«Meu so­bri­ño que­dou ce­go dun ollo e os pou­cos días de vir, xa veía»

ÁN­GE­LES VEI­GA REY VE­CI­NA DE FOZ

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS -

La de­vo­ción a la Vir­gen se pal­pa en la mi­ra­da y en los ges­tos de mu­chas de las per­so­nas que acu­den ca­da año al san­tua­rio. Uno ve fa­mi­lias en­te­ras de abue­los a nie­tos, ma­tri­mo­nios co­gi­dos del bra­zo que aga­rran con fuer­za una fi­gu­ra de ce­ra. Án­ge­les Vei­ga Rey, ve­ci­na de Foz, apun­ta­ba ayer que «ve­ño den­de fai 18 anos». Cuen­ta que un so­brino que «era al­ba­ñil e non che­ga­ba aos 30 anos e ti­ña máns de ou­ro» se que­dó cie­go de un ojo. Ex­pli­ca que en­ca­lan­do una pa­red le ca­yó cal en un ojo y le que­mó la cor­nea y el epi­te­lio. La so­lu­ción «era ope­rar, pe­ro ti­ña un­ha in­fec­ción e ha­bía ris­co que le pa­sa­ra o ou­tro ollo, foi a Pam­plo­na, a Ovie­do e na­da». Des­pués de eso, apun­ta, «fa­la­ron­me des­ta Vir­xe, vi­ñen e aos tres ou ca­tro días, el es­ta­ba sen­ta­do e em­pe­zou a ver e ho­xe ve». No fue el úni­co mi­la­gro que acha­ca a la Vir­xe do Cor­pi­ño afir­man­do que «ofre­cín a moi­ta xen­te do can­cro e todos es­tán vi­vos, só me fa­llou un­ha». Né­li­da, de Teo, na­rra que ya con cin­co o seis años se le­van­ta­ba pa­ra co­ger el au­to­bús a las seis de la ma­ña­na y ve­nir con su ma­dre. Un via­je que ha­ce unos años lle­gó a ha­cer an­dan­do des­de su ca­sa. Ex­pli­ca que «ofre­cín­me por mi­ña nai que lle ían a cor­tar un­ha per­na». Mu­rió años des­pués pe­ro con las dos pier­nas, se­ña­la. Las his­to­rias y los ges­tos se re­pi­ten y tam­bién las pe­ti­cio­nes por la fa­mi­lia y por uno mis­mo. «Men­tras poi­da­mos vir, aquí es­ta­re­mos», apun­ta­ba una se­ño­ra afir­man­do que «lle te­mos moi­ta fe».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.