PES­CA El co­to sal­mo­ne­ro del Ulla su­ma 11 ejem­pla­res cap­tu­ra­dos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

Trans­cu­rri­dos ca­si dos me­ses des­de la aper­tu­ra de la tem­po­ra­da de sal­món —el pa­sa­do 1 de ma­yo— los pes­ca­do­res so­lo han po­di­do arran­car­le al Ulla 11 ejem­pla­res. El úl­ti­mo lo cap­tu­ró ayer Fran­cis­co Don­sión en el co­to de San­te­les. Fue un ejem­plar de 5,7 ki­los y 78 cen­tí­me­tros atra­pa­do con cu­cha­ri­lla. Es el ter­ce­ro de San­te­les. Pa­ra com­ple­tar el cu­po má­xi­mo del Ulla que­dan aún 49 ejem­pla­res. Dos me­nos cuar­to de la tar­de. Ca­lor in­fer­nal en For­ca­rei. La Pra­za do Con­ce­llo es­tá va­cía. Ape­nas una vein­te­na de per­so­nas bus­can re­fu­gio a la som­bra en las te­rra­zas de los ba­res mien­tras es­pe­ran a que dé co­mien­zo el pre­gón de la Fes­ta do Or­gu­llo no ru­ral. No hay ma­ti­ces po­si­bles. La con­vo­ca­to­ria ha re­sul­ta­do un fra­ca­so. Has­ta los or­ga­ni­za­do­res lo re­co­no­cen, aun­que no son ca­pa­ces de en­ca­jar­lo.

«Na Fes­ta dos Do­lo­res is­to én­che­se», arran­ca Gus­ta­vo Mén­dez Ro­za­dos. Él y su pa­re­ja, Víc­tor Nú­ñez Ces­pón, han de­di­ca­do mu­chas ho­ras en las úl­ti­mas se­ma­nas a la or­ga­ni­za­ción del Or­gu­llo ru­ral. Sin em­bar­go, la res­pues­ta —al me­nos al ini­cio del día— ha si­do flo­ja. «Aquí es­ta­se ven­do a ho­mo­fo­bia que es­tá ha­ben­do no ru­ral», ase­gu­ra Gus­ta­vo Mén­dez, que­ján­do­se de la es­ca­sa con­cu­rren­cia a la fies­ta pe­se a ser un even­to or­ga­ni­za­do por dos ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio.

El or­ga­ni­za­dor cri­ti­ca el tra­to re­ci­bi­do en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos de For­ca­rei y A Es­tra­da a la ho­ra de acu­dir a bus­car apo­yos pa­ra la ci­ta. Ase­gu­ra que en un res­tau­ran­te lo­cal en el que pre­veían con­tra­tar un al­muer­zo pa­ra 500 per­so­nas «bo­tá­ron­nos fó­ra e ti­rá­ron­nos 20 eu­ros nos fo­ci­ños» y en un co­mer­cio de A Es­tra­da «bo­tá­ron­nos fo­ra por­que ti­ñan me­do a que lle con­ta­xia­ra­mos a ho­mo­se­xua­li­da­de».

Si el ca­lor era in­fer­nal, el pre­gón fue in­cen­dia­rio en to­dos los sen­ti­dos. No de­jó tí­te­re con ca­be­za. Más que un pre­gón, fue un ejer­ci­cio de canalización de la frus­tra­ción. En pú­bli­co y sin eu­fe­mis­mos. Has­ta con nom­bres de los alu­di­dos y tó­rri­dos epi­so­dios de be­sos por apues­tas in­clui­dos.

Re­par­to de es­to­pa

En el re­par­to de es­to­pa no se li­bra­ron ni los po­lí­ti­cos ni los pro­pios ve­ci­nos, a los que la pa­re­ja de pre­go­ne­ros acu­só de des­pre­ciar el pro­gra­ma del even­to e in­tere­sar­se so­lo por la ac­tua­ción de As Su­pre­mas de Lu­go. «Ó me­llor son me­llo­res ca nós», se que­jó Gus­ta­vo Mén­dez. En­tre los po­lí­ti­cos —pa­ra los que el pre­gón re­co­men­dó «moi­to lu­me»— la que peor pa­ra­da sa­lió fue la al­cal­de­sa po­pu­lar, Be­lén Ca­cha­fei­ro. Los or­ga­ni­za­do­res la acu­sa­ron de no ha­ber apo­ya­do lo su­fi­cien­te la fies­ta, de ha­ber tar­da­do en dar­les au­dien­cia y de no apor­tar fon­dos pa­ra la ban­de­ra LGTBI que on­dea en el con­sis­to­rio —que les ce­dió el Con­ce­llo de Lalín— ni pa­ra la car­te­le­ría de la fies­ta, mien­tras que sí lo hi­zo —ase­gu­ran— pa­ra la de la Se­ma­na da Cro­ca or­ga­ni­za­da por tres res­tau­ran­tes lo­ca­les.

Pa­ra la al­cal­de­sa —que jun­to a otros miem­bros del go­bierno y la opo­si­ción es­ta­ba en la pla­za apo­yan­do el even­to— hu­bo pe­ti­ción de di­mi­sión y gra­ves des­ca­li­fi­ca­cio­nes, lo que aca­bó pro­vo­can­do el aban­dono so­li­da­rio de la pla­za por par­te de to­dos los po­lí­ti­cos.

Al fi­nal, los or­ga­ni­za­do­res pi­die­ron dis­cul­pas. «Per­do­na­de po­las pa­la­bras que ti­ven an­tes, pe­ro vin­me obri­ga­do. Son moi­tos días tra­ba­llan­do pa­ra is­to», con­fe­só frus­tra­do. Des­pués, con ca­lor y sin ape­nas pú­bli­co, el pro­gra­ma arran­có con el hu­mor de A Rian­xei­ra, que tam­po­co fue po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.