La re­duc­ción de la ve­lo­ci­dad en los cen­tros ur­ba­nos ape­nas avan­za

En Vi­la­gar­cía no po­drá cir­cu­lar a más de 30 km/h nin­gún vehícu­lo en ese es­pa­cio mien­tras es­te ti­po de ac­tua­cio­nes so­lo tie­nen pre­sen­cia tes­ti­mo­nial en La­lín y Si­lle­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - JA­VIER BENITO

La pla­ni­fi­ca­ción de cual­quier mo­de­lo ur­bano re­quie­re eva­luar el trá­fi­co ro­da­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les pa­rá­me­tros a te­ner en cuen­ta en cual­quier di­se­ño de fu­tu­ro. Cuan­do se tien­de ha­cia una cre­cien­te mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble, dan­do ca­da vez más pro­ta­go­nis­mo a pea­to­nes o sis­te­mas al­ter­na­ti­vos de trans­por­te al co­che —des­de bu­ses a bi­ci­cle­tas—, ese plan­tea­mien­to ge­ne­ra­li­za­do ape­nas en­cuen­tra ca­la­do en los prin­ci­pa­les mu­ni­ci­pios de la zo­na. Prin­ci­pal­men­te en aque­llos que cuen­tan con cen­tros ur­ba­nos de cier­ta di­men­sión.

Esa apues­ta por una ciu­dad he­cha a la me­di­da de las per­so­nas cuen­ta con ejem­plos en la pro­vin­cia. Sin du­da des­ta­ca ha­ce ya tiem­po el de Pon­te­ve­dra, pe­ro aho­ra se aca­ba de su­mar Vi­la­gar­cía de Arou­sa. Su go­bierno lo­cal ac­ti­va­ba es­tos días la co­lo­ca­ción de las pri­me­ras se­ña­les pa­ra con­ver­tir el cen­tro ur­bano en zo­na 30. Nu­me­ro­sas ca­lles pa­sa­ron así a te­ner la ve­lo­ci­dad li­mi­ta­da a 30 ki­ló­me­tros por ho­ra. To­do ello con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir Vi­la­gar­cía «nun­ha ci­da­de 30».

La me­di­da im­plan­ta­da en la ca­pi­tal arou­sa­na com­ple­men­ta otras de hu­ma­ni­za­ción, co­mo pea­to­na­li­zar ca­lles, crea­ción de apar­ca­mien­tos di­sua­so­rias fue­ra del cen­tro o in­cen­ti­var trans­por­tes al­ter­na­ti­vos. La re­duc­ción de la ve­lo­ci­dad a 30 ki­ló­me­tros por ho­ra in­ci­di­rá de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va en ese pro­ce­so, so­bre el que ape­nas hay pa­sos da­dos en De- za y Ta­bei­rós. La exis­ten­cia de ca­lles de zo­na 30 ape­nas re­sul­ta tes­ti­mo­nial en las co­mar­cas o en al­gu­nos ca­sos nu­la.

En La­lín se im­plan­ta­ba ha­ce unos años la de­no­mi­na­da co­mo eco­vía, en un tra­mo de la ca­lle B en­tre la F y Gar­da Ci­vil, que en­tre otras ac­tua­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas in­cluía ac­tuar en el trá­fi­co. Des­de el 2009 se re­gu­la a 30 la ve­lo­ci­dad en ese vial, el úni­co con esa re­duc­ción en el cas­co ur­bano. No fal­tó tam­po­co po­lé­mi­ca por­que se in­clu­ye­ron pa­sos so­bre­ele­va­dos que in­cum­plían la nor­ma­ti­va de al­tu­ra. Des­de en­ton­ces no se adop­tó nin­gu­na me­di­da si­mi­lar. Res­ta sa­ber si se con­tem­pla­rán más ac­cio­nes en esa lí­nea den­tro del mo­de­lo de mo­vi­li­dad ur­ba­na in­clui­do den­tro del pro­yec­to global del plan Du­si, fi­nan­cia­do con fon­dos eu­ro­peos.

En otro mu­ni­ci­pio con cas­co ur­bano, además con dos, los de Si­lle­da y A Ban­dei­ra, tam­bién hu­bo al­gu­na ini­cia­ti­va más re­cien­te que en La­lín pe­ro sin que se le de con­ti­nui­dad. En Si­lle­da las ca­lles Outeiro y Pin­tor Col­mei­ro es­tán re­gu­la­das a 30 ki­ló­me­tros por ho­ra des­de ha­ce unos dos años. En su día se ge­ne­ró de­ba­te por­que jun­to a la se­ña­li­za­ción ver­ti­cal se co­lo­ca­ron pa­sos so­bre­ele­va­dos en el fir­me pa­ra ra­len­ti­zar el pa­so de vehícu­los, pe­ro su ele­va­da al­tu­ra pro­vo­có que­jas. Y en A Ban­dei­ra se ha­bía re­gu­la­do ha­ce unos años a 30 el en­torno del par­que Juan Sal­guei­ro, a pe­ti­ción de pa­dres al exis­tir un área de jue­gos in­fan­ti­les.

FO­TOS: MIGUEL SOUTO

En la ca­pi­tal de­za­na so­lo se cuen­ta con un tra­mo de la ca­lle B re­gu­la­do a 30 ki­ló­me­tros.

En Si­lle­da la rúa Otei­ro es­tá en­tre las dos con esa ve­lo­ci­dad má­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.