La se­re­na be­lle­za de la Ca­sa de Ál­va­ro

Tras re­cha­zar­la el Con­ce­llo, los due­ños de es­te em­ble­má­ti­co edi­fi­cio mo­der­nis­ta en el co­ra­zón de Lalín la ven­den

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - RO­CÍO RA­MOS

Tie­ne más de un siglo pe­ro su se­re­na be­lle­za no pa­sa des­aper­ci­bi­da. Ni pa­ra los vi­si­tan­tes que de­tie­nen su mi­ra­da en la ele­gan­cia de las ga­le­rías, en la al­tu­ra de los mu­ros y en un jar­dín don­de es­tán a pun­to de bro­tar, azu­les y vio­le­tas, las hor­ten­sias que ca­da año aso­man por las re­jas. Sus pro­pie­ta­rios ofre­cie­ron al Con­ce­llo de Lalín la po­si­bi­li­dad de ne­go­ciar su ad­qui­si­ción. Des­pués de que las con­ver­sa­cio­nes, que se pro­lon­ga­ron du­ran­te mu­cho tiem­po, no fruc­ti­fi­ca­ran, aho­ra se pon­drá a la ven­ta. La de­no­mi­na­da Ca­sa de Ál­va­ro fue cons­trui­da en 1913 por Ál­va­ro Go­ya­nes Cres­po, abue­lo ma­terno de Ál­va­ro Mou­re y Ma­ría Na­ta­lia Mou­re Go­ya­nes. Es una jo­ya de es­ti­lo mo­der­nis­ta de de­li­ca­da fac­tu­ra. Una cons­truc­ción sin­gu­lar que des­ta­ca co­mo un fa­ro en el Ki­ló­me­tro Ce­ro de Ga­li­cia. De la mano de Ál­va­ro Mou­re nos aden­tra­mos en el in­te­rior pa­ra des­cu­brir la ca­li­dez de las ma­de­ras no­bles y la be­lle­za de una es­ca­le­ra prin­ci­pes­ca. La ca­sa guar­da in­tac­to su en­can­to y la esen­cia del di­se­ño ori­gi­nal en el que des­ta­can los gran­des es­pa­cios co­mo la gran sa­la ilu­mi­na­da por una gran ga­le­ría con vis­tas al jar­dín. Los al­tos te­chos, las ma­de­ras no­bles que en­mar­can con ex­qui­si­ta fi­nu­ra las puer­tas. Los es­pa­cios hol­ga­dos que van dan­do paso a las ha­bi­ta­cio­nes, a co­que­tas sa­las don­de al abri­go de los mu­ros cen­te­na­rios pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do el tem­po. Un pa­seo en el que Ál­va­ro Mou­re va de­te­nién­do­se de cuan­do en vez pa­ra hil­va­nar re­cuer­dos y a una le pa­re­ce que, de pron­to la ca­sa vuel­ve a co­brar vida y sa­cu­de en el aire las ri­sas al­bo­ro­ta­das de años de vi­ven­cias.

Al­gu­na fo­to­gra­fía en­ci­ma de una me­sa arran­ca de Ál­va­ro de ni­ño le arran­ca una son­ri­sa. Un ba­ño ves­ti­do de blan­co con esos azu­le­jos con for­ma de la­dri­llo blan­co que re­sis­tie­ron el paso del tiem­po y con­ti­núan aún hoy en los ca­tá­lo­gos de de­co­ra­ción.

La ca­sa cuen­ta con dos plan­tas y una buhar­di­lla am­plia, acon­di­cio­na­da a pos­te­rio­ri don­de hay es­pa­cio pa­ra una am­plia sa­la y al­gu­nas pe­que­ñas ha­bi­ta­cio­nes.

En la plan­ta de aba­jo, a un la­do, un lo­cal co­mer­cial que fue cho­co­la­te­ría, una fe­rre­te­ría de Ja­cin­to Go­ya­nes pri­me­ro y de los San­tó­rum des­pués y en el úl­ti­mo me­dio siglo se­de del Ban­co Pas­tor. A la de­re­cha, un des­pa­cho, una co­ci­na re­gia, el co­me­dor de dia­rio y el co­me­dor nue­vo y sa­li­da des­de es­ta ala al jar­dín. El edi­fi­cio cuen­ta con una es­pe­cial pro­tec­ción otor­ga­da por el PXOM. La ca­sa cuen­ta con plan­ta ba­ja, pri­mer pi­so y ba­jo cu­bier­ta, ocu­pan­do una su­per­fi­cie de 220 me­tros cua­dra­dos. La fin­ca po­see un jar­dín anexo de al­re­de­dor de 200 me­tros cua­dra­dos don­de se ubi­ca un cu­bier­to de plan­ta ba­ja que en su día lle­gó a con­tar con una su­per­fi­cie de unos 75 me­tros cua­dra­dos y que pos­te­rior­men­te fue re­du­ci­da.

FO­TOS MI­GUEL SOUTO

La de­no­mi­na­da ga­le­ría an­cha, que da al jar­dín la­te­ral es una gran sa­la se­ño­rial don­de la luz en­tra a rau­da­les.

La be­lle­za de la es­ca­le­ras y su for­ja mo­der­nis­ta dan la bien­ve­ni­da.

Las ma­de­ras no­bles en­mar­can las al­tas puer­tas de la ca­sa.

La pri­me­ra plan­ta tie­ne una dis­tri­bu­ción hol­ga­da de sa­las y es­tan­cias.

Es­pec­ta­cu­lar tra­ba­jo en ma­de­ra en la en­tra­da.

Uno de los dor­mi­to­rios de la pri­me­ra plan­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.