El en­tu­sias­ta no­ta­rio de las hier­bas de San Xoán

¿Qué es­pe­cies hay que co­ger pa­ra la­var la ca­ra el día 24? Cas­tro ela­bo­ró una guía con dis­tin­tas pro­pues­tas

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HER­MI­DA

Sue­le pa­sar a me­nu­do. Quie­nes más sa­ben de un te­ma, so­bre to­do si se tra­ta de al­go re­la­cio­na­do con la tra­di­ción, son los que me­nos se atre­ven a ha­cer ase­ve­ra­cio­nes drásticas so­bre él. Pre­fie­ren ser con­te­ni­dos, cau­tos, ha­blar siem­pre con el «po­si­ble­men­te» de­lan­te. Eso ocu­rre cuan­do uno char­la con Aman­cio Cas­tro, pro­fe­sor ju­bi­la­do de Cien­cias Na­tu­ra­les, so­bre las hier­bas de San Xoán. Es una voz au­to­ri­za­da en la ma­te­ria. No en vano, em­pe­zó en el 2009 a ha­cer un cu­rio­so tra­ba­jo de cam­po. De la mano de Vai­po­lo­río, una aso­cia­ción de la que es di­rec­ti­vo, ca­da año acu­dió a una pa­rro­quia por la que pa­sa el río Ga­fos y en ca­da una bus­có ve­ci­nas —la de las hier­bas de San Xoán, tal y co­mo él se­ña­la, es una tra­di­ción man­te­ni­da por las mu­je­res— que le die­sen sus re­ce­ta del «cacho», que es co­mo le lla­ma en esa zo­na al agua pla­ga­da de flo­res y ho­jas con las que la tra­di­ción in­di­ca que hay que la­var­se el día 24. Es­te año, des­pués de re­co­rrer to­das las parroquias, com­pi­ló da­tos y edi­tó una guía. ¿Cuál es la con­clu­sión del li­bro? Cas­tro ti­ra de pru­den­cia: «Que hai tan­tas for­mas de pre­pa­rar o cacho co­ma per­soas que o fa­gan, son moi­tí­si­mas va­rian­tes. Hai her­bas que se re­pi­ten en moi­tas, pe­ro ou­tras non».

Con Aman­cio, sen­ta­do a la me­sa del ca­fé Mo­derno, se pue­de ha­blar du­ran­te ho­ras de las tra­di­cio­nes de San Xoán sin abu­rrir­se. Tru­fa anéc­do­tas di­ver­ti­das por el me­dio. Co­mo la que le con­ta­ron que su­ce­dió ha­ce años, cuan­do era tra­di­ción mo­ver los ca­rros de las va­cas de si­tio en la vís­pe­ra de San Xoán. «Pa­re­ce ser que nun­ca al­dea en­ri­ba dun ca­rro es­ta­ba dur­min­do un ho­me. Pois le­vá­rono sen que es­per­ta­se e aca­ba­ron bo­tán­doo ao río», cuen­ta en­tre ri­sas. Lue­go, ha­bla de ese tra­ba­jo de cam­po con las hier­bas. Yen­do, año tras año, pa­rro­quia por pa­rro­quia, com­pro­bó que hay al­gu­nas es­pe­cies que son fe­ti­che a la ho­ra de ela­bo­rar el «cacho». Es el ca­so de la hier­ba lui­sa, el ro­me­ro o el to­mi­llo. La que más le sor­pren­dió fue una ve­ci­na que le di­jo que ella le echa­ba un he­le­cho que los miem­bros del co­lec­ti­vo Vaio­po­lo­río, de­di­ca­dos en cuer­po y al­ma al río Ga­fos, nun­ca ha­bían vis­to en las ori­llas de es­te cau­ce. «Cha­mou­nos moi­to a aten­ción que di­xe­ra que lle bo­ta­ba ese fen­to, que ela dixo que se cha­ma­ba lin­gua de ove­lla. O ca­so é que tem­po des­pois pui­de­mos ato­pa­lo on­da o Ga­fos», di­jo. Tam­bién re­cuer­da bien cuan­do fue a ca­sa de Car­men Es­ton­llo, que fa­lle­ció el año pa­sa­do a los 107 años y que cuan­do a él le re­ci­bió ya era cen­te­na­ria: «Ti­ña un­ha me­mo­ria pro­di­xio­sa, dí­xo­nos to­das as her­bas sen es­que­cer­con

se de na­da, foi in­cri­ble», in­di­ca.

