El ace­le­ra­dor do­na­do por Aman­cio Or­te­ga ha tra­ta­do ya a 368 pa­cien­tes

La má­qui­na pa­ra tu­mo­res del Mei­xoei­ro lle­va 14 me­ses y me­dio fun­cio­nan­do

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PROVINCIA - MARÍA JESÚS FUEN­TE

El Hos­pi­tal Mei­xoei­ro de Vi­go es uno de los cen­tros be­ne­fi­cia­dos por las do­na­cio­nes efec­tua­das por la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga. Un con­ve­nio con el Ser­gas le per­mi­tió dis­po­ner ha­ce po­co más de un año de uno de los apa­ra­tos más avan­za­dos del mun­do en el tra­ta­mien­to del cán­cer. Pres­ta ser­vi­cio al área de Vi­go, al res­to de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra y a la po­bla­ción de Ou­ren­se en ca­sos es­pe­cia­les. «Des­de que nos do­na­ron el ace­le­ra­dor li­neal ya han pa­sa­do 368 pa­cien­tes por es­ta ma­qui­na, ge­ne­ral­men­te por tu­mo­res de ca­be­za, cue­llo y ce­re­bro; o sea, oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y ce­re­bro, que es lo más fre­cuen­te. Tam­bién han pa­sa­do de prós­ta­ta, pul­món...», ex­pli­ca a pie de má­qui­na el doc­tor Víc­tor Muñoz Gar­zón, je­fe de ser­vi­cio de On­co­lo­gía Ra­dio­te­rá­pi­ca. En prin­ci­pio, los ca­sos de cán­cer de ma­ma no pa­san por el ace­le­ra­dor al en­ten­der que son más su­per­fi­cia­les y se tra­tan bien sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a es­te sis­te­ma.

La má­qui­na se pue­de mo­ver a mano y dis­po­ne tam­bién de una par­te ro­bo­ti­za­da muy im­por­tan­te, so­bre to­do a la ho­ra de co­lo­car al pa­cien­te y el tu­mor, tal co­mo apun­ta Muñoz: «La mesa tie­ne seis mo­vi­mien­tos que per­mi­ten ha­cer la ar­co­te­ra­pia vo­lu­mé­tri­ca. En uno o dos ar­cos ha­ce to­do el tra­ta­mien­to, de ahí su ra­pi­dez y la capacidad que tie­ne de ir ad­mi­nis­tran­do el tra­ta­mien­to». De he­cho, la ra­pi­dez y la pre­ci­sión son dos de las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes que la di­fe­ren­cian de la má­qui­na em­plea-

da des­de el 2006. Esa pre­ci­sión per­mi­te dar do­sis más ele­va­das y acor­tar los días de tra­ta­mien­to.

Se ha da­do ca­sos en los que su uso ha re­sul­ta­do fun­da­men­tal, con­cre­ta­men­te en le­sio­nes pul­mo­na­res pe­que­ñas con me­tás­ta­sis, que ade­más se acom­pa­ñan de mo­vi­mien­tos res­pi­ra­to­rios y al­gún adi­ta­men­to más, co­mo son

los in­mo­vi­li­za­do­res del pa­cien­te o de res­pi­ra­ción. «Es­to no se po­dría ha­cer si no fue­ra con el ace­le­ra­dor li­neal. De he­cho, el Ser­gas nos lo au­to­ri­zó es­te año de­bi­do al au­men­to de tec­no­lo­gía», in­di­ca el doc­tor. Su cos­te ron­da co­mo mí­ni­mo los dos mi­llo­nes de eu­ros y la vi­da útil se cal­cu­la en do­ce o tre­ce años, tiem­po su- fi­cien­te pa­ra amor­ti­zar­lo, te­nien­do en cuen­ta que po­dría tra­tar a seis mil per­so­nas.

Víc­tor Muñoz no quie­re en­trar en po­lé­mi­cas con las do­na­cio­nes, a pro­pó­si­to de la sur­gi­da re­cien­te­men­te a raíz de la úl­ti­ma apor­ta­ción de la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga. «Yo de po­lí­ti­ca no en­tien­do, ni en­tro en si­tua­cio­nes de po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca. Lo úni­co que he no­ta­do es que hay una aco­gi­da muy gran­de en­tre los pro­fe­sio­na­les. El día 8, que fue la inau­gu­ra­ción en San­tan­der del Con­gre­so Na­cio­nal de Ra­dio­lo­gía o de On­co­lo­gía Ra­dio­te­rá­pi­ca, hu­bo una ova­ción uná­ni­me a los re­pre­sen­tan­tes de la Fun­da­ción», in­di­ca.

M. J. FUEN­TE

Víc­tor Muñoz Gar­zón, el jue­ves an­te el ace­le­ra­dor li­neal si­tua­do en el Hos­pi­tal Mei­xoei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.