SE­TEN­TA AÑOS TALLANDO MA­DE­RA

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA -

Di­ce Eduardo Ca­sal­de­rrey, na­tu­ral de Cam­pa­ñó, y que a los ca­tor­ce años ya es­ta­ba él tra­ban­do de car­pin­te­ro. Apren­dió el ofi­cio muy jo­ven y ya no lo de­jó nun­ca más. In­clu­so en Ale­ma­nia se em­pleó en es­te sec­tor. Des­de que se ju­bi­ló le gus­ta ta­llar dis­tin­tas fi­gu­ras. Tie­ne un buen nú­me­ro de ellas ex­pues­tas en su vi­vien­da, des­de una vir­gen a un ca­rro de va­cas pa­san­do por un sur­ti­do de ani­ma­les. A ve­ces, bus­ca que sean fun­cio­na­les. Por ejem­plo, en­cor­se­tó un re­loj digital en una pie­za de ma­de­ra y aho­ra es es­ta fi­gu­ra la que mar­ca las ho­ras. De lo que más or­gu­llo­so es­tá es de lo que le gus­ta a los bis­nie­tos en­tre­te­ner­se con lo que sale de sus ma­nos. «En­tre­té­ño­me moi­to fa­cén­doas, pe­ro non as ven­do, que­do con to­das e cól­goas na ca­sa», se­ña­la. la es la que po­ne en el por­ta­lón las con­chas y los bas­to­nes que va ha­cien­do su ma­ri­do. Los ven­den por pre­cios mó­di­cos.

Un au­tén­ti­co ma­ni­tas

Él es más de es­tar al fon­do del co­rral en su ta­ller, don­de to­da­vía tie­ne mon­ta­do el ban­co de car­pin­te­ro. Es un ma­ni­tas. Es­te ex­tre­mo que­da cla­ro cuan­do uno su vi­vien­da y com­prue­ba que tie­ne ban­cos de ma­de­ra per­fec­ta­men­te ta­lla­dos y pin­ta­dos de blan­co o puer­tas que co­lo­reó de for­ma im­pe­ca­ble de co­lor azul in­ten­so. Se les ve con bue­na sa­lud, aun­que se que­jan de al­gún acha­que. Ca­mi­la, con su ha­bi­tual dis­po­si­ción, lo re­su­me bien: «Es­ta­mos ben pe­ro te­mos cousi­ñas. Eu pen­so que nos man­te­mos así por­que so­mos tran­qui­los, de es­tar na ca­sa, na­da de an­dar ti­ra­dos por aí co­mo an­dan moi­tos. Nós co­mo moi­to ímos­che to­mar un ca­fe­ci­ño al­gun­ha vez, na­da máis».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.