Una de­fen­so­ra de los ca­ba­llos li­bres lla­ma­da Sa­rah

Es bió­lo­ga, pe­ro en­ca­rri­la su pre­sen­te y su fu­tu­ro la­bo­ral a su fas­ci­na­ción des­de ni­ña: los equi­nos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HERMIDA

Sa­rah, Sa­rah Bott —re­cal­ca la im­por­tan­cia de la h fi­nal de su nom­bre que un fun­cio­na­rio del re­gis­tro ci­vil mu­ti­ló y que ella de­fien­de a ca­pa y es­pa­da— un día vio un ca­ba­llo. Era ella pe­que­ñí­si­ma. Tan­to, que ni si­quie­ra ha­bla­ba. Le­jos de asus­tar­se an­te aquel ani­mal que a ojos de un be­bé de­be re­sul­tar gi­gan­tes­co, Sa­rah le in­di­có a sus pa­dres con la mano que que­ría acer­car­se al equino. Lo aca­ri­ció, lo vio de cer­ca... y pren­dió la lla­ma. Co­men­zó la fas­ci­na­ción de Sa­rah por los ca­ba­llos. Ella tie­ne aho­ra 24 años y una ti­tu­la­ción de Bió­lo­ga. Pe­ro su pre­sen­te y su fu­tu­ro la­bo­ral se en­ca­mi­nan, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, al mun­do equino. ¿Qué ha­ce? Se for­mó pa­ra po­ner en prác­ti­ca el coaching con ca­ba­llos. Asi­mis­mo, aca­ba de ter­mi­nar un cur­so de edu­ca­do­ra equi­na. Y, an­te to­do, se de­fi­ne co­mo una de­fen­so­ra a ul­tran­za de los ca­ba­llos li­bres. «Es que ellos son fe­li­ces fue­ra, en li­ber­tad, no en las cua­dras. Y no les gus­ta vi­vir so­los, son ani­ma­les de ma­na­das, ne­ce­si­tan com­pa­ñía», se­ña­la Sa­rah car­ga­da de ener­gía.

La en­tre­vis­ta con Sa­rah se ha­ce a dis­tan­cia. No en vano, aun­que ella es de Bo­ra, en Pon­te­ve­dra, es­tá aho­ra mis­mo en Pla­sen­cia. Se mar­chó allí a se­guir for­mán­do­se co­mo edu­ca­do­ra equi­na. Y po­si­ble­men­te a par­tir de sep­tiem­bre es­ta­blez­ca allí su puer­to ba­se pa­ra co­la­bo­rar con un cen­tro ecues­tre en el que se sien­te có­mo­da «por­que los ca­ba­llos es­tán muy li­bres». Pe­ro va­ya­mos al prin­ci­pio. Sa­rah na­ció en una ca­sa an­cla­da en la na­tu­ra­le­za de Bo­ra. Y de su in­fan­cia re­cuer­da, so­bre to­do, que sus pa­dres siem­pre le de­ja­ron to­mar de­ci­sio­nes. «Si no les pa­re­cía bien me lo de­cían, pe­ro siem­pre pro­cu­ra­ban que de­ci­die­se co­sas», in­di­ca. Su ilu­sión des­de cría era con­ver­tir­se en ve­te­ri­na­ria. Pe­ro cuan­do le to­có ele­gir ca­rre­ra re­co­no­ce que tu­vo mie­do: «Em­pe­cé a pen­sar en la res­pon­sa­bi­li­dad que su­po­ne que la vida de un ani­mal es­té en tus ma­nos. Y al fi­nal op­té por es­tu­diar Bio­lo­gía, que tam­bién me in­tere­sa­ba mu­cho». Cur­só los es­tu­dios en Santiago, sal­vo un año que se mar­chó de Eras­mus a Ale­ma­nia, la tie­rra de su pa­dre. Allí des­cu­brió que no es lo mis­mo ha­blar ale­mán des­de pe­que­ña que po­ner­se a es­tu­diar en la len­gua ger­ma­na. Pe­ro, aún así, vino con­ten­ta con la ex­pe­rien­cia: «Me gus­tó mu­chí­si­mo y al fi­nal le co­gí el tru­co y ti­ré ha­cia ade­lan­te con el cur­so», cuen­ta.

Ne­ce­si­ta­ría tres vi­das

Sa­rah re­co­no­ce que ne­ce­si­ta­ría tres vi­das pa­ra po­der ha­cer to­das las co­sas que le gus­tan. De he­cho, en me­dio de la ca­rre­ra, hi­zo

Sa­rah Bott, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te nun­ca tu­vo un ca­ba­llo pro­pio aun­que es­pe­ra cum­plir un día ese sue­ño, con los ani­ma­les a los que ado­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.