Pi­den a la red de O Mu­lo mul­tas que su­man la cuar­ta par­te de los pre­su­pues­tos gallegos

El fis­cal sos­tie­ne que on­ce de los tre­ce acu­sa­dos de­ben abo­nar 2.318 mi­llo­nes de eu­ros en san­cio­nes

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - LÓPEZ PENIDE

«Por lle­var unos muebles en una fur­go­ne­ta no se pue­de in­ter­ve­nir un te­lé­fono mó­vil»

Si los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos de Ga­li­cia as­cien­den al al­go más de nue­ve mil mi­llo­nes de eu­ros, la mul­tas que el fis­cal so­li­ci­ta pa­ra Rafael Bu­ga­llo Pi­ñei­ro, O Mu­lo, y el res­to de acu­sa­dos que con­si­de­ra que in­te­gra­ban su red su­man apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de es­ta can­ti­dad: 2.318 mi­llo­nes de eu­ros.

En el ca­so de O Mu­lo, pa­ra quien el mi­nis­te­rio pú­bli­co pi­de nue­ve años, cua­tro me­ses y quin­ce días de cár­cel, se so­li­ci­tan tres­cien­tos mi­llo­nes de eu­ros en mul­tas. Con­si­de­ra que es­te arou­sano es­tá si­tua­do en la cús­pi­de de es­te en­tra­ma­do cri­mi­nal, de tal mo­do que los res­tan­tes diez en­cau­sa­dos se­rían sus sub­al­ter­nos.

Tal vi­sión no fue com­par­ti­da, ni mu­cho me­nos, por los abo­ga­dos de la de­fen­sa. En­tre otros ar­gu­men­tos, ayer sos­tu­vie­ron que «no exis­te una je­rar­quía tal y co­mo la en­ten­de­mos», así co­mo «no hay una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal tal y co­mo es­ta­ble­ce del Có­di­go Pe­nal» es­pa­ñol.

De he­cho, sos­tu­vie­ron la te­sis de que no se pue­de ha­blar de una per­ma­nen­cia en el tiem­po, de tal mo­do que los pro­ce­sa­dos no ha­brían con­ti­nua­do co­la­bo­ran­do en­tre sí en otras ope­ra­cio­nes.

El fis­cal, por su par­te, in­sis­tió en la exis­ten­cia de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. De es­te mo­do, y de­jan­do al mar­gen a O Mu­lo, es­ta­ble­ce tres ran­gos de pe­nas. Por un la­do, aque­llos en­cau­sa­dos que re­cha­za­ron con­fe­sar la au­to­ría de los he­chos por los que, en su día, fue­ron in­ves­ti­ga­dos. En es­te ca­so, ins­ta a la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra a que con­de­ne a Gus­ta­vo A. C., Fer­nan­do B. C. y Fredy Wi­lli C. L. a nue­ve años y un día de cár­cel y mul­tas por im­por­te glo­bal de 260 mi­llo­nes de eu­ros por un de­li­to con­tra la sa­lud pú­bli­ca y a dos años de pri­sión por or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

Es­tas pe­nas se re­du­cen con­si­de­ra­ble­men­te has­ta los seis años y nue­ve me­ses por el pri­me­ro de los de­li­tos y al año por el se­gun­do en el su­pues­to de cua­tro de los impu­tados que asu­mie­ron su par­ti­ci­pa­ción en los he­chos en­jui­cia­dos. En­tre es­tos, se en­cuen­tra José Antonio B. P., mano de­re­cha y hom­bre de con­fian­za de O Mu­lo; Luis Miguel F. V., me­cá­ni­co de pro­fe­sión y fun­da­men­tal en la pues­ta a pun­to de las pla­nea­do­ras; Fer­nan­do Rafael P. R., quien con­tra­tó el pes­que­ro Ra­to­ne­ro pa­ra que su­mi­nis­tra­se com­bus­ti­ble en al­ta mar a la pla­nea­do­ra que ali­jó los 3,5 toneladas de co­caí­na en el 2008; y José Luis D. D., patrón de es­te pes­que­ro. En el ca­so de to­dos ellos, se pi­den tam­bién 260 mi­llo­nes en mul­tas.

