Más de vein­te años di­se­ñan­do ro­bots en su ca­sa

El úl­ti­mo dis­po­si­ti­vo es­tá en­ca­mi­na­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - LA VOZ DE DEZA Y TABEIRÓS - LÓPEZ PENIDE

To­do co­men­zó ha­ce unos años atrás cuan­do le vi­si­tó un fa­mi­liar bra­si­le­ño que es te­tra­plé­ji­co. Li­cen­cia­do en Bio­lo­gía, un día le co­men­tó a Antonio Losada que uti­li­za­ba un pro­gra­ma que, a tra­vés de la voz, le per­mi­tía uti­li­zar un or­de­na­dor. Eso sí, con un pro­ble­ma muy gra­ve. No dis­po­nía de re­co­no­ci­mien­to de voz en dic­ta­do con­ti­nuo. Es­to es, ca­da vez que te­nía que trans­cri­bir un es­tu­dio o un tex­to lo te­nía que ha­cer le­tra a le­tra: «Pa­ra es­cri­bir una A te­nías que de­cir Alp­ha, una B era Be­ta y una C, Charly... Em­plea­ba el al­fa­be­to de radio y era bas­tan­te ago­ta­dor y len­to».

Antonio se pro­pu­so me­jo­rar un po­co su vi­da y co­men­zó a su­mer­gir­se en el mun­do de los sis­te­mas pre­dic­ti­vos y de re­co­no­ci­mien­to de voz. Se en­con­tró en­ton­ces con la sor­pre­sa de que so­lo tres sis­te­mas en to­do el mun­do real­men­te fun­cio­na­ban. Goo­gle dis­po­ne de uno, pe­ro so­lo es gra­tui­to pa­ra An­droid —«en otros sis­te­mas ope­ra­ti­vos tie­nes que usar el ser­vi­cio que te da en la nu­be y tie­ne un cos­te»—; el de Nuan­ce, que es­ta de­trás de la tec­no­lo­gía Siry, o bien es un soft­wa­re de pa­go o so­lo es pa­ra Apple; y el de Mi­cro­soft so­lo re­co­no­ce cin­co idio­mas, en­tre los que no se en­cuen­tra el bra­si­le­ño. «Lue­go hay otros co­mo el de mi co­che, que le di­ces na­ve­ga­ción pa­ra dar­le una di­rec­ción y no acier­ta ni una», apun­ta en­tre ri­sas.

In­ves­ti­gan­do, es­te ve­cino de Sa­miei­ra lo­gró en­con­trar una so­lu­ción a tra­vés del na­ve­ga­dor de Goo­gle que le per­mi­tió «desa­rro­llar un sis­te­ma de in­ter­ac­ción con el na­ve­ga­dor». Aca­ba­ba de na­cer Xu­lia, una ini­cia­ti­va que es­ta dis­po­ni­ble gra­tui­ta­men­te pa­ra des­car­gar en In­ter­net. «Aho­ra tie­ne tres usua­rios te­tra­plé­ji­cos y mi pa­rien­te lo lle­va usan­do dos años. De he­cho, ahí atrás es­tu­vo una se­ma­na sin In­ter­net en ca­sa y no es­cri­bió ab­so­lu­ta­men­te na­da. Una vez se acos­tum­bró a Xu­lia ya no vuel­ve al pa­sa­do».

El si­guien­te pa­so ló­gi­co pa­ra Antonio Losada fue tras­la­dar el re­co­no­ci­mien­to de voz a un ro­bot, que ha bau­ti­za­do co­mo Da­ni y con el que pre­ten­de que, en un fu­tu­ro, pue­de ayu­dar a per­so- nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da. Por lo pron­to, ha lo­gra­do que reali­ce dis­tin­tos mo­vi­mien­tos al com­pás de su voz, por lo que su si­guien­te «ob­je­ti­vo es que sea capaz de na­ve­gar por la ca­sa él so­lo. Hay muy po­cos ro­bots que pue­dan na­ve­gar con lo que ven, que ten­gan capacidad de iden­ti­fi­car lo que ven... Hay gen­te que se de­di­ca to­da su vi­da a que un ro­bot no se la pe- gue con­tra las pa­re­des».

