«En nues­tra ge­ne­ra­ción hu­bo unas opor­tu­ni­da­des que no se re­pi­tie­ron»

Echa­rá de me­nos a los alum­nos, pe­ro su vida cam­bia­rá po­co por­que, di­ce, «el la­bo­ra­to­rio lo lle­vo siem­pre pues­to»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - SANTIAGO - SU­SA­NA LUAÑA

Su obra se es­tu­dia­ba ya co­mo un clá­si­co en la Fa­cul­ta­de de Fi­lo­lo­xía de Santiago ha­ce trein­ta años; es miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, fi­gu­ra des­ta­ca­da del es­truc­tu­ra­lis­mo lin­güís­ti­co y coor­di­na­dor del área lin­güís­ti­ca del Cen­tro Ra­món Pi­ñei­ro. Pe­ro en agos­to, tras 47 años me­nos un mes de do­cen­cia, se jubila. No echa­rá de me­nos co­rre­gir exá­me­nes, aun­que sí a los alum­nos, pe­ro esa nos­tal­gia es­pe­ra des­em­pol­vár­se­la en más­te­res y conferencias. Con to­do, se­rá di­fí­cil sus­ti­tuir a uno de los mejores ca­te­drá­ti­cos de Len­gua Es­pa­ño­la, aun­que su sen­ci­llez le im­pi­da re­co­no­cer­lo.

—No hu­bo, que se se­pa, dos pro­fe­so­res de la USC jun­tos en la RAE co­mo ocu­rre aho­ra con us­ted y Da­río Vi­lla­nue­va. ¿Se­rá di­fí­cil que se re­pi­ta?

—Yo creo que no los hu­bo, pe­ro son ca­sua­li­da­des, aun­que la ca­sua­li­dad tam­bién hay que tra­ba­jar­la. En mi ca­so lo fue; es­ta­ba ha­cien­do al­go que a Lá­za­ro Ca­rre­ter y a Víc­tor Gar­cía de la Concha les in­tere­sa­ba, y por eso me lla­ma­ron, pa­ra el cor­pus del es­pa­ñol, que has­ta en­ton­ces no se ha­bía he­cho na­da de eso.

—¿Se­rá que, co­mo di­jo Car­los Pa­ja­res, la Fa­cul­ta­de de Fi­lo­lo­xía de Santiago es de las mejores?

—Eso es re­la­ti­vo, lo que pa­sa es que Car­los Pa­ja­res nos quie­re mu­cho. Hu­bo un mo­men­to en el que sí fue un pun­to im­por­tan­te en Es­pa­ña, y se­gui­mos te­nien­do un ni­vel muy acep­ta­ble, por lo tan­to, si Pa­ja­res lo di­ce...

—Pe­ro es que sus in­ves­ti­ga­cio­nes y las de Vi­lla­nue­va ya se es­tu­dia­ban en la fa­cul­tad ha­ce trein­ta años... Eso no ocu­rre aho­ra. ¿No que­da un va­cío di­fí­cil de lle­nar?

—Hay dos fac­to­res; mi ge­ne­ra­ción, que es la de Luis Igle­sias y Da­río Vi­lla­nue­va, en­tró en la uni­ver­si­dad al­re­de­dor de los 70, cuan­do es­ta­ba en ple­na ex­pan­sión y em­pe­za­ba a des­per­tar del le­tar­go del ré­gi­men de Fran­co. Em­pe­za­mos a aso­mar la ca­be­za y ver lo que se ha­cía fue­ra; la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción tam­bién ayu­dó y Fi­lo­so­fía y Le­tras se es­cin­dió. Hu­bo mu­chos cam­bios, co­men­za­mos a ha­cer una plan­ti­lla pro­pia que te per­mi­tía que tus pro­pios alum­nos fue­sen tus ayu­dan­tes. Aun­que es ver­dad que eso dio lu­gar des­pués a una cier­ta en­do­ga­mia, tam­bién es cier­to que las opor­tu­ni­da­des que tu­vo nues­tra ge­ne­ra­ción no se re­pi­tie­ron. Pa­sa­mos de ser 25 nu­me­ra­rios a que ca­si to­do el mun­do tu­vie­se una pla­za es­ta­ble. Pe­ro en los úl­ti­mos años to­do eso cam­bió; no es que las plan­ti­llas es­tu­vie­sen con­ge­la­das, es que no hu­bo ta­sa de re­po­si­ción. En nues­tro de­par­ta­men­to te­ne­mos cin­co pro­fe­so­res emé­ri­tos, dos nos ju­bi­la­mos aho­ra, y los que que­dan son tam­bién vie­jos. Eso te obli­ga a dar más cla­ses y a te­ner me- nos tiem­po pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, y es­te es un tra­ba­jo ra­ro en ese sen­ti­do, por­que nos pa­gan por dar cla­ses pe­ro nos eva­lúan por la in­ves­ti­ga­ción. So­lo dan­do cla­ses no se ga­na una cá­te­dra.

—¿No es­tá el es­pa­ñol des­pres­ti­gia­do in­clu­so den­tro de la pro­pia USC, que echa mano del in­glés aun­que ha­ya tér­mi­nos equi­va­len­tes en es­pa­ñol?

—Eso de­be­ría cui­dar­se un po­co más. Siem­pre se acep­ta­ron pa­la­bras de fue­ra, pe­ro el mun­do de la tec­no­lo­gía es­tá pla­ga­do de ex­tran­je­ris­mos y no ha­ce­mos el es­fuer­zo de en­con­trar tér­mi­nos equi­va­len­tes. Mu­chos in­ves­ti­ga­do­res es­cri­ben di­rec­ta­men­te en in­glés y hay que re­co­no­cer­les esa ne­ce­si­dad, co­mo en otras épo­cas fue el fran­cés. No quie­ro que na­die se ofen­da, pe­ro hay un cier­to pa­pa­na­tis­mo, pa­re­ce que si eres un en­tre­na­dor per­so­nal vas a co­brar me­nos que un coach.

«En el de­par­ta­men­to hay cin­co emé­ri­tos: dos nos ju­bi­la­mos y los que que­dan son tam­bién vie­jos»

SAN­DRA ALON­SO

Gui­ller­mo Ro­jo de­ja so­lo la do­cen­cia; se­gui­rá con sus li­bros, con sus es­tu­dios y con la RAE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.