«Fra­ga triun­fó por su sen­ti­do de la emi­gra­ción, no por su ideo­lo­gía»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA -

La vi­da po­lí­ti­ca de Cas­te­lao Bragaña fue tar­día. Se in­ten­si­fi­có con la lle­ga­da a la Xun­ta de Fra­ga, al cual fue co­no­cien­do en los múl­ti­ples via­jes por Amé­ri­ca. Hu­bo co­ne­xión per­so­nal, pe­ro no tan­to por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas co­mo por la in­ne­ga­ble ca­pa­ci­dad que te­nía el de Vi­lal­ba pa­ra en­ten­der­se con los emi­gran­tes. «Yo no de­fen­dí al PP, de­fen­dí a la emi­gra­ción». Con to­do, se pier­de con dos anéc­do­tas que re­fle­jan una re­la­ción in­ten­sa con el fun­da­dor de AP, co­mo el día que le lla­mó pa­ra es­tre­nar con un desa­yuno la re­si­den­cia de Mon­te Pío.

El emi­gran­te, ex­pli­ca, no era fra­guis­ta por ser del PP. «Triun­fó por su sen­ti­do de la emi­gra­ción, y por­que veían que él que­ría iden­ti­fi­car­se con la gen­te, y eso lo agra­de­cen. Hay mu­chos emi­gran­tes con po­ca for­ma­ción, pe­ro tie­nen mu­cho ol­fa­to, y sa­ben quién es ho­nes­to». La re­la­ción con Fra­ga fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que se in­cor­po­ra­se al Par­la­men­to de Ga­li­cia, don­de se sin­tió que­ri­do: «Biei­to Lobeira (BNG) siem­pre me per­do­nó mi mal ga­lle­go y que aca­ba­se ha­blan­do en cas­te­llano con acen­to por­te­ño».

Se emo­cio­na al re­cor­dar su lu­cha pa­ra traer a Santiago a to­do el Con­se­jo de la Emi­gra­ción, un ór­gano por el que sien­te res­pe­to. «Si te­nía que po­si­cio­nar­me en­tre el Go­bierno y el Con­se­jo, siem­pre me pu­se del la­do de mis con­se­je­ros», ar­gu­men­ta pa­ra in­sis­tir en que su vo­ca­ción eran los ga­lle­gos del ex­te­rior. Su car­go le per­mi­tió en­con­trar­se con re­yes y pre­si­den­tes, pe­ro en una oca­sión se vio des­bor­da­do al pre­pa­rar un dis­cur­so en una ofren­da al Após­tol: «Nun­ca le ha­bía ha­bla­do a un san­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.