Pa­ra sol­ven­tar, de al­gu­na ma­ne­ra, es­ta si­tua­ción, ideó un me­ca­nis­mo de lo­ca­li­za­ción con ba­li­zas de ul­tra­so­ni­do. «Co­lo­cán­do­las por la ca­sa es­pe­ra­mos ser capaz de lo­ca­li­zar cual­quier ele­men­to mó­vil con una pre­ci­sión de cua­tro o cin­co mi­lí­me­tros. Las pre­ci­sio­nes ac­tua­les de un sis­te­ma de lo­ca­li­za­ción son de un me- tro o de dos, lo que en una ca­sa im­pli­ca co­mer­se una pa­red o el mar­co de la puer­ta. No son pre­ci­sio­nes que per­mi­tan que un ro­bot na­ve­gue so­lo».

Se­rá en­ton­ces cuan­do se le pue­da or­de­nar que va­ya a la co­ci­na, que al­guien le de un bo­ca­di­llo y que se lo trai­ga al usua­rio. Pe­ro la in­ter­ac­ción va más allá, to­da vez que Da­ni tie­ne capacidad pa­ra trans­mi­tir el so­ni­do que es­tá es­cu­chan­do, se pue­de uti­li­zar a mo­do de al­ta­voz pa­ra re­pro­du­cir la voz del usua­rio a cual­quier per­so­na con la que se en­cuen­tre el ro­bot y per­mi­te, me­dian­te un mó­vil y unas ga­fas de reali­dad vir­tual, con­tem­plar lo que sus ojos es­tán vien­do.

De es­te mo­do, la pre­mi­sa se­ría la de «con­ver­tir un ho­gar es­tán­dar en un ho­gar ac­ce­si­ble pa­ra per­so­nas te­tra­plé­ji­cas. Es uno de los peo­res grados de dis­ca­pa­ci­dad mo­to­ra que exis­te».

Pe­ro Da­ni, cla­ro es­tá, no fue el pri­mer ro­bot que di­se­ñó Antonio Losada. Le­jos que­dan los tiem­pos cuan­do, junto a un tío fa­lle­ci­do ha­ce es­ca­sas se­ma­nas, cons­tru­yó el pri­me­ro con una an­te­na de te­le­vi­sión y mo­to­res de tra­ga­pe­rras del des­gua­ce. «El mun­do de la ro­bó­ti­ca siem­pre me gus­tó y siem­pre he que­ri­do ha­cer al­go más im­pre­sio­nan­te, más gran­de», re­co­no­ce, al tiem­po que mues­tra a Sa­mu­rai, otra de sus crea­cio­nes que ha­ce las de­li­cias de los más pe­que­ños cuan­do se po­ne a bai­lar el Gan­gnam sty­le. «Es­tá he­cho a ba­se de cor­tes de alu­mi­nio y ten­drá unos quin­ce años».

Y lue­go es­tán los re­tos per­so­na­les. Ahí es­tá Adrón que sur­gió cuan­do uno de sus ami­gos se hi­zo con una im­pre­so­ra 3D y se pro­pu­sie­ron ha­cer el ro­bot bípe­do que fue­ra lo más ba­ra­to po­si­ble con el me­nor número de com­po­nen­tes dis­tin­tos. «Cos­tó unos 80 eu­ros. Cuan­do hi­ce a Sa­mu­rai el kit de ro­bó­ti­ca más sen­ci­llo cos­ta­ba no­ve­cien­tos».

L. P.

Antonio Losada y «Da­ni», el ro­bot que es­tá di­se­ñan­do pa­ra ayu­dar a per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.