Arran­ca el tra­ta­mien­to del te­rreno de jue­go de Pa­sa­rón pa­ra ga­ran­ti­zar un buen cés­ped

El Pon­te­ve­dra co­mien­za hoy el tra­ta­mien­to del te­rreno de jue­go del es­ta­dio de Pa­sa­rón, que du­ra­rá una se­ma­na de tra­ba­jo y otra de des­can­so

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Es­te me­dio­día, cuan­do el sol mues­tre su ca­ra más ás­pe­ra y me­nos ami­ga­ble, en Pa­sa­rón se pon­drá en marcha el ope­ra­ti­vo que ca­da ve­rano as­pi­ra a reavi­var el ver­de del cés­ped del cam­po de fútbol mu­ni­ci­pal. Un equi­po in­te­gra­do por cer­ca de una de­ce­na de tra­ba­ja­do­res del club arran­ca­rán una se­ma­na de tra­ba­jos in­ten­si­vos —que po­dría lle­gar a re­du­cir­se a cin­co días— que ya sa­ben que va a es­tar de­di­ca­da úni­ca­men­te a la hier­ba por la que des­fi­la­rán al­guno de los me­jo­res equi­pos de Se­gun­da División B.

El tra­ta­mien­to, que se rea­li­za in­de­fec­ti­ble­men­te ca­da Na­vi­dad y ca­da es­tío, se lle­va­rá a ca­bo en gran par­te con ma­qui­na­ria ce­di­da pa­ra es­te fin por la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra, pe­ro tam­bién in­clu­ye una la­bor ma­nual in­ten­sa. La primera par­te del tra­ta­mien­to con­sis­te en es­ca­li­fi­car el te­rreno de jue­go pon­te­ve­drés; es­to es, arran­car las ma­las hier­bas, con raí­ces in­clui­das, pa­ra evi­tar que si­ga con­quis­tan­do el cam­po y aca­be con las bue­nas. A con­ti­nua­ción, los res­pon­sa­bles del ver­de de Pa­sa­rón —en­tre los que se en­cuen­tran des­de di­rec­ti­vos has­ta uti­lle­ros pa­san­do por per­so­nal del cuer­po téc­ni­co— se pon­drán ma­nos a la obra con la par­te más com­pli­ca­da y la­bo­rio­sa de to­das.

A ella se de­di­ca­rán de ma­ne­ra in­ten­si­va du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te día y me­dio —ma­ña­na y tar­de— tres miem­bros del club gra­na­te. El con­se­je­ro Ma­nuel Ru­bal, To­mé y el uti­lle­ro, Ra­fa Vidal, se­rán los en­car­ga­dos un año más de lle­var a ca­bo una de las fun­cio­nes en las que se­mes­tre tras se­mes­tre se de­jan la es­pal­da. El pin­cha­do del te­rreno se ha­ce hue­co en ve­rano y ma­ci­zo en in­vierno. El pri­me­ro per­si­gue des­com­pac­tar y re­ge­ne­rar y el se­gun­do so­lo de ha­cer si­tio en la ca­pa su­pe­rior del sub­sue­lo pa­ra per­mi­tir que el agua de la llu­via se fil­tre en el cés­ped y no se acu­mu­le en su su­per­fi­cie en­char­cán­do­lo, ha­cién­do­lo im­prac­ti­ca­ble pa­ra ju­gar al fútbol y es­tro­pean­do la hier­ba.

La primera par­te de es­te pro- ce­so se rea­li­za con una má­qui­na que va cla­van­do una va­ri­lla apro­xi­ma­da­men­te ca­da vein­ti­cin­co cen­tí­me­tros —el cam­po mi­de una hec­tá­rea— a una pro­fun­di­dad de unos quin­ce cen­tí­me­tros y ex­tra­yen­do la tie­rra de su in­te­rior pa­ra des­com­pri­mir el sub­sue­lo. La se­gun­da es pu­ra­men­te ar­te­sa­nal y es a la de­di­can más tiem­po.

Re­sem­bra­do ma­nual

Se tra­ta de ir a pie por el te­rreno de jue­go re­co­gien­do to­da la hier­ba y tie­rra que pre­via­men­te ha si­do sa­ca­da. In­ten­tar ha­cer es­te tra­ba­jo con un vehícu­lo no es­pe­cia­li­za­do su­pon­dría pi­sar los tro­zos que no han si­do re­co­gi­dos to­da­vía y ta­par los pe­que­ños agu­je­ros que aca­ban de prac­ti­car­se. Aun­que po­si­ble­men­te exis­tan he­rra­mien­tas es­pe­cia­li­za­das en es­te ti­po de fun­ción, el pre­su­pues­to con el que el cuen­ta el Pon­te­ve­dra CF pa­ra es­te apar­ta­do es in­su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­se con una de ellas. De mo­do que lo lle­van con de­por­ti­vi­dad, aun­que no di­si­mu­lan la du­re­za de su mi­sión.

El res­to del pro­ce­so es al­go más sen­ci­llo. Una vez com­ple­ta­dos es­tos pa­sos so­lo que­da pro­ce­der al are­na­do y el re­sem­bra­do ma­nua­les. Es de­cir, pri­me­ro hay que re­lle­nar par­te de los hue­cos con are­na pro­ce­den­te de Por­tu­gal —así lo acon­se­ja el ex­per­to de la Dipu­tación que ase­so­ra al club gra­na­te en es­ta ma­te­ria—, y, a con­ti­nua­ción, vol­ver a plan­tar hier­ba. El úl­ti­mo paso es, sin em­bar­go, el más sen­ci­llo, en ello coin­ci­den to­dos los res­pon­sa­bles: de­jar des­can­sar el cés­ped una se­ma­na en­te­ra. De ahí que es­te tra­ta­mien­to de man­te­ni­mien­to siem­pre se lle­ve a ca­bo du­ran­te las va­ca­cio­nes de ve­rano y las de Na­vi­dad.

JAI­ME OL­ME­DO

Un ope­ra­rio se en­car­ga de pin­char el cés­ped ca­da 25 cen­tí­me­tros pa­ra des­com­pac­tar­lo.

R. LEIRO

Es­ta­do que pre­sen­ta­ba el cés­ped en fe­bre­ro del año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.