de ochen­ta años mo­de­la­ron plas­ti­li­na por pri­me­ra vez en su vi­da y ni­ños de nue­ve des­cu­brie­ron qué es una re­si­den­cia y con­ver­sa­ron sin pri­sas con los an­cia­nos. Al fi­nal llo­vie­ron chu­che­rías y has­ta hu­bo fo­tos y abra­zos de des­pe­di­da. El stop mo­tion si­gue sien­do pu­ra ma­gia pa­ra mu­chos, pe­ro se con­si­guió lo que se pre­ten­día.

MI­GUEL SOU­TO

Los ni­ños dis­fru­ta­ron con la téc­ni­ca y los ma­yo­res con la ener­gía in­fan­til que rom­pió la ru­ti­na.

FO­TO M. S.

GRABANDO Con voz pro­pia. Los pro­pios ni­ños y ma­yo­res han pues­to voz a los per­so­na­jes del cor­to de ani­ma­ción que han crea­do a par­tir del cuen­to El abue­lo de Zu­lai­mar.

La pie­za de fic­ción es­ta­rá dis­po­ni­ble a par­tir de la pró­xi­ma se­ma­na en la web

maio­res.oqo.es. No se­rá una obra de ar­te, pe­ro su mé­ri­to es­tá en el pro­ce­so de crea­ción com­par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.