Ya por úl­ti­mo, las pe­nas más ba­jas —dos años y tres me­ses por nar­co­trá­fi­co y 66 mi­llo­nes en san­cio­nes, y me­dio año por or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal— se so­li­ci­tan en los ca­sos de José Manuel D. G., José Luis M. G. y Vi­cen­te P. S. De ellos, el fis­cal in­ci­día en que eran los en­car­ga­dos de bus­car embarcaciones que qui­sie­ran par­ti­ci­par en ope­ra­cio­nes de trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes.

Las de­fen­sas

Co­mo es­ta­ba pre­vis­to, ayer la ma­yor par­te de las de­fen­sas mos­tra­ron su oposición a es­tas pe­nas. Ya no se tra­ta so­lo de que no con­si­de­ren que exis­ta el de­li­to de or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, sino que en­tien­den que de­bía pon­de­rar­se co­mo ate­nuan­te muy cua­li­fi­ca­da la de­mo­ra que ha su­fri­do es­te pro­ce­di­mien­to.

In­sis­tie­ron en que la con­fe­sión ten­dría que con­lle­var una ma­yor re­ba­ja de las con­de­na­das so­li­ci­ta­das por el fis­cal. «No es una co­la­bo­ra­ción ba­nal, no es sub­si­dia­ria», se­ña­ló el le­tra­do Víc­tor Bou­zas. «Qui­zás sin la co­la­bo­ra­ción de mi clien­te no hu­bie­ra la con­fe­sión de otros en­cau­sa­dos».

Si ini­cial­men­te tre­ce acu­sa­dos se sen­ta­ron en el ban­qui­llo, dos vie­ron co­mo el fis­cal les re­ti­ra­ba los car­gos y tres pro­cla­ma­ron su inocen­cia fren­te a las impu­tacio­nes de la Fiscalía an­ti­dro­ga. Ayer, sus abo­ga­dos mos­tra­ron una es­tra­te­gia di­fe­ren­te de la que es­gri­mie­ron los le­tra­dos de los en­cau­sa­dos que sí con­fe­sa­ron los he­chos.

Al igual que ocu­rrió en la pri­me­ra se­sión de es­te jui­cio, cen­tra­ron bue­na par­te de su ar­gu­men­ta­ción en tra­tar de de­mos­trar que se vul­ne­ra­ron de­re­chos fun­da­men­ta­les de sus clien­tes, al tiem­po que re­mar­ca­ron que no exis­tían prue­bas de car­go con­tra ellos. Así, el re­pre­sen­tan­te de Gus­ta­vo A. C., de quien el fis­cal man­tu­vo que par­ti­ci­pó en reunio­nes y te­nía el co­me­ti­do de vi­gi­lar las embarcaciones del Ser­vi­cio de Vi­gi­lan­cia Adua­ne­ra en Ma­rín y Vi­go, re­mar­có que se es­tá an­te «un cla­ro ca­so de nu­li­dad (...). Por lle­var unos muebles en una fur­go­ne­ta no se pue­de in­ter­ve­nir un te­lé­fono mó­vil».

Fur­ti­vis­mo de la viei­ra

De igual mo­do, re­cha­zó que hu­bie­se con­tro­la­do las lan­chas del SVA, «ni hay prue­bas de que es­tu­vie­ra». En su lu­gar, alu­dió a que real­men­te vi­gi­la­ba las lan­chas de vi­gi­lan­cia pes­que­ra en el mar­co del fur­ti­vis­mo de la viei­ra. «No hay ele­men­tos que in­di­que que la te­sis de Gus­ta­vo sea me­nos creí­ble que la del SVA», in­di­có.

R. LEIRO

El fis­cal pi­de las mul­tas más ele­va­das, tres­cien­tos mi­llo­nes de eu­ros, a Rafael Bu­ga­llo, «O Mu­lo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.