No se atre­ve a de­cir de qué lu­gar par­te esa tra­di­ción. Se­ña­la que es an­ces­tral y que hay da­tos que in­di­can que pu­do es­tar prohi­bi­da al cris­tia­nis­mo, por­que se aso­cia­ba a la brujería. «Su­pon­se que o fei­to de la­var­se elas é pa­ra es­pan­tar o mal de ollo. Ade­mais al­gun­ha xen­te se­ca esas fo­llas e flo­res e, por exem­plo, quéi­maas e pá­saas po­la pel can­do lle pi­ca un bi­cho ou ten un­ha ur­ti­ca­ria», di­ce. Aman­cio ha­bla con en­tu­sias­mo de las hier­bas. Po­dría pen­sar­se que es que es­te te­ma le apa­sio­na. Pe­ro con­for­me avan­za la con­ver­sa­ción que­da cla­ro que, en reali­dad, to­do aque­llo re­la­cio­na­do con el me­dio am­bien­te, con la na­tu­ra­le­za o la tra­di­ción son pe­que­ños mo­to­res de su exis­ten­cia.

Las an­gu­las de A Xunqueira

Por­que Aman­cio, de pe­que­ño, ya le ti­ra­ba el asun­to na­tu­ral, aun­que qui­zás un eco­lo­gis­ta de nue­va hor­na­da se asus­ta­ría con lo que ha­cía. Él vi­vía en la ca­lle Real, en el cen­tro pon­te­ve­drés. Pe­ro los me­jo­res en­tre­te­ni­mien­tos los en­con­tra­ba en las Xun­quei­ras de Al­ba. «Alí co­llía­mos de to­do. E can­do che­ga­ba­mos á ca­sa... man­dá­ban­nos ti­rar to­do. Co­llía­mos un mon­tón de an­gu­las, ha­bía moi­tí­si­mas, era un au­tén­ti­co cria­dei­ro». Sus ex­pe­ri­men­tos a pie de cam­po se mul­ti­pli­ca­ban cuan­do po­día es­ca­par­se a la ca­sa de sus abue­los, en Co­to­ba­de. Es­tu­dió Ma­gis­te­rio y su pri­mer em­pleo fue for­man­do a adul­tos que se pre­sen­ta­ban a opo­si­cio­nes. Les da­ba ma­te­má­ti­cas. Un buen día de­ci­dió que él tam­bién de­bía opo­si­tar. Sa­có la pla­za en la ra­ma de Ma­te­má­ti­cas y Cien­cias Na­tu­ra­les, y fue es­ta se­gun­da dis­ci­pli­na la que ocu­pó su vi­da la­bo­ral. No fue un pro­fe­sor al uso. Se­gu­ra­men­te mu­chos alum­nos le re­cor­da­rán por su que­ren­cia por la do­cen­cia a pie de cam­po, ha­cien­do ex­pe­ri­men­tos, des­cu­brien­do eco­sis­te­mas... Siem­pre le ti­ró la pe­da­go­gía, de he­cho, des­de los años ochen­ta lle­va vin­cu­la­do a Ollo de Sa­po, es­pe­cia­li­za­do en bus­car re­cur­sos en ga­lle­go pa­ra la escuela y tam­bién for­mó par­te de la So­cie­da­de Ga­le­ga de Xeo­gra­fía.

Co­mo maes­tro, dio cla­ses en Cas­tre­lo (Cambados), en Mos­tei­ro (Meis), en el Ce­fo­re —el an­ti­guo cen­tro de for­ma­ción de do­cen­tes—, en Mon­da­riz y, en la úl­ti­ma eta­pa, en el ins­ti­tu­to Xunqueira II. Di­ce que nun­ca le gus­tó que­dar­se de­ma­sia­do tiem­po en un mis­mo si­tio. Lo cuen­ta, co­mo to­do, con una en­tra­ña­ble anéc­do­ta: «Un­ha vez en Mon­da­riz vin que un­ha an­ti­ga alum­na mi­ña vi­ña a traer xa ao seu fi­llo ao co­le­xio... en­tón di­xen pa­ra min mes­mo: ‘Aman­cio, va­mos a ou­tro la­do, non po­de­mos se­guir no mes­mo si­tio sem­pre’». Qui­zás sea ese ca­rác­ter, el de re­no­var­se o mo­rir, el que ha­ce que, ya ju­bi­la­do, man­ten­ga una enor­me ac­ti­vi­dad. Le gus­ta ser mon­ta­ñe­ro, pal­mar la na­tu­ra­le­za y, có­mo no, las hier­bas, de San Xoán. De ellas, di­ce que no es nin­gún ex­per­to. Sim­ple­men­te, un no­ta­rio que se en­car­gó lle­var­las al pa­pel.

RA­MÓN LEI­RO

Aman­cio Cas­tro fue pro­fe­sor de Cien­cias Na­tu­ra­les en Cambados, Mon­da­riz y Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.