Ra­fael Cuí­ña cree que el PP per­dió la cen­su­ra aun­que no la pre­sen­tó

Nie­ga pa­rá­li­sis del Con­ce­llo y fal­ta de re­le­van­cia an­te otras ad­mi­nis­tra­cio­nes, ani­man­do a Cres­po a eva­luar si de­be di­mi­tir en la po­lí­ti­ca lo­cal tras per­ju­di­car a los ve­ci­nos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - JA­VIER BE­NI­TO

El al­cal­de de La­lín, Ra­fael Cuí­ña, ac­tuó ayer co­mo por­ta­voz del go­bierno lo­cal pa­ra va­lo­rar la de­ci­sión del Par­ti­do Po­pu­lar de no pre­sen­tar mo­ción de cen­su­ra, cu­yo pla­zo ex­pi­ra­ba ma­ña­na. Los po­pu­la­res lo ha­bían anun­cia­do es­te lu­nes en­tre crí­ti­cas a la pa­rá­li­sis mu­ni­ci­pal, con­si­de­ran­do que el cua­tri­par­ti­to de­bía po­ner­se a tra­ba­jar pa­ra no per­der otros dos años. El re­gi­dor la­li­nen­se fue con­tun­den­te al con­si­de­rar que el PP ha per­di­do esa mo­ción de cen­su­ra no pre­sen­ta­da, in­vi­tan­do a su por­ta­voz mu­ni­ci­pal, Jo­sé Cres­po, a pre­gun­tar­se si de­be se­guir en po­lí­ti­ca lo­cal tras oca­sio­nar gra­ves per­jui­cios a los ve­ci­nos y em­pre­sa­rios de La­lín por la de­mo­ra en apro­bar­se los pre­su­pues­tos. Tam­bién ma­ti­zó que no pe­di­rá su dimisión co­mo hu­bie­ra he­cho, ya lo ha­bía anun­cia­do, en ca­so que no hu­bie­se pros­pe­ra­do la ci­ta­da mo­ción en ca­so de ha­ber­se lle­va­do ade­lan­te.

Ra­fael Cuí­ña ca­li­fi­có de bas­tan­te gra­ve el «tea­tro» del PP que ha cau­sa­do da­ño a los in­tere­ses de los ve­ci­nos, es­pe­ran­do ca­si has­ta fi­nal de pla­zo pa­ra anun­ciar que no ha­bría mo­ción de cen­su­ra y re­tra­san­do así la en­tra­da en vi­gor del pre­su­pues­to pa­ra es­te año. Ase­gu­ró que el go­bierno lo­cal es­pe­ra­ba esa de­ci­sión y que no es­tu­vie­ron ner­vio­sos du­ran­te el pro­ce­so ni un so­lo se­gun­do. Afir­mó que Cres­po y su equi­po de tra­ba­jo ca­yó «nun ri­dícu­lo es­tre­pi­to­so», ase­ve­ran­do que es­tu­vie­ron in­ten­tan­do bus­car cual-

quier sub­ter­fu­gio le­gal pa­ra pre­sen­tar la cen­su­ra con el apo­yo de quien fue pre­si­den­te pro­vin­cial de los po­pu­la­res, Ra­fael Lou­zán, al que acu­só de ser es­pe­cia­lis­ta en mo­cio­nes de cen­su­ra. In­clu­so di­jo te­ner in­for­ma­ción de que se ba­ra­jó dar el bas­tón de man­do al edil no ads­cri­to, Juan Jo­sé Cruz, al que til­dó de «per­so­na­xe po­lí­ti­co im­pren­sen­ta­ble», acu­san­do a los po­pu­la­res de fal­ta de res­pe­to ab­so­lu­to al car­go de al­cal­de. Ase­gu­ró que re­cu­rrie­ron a una ac­ti­tud que ro­zó lo an­ti­de­mo­crá­ti­co con tal de des­ban­car a quie­nes «fo­mos es­co­lli­dos pa­ra o cam­bio en La­lín».

El re­gi­dor di­jo que el go­bierno sa­bía la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca que su­pon­dría pre­sen­tar la mo­ción de con­fian­za y per­der­la, pe­ro asu­mie­ron ese des­gas­te con el fin de con­tar con un pre­su­pues­to pa­ra es­te año, el me­jor pa­ra los ve­ci­nos. Di­jo que el re­tra­so ha ge­ne­ra­do per­jui­cios a la eco­no­mía lo­cal pa­ra afir­mar que a Cres­po Igle­sias qui­zás no le gus­tan las bue­nas no­ti­cias en to­dos los pa­rá­me­tros, des­de pa­ro a aper­tu­ra de co­mer­cios, que se pro­du­cen en La­lín en es­tos dos úl­ti­mos años. Le re­cor­dó la pér­di­da de mi­les de vo­tos en los co- mi­cios del 2015 por el PP por la ac­ti­tud pre­po­ten­te y la «xes­tión ab­so­lu­ta­men­te ne­fas­ta» en el go­bierno, acha­cán­do­les des­pil­fa­rro. Lo ejem­pli­fi­có en el nue­vo con­sis­to­rio, con 15 mi­llo­nes de eu­ros de cos­te; si se hu­bie­ra em­plea­do tan so­lo un ter­cio de esa can­ti­dad en su­mi­de­ros, to­do el ru­ral ya con­ta­ría con red de al­can­ta­ri­lla­do. Y di­jo que no iba a caer en los in­sul­tos aun­que des­li­zó una alu­sión a «co­bar­des po­lí­ti­cos» pa­ra los po­pu­la­res.

Ne­gó Cuí­ña el in­cum­pli­mien­to de acuer­dos ple­na­rios sig­ni­fi­can­do que ellos lo han he­cho por ejem­plo con el te­ma de los pla­nes eu­ro­peos y el Du­si. Re­ba­tió la su­pues­ta irre­le­van­cia del Con­ce­llo al sig­ni­fi­car que mu­chos al­cal­des de to­do signo po­lí­ti­co o la Dipu­tación les po­nen de re­fe­ren­cia, aun­que re­co­no­ció las di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a acuer­dos con la Xun­ta. Y anun­ció la in­mi­nen­te pues­ta en marcha de mu­cha obra en La­lín, «o que vai fa­cer so­frir ao PP». Pe­se a las crí­ti­cas a los po­pu­la­res, el go­bierno no cie­rra las puer­tas al diá­lo­go con es­ta for­ma­ción, la­men­tan­do que no qui­sie­sen ne­go­ciar los pre­su­pues­tos y que ni si­quie­ra pre­sen­ta­sen una en­mien­da.

Ade­más ca­li­fi­có de ca­lum­nia gra­ve que el PP ase­gu­ra­se que hay ve­ci­nos y em­pre­sas ame­na­za­dos por el go­bierno lo­cal, exi­gien­do ex­pli­ca­cio­nes y da­tos pú­bli­cos. Di­jo que si hu­bie­se se­gui­do es­ta for­ma­ción al fren­te del Con­ce­llo, es­te ten­dría un al­to por­cen­ta­je de es­tar en quie­bra y no exis­ti­rían las fra­gas de Ca­ta­sós.

«A ac­ti­tu­de do PP foi bas­tan­te gra­ve, fi­xo tea­tro ab­so­lu­to en con­tra dos in­tere­ses dos ve­ci­ños de La­lín»

Ra­fael Cuí­ña Al­cal­de de La­lín

Cuí­ña com­pa­re­ció en el des­pa­cho de la al­cal­día pa­ra dar la ver­sión del go­bierno so­bre la de­ci­sión del PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.