«En Ga­li­cia hay ele­men­tos pres­cri­tu­ra­les de pri­mer or­den»

El di­se­ña­dor afron­ta en su nue­vo li­bro el es­tu­dio de la ico­no­gra­fía pre­cél­ti­ca y cél­ti­ca

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA -

Carlos Nú­ñez, Le­vieux —co­mo él se de­no­mi­na pa­ra dis­tin­guir­se del mú­si­co Carlos Nú­ñez, su hi­jo— des­bor­da vi­ta­li­dad y arro­jo a la ho­ra de afron­tar los te­mas que le in­tere­san y apa­sio­nan. El miem­bro del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Vi­gue­ses aú­na en Vi­go me­tro­po­li­tano na Ga­li­cia

cél­ti­ca (Xe­rais) el di­se­ño y el mun­do cél­ti­co. El re­sul­ta­do, des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co, abre un de­ba­te que de­be­ría ser in­ten­so. Des­de el pun­to de vis­ta grá­fi­co, el li­bro es un de­rro­che de imá­ge­nes y re­pro­duc­cio­nes que ayu­da­rán al lec­tor a se­guir la te­sis del au­tor. —¿Qué le hi­zo afron­tar es­te nue­vo li­bro?

—Tra­to de co­mu­ni­ca­dor la gran ri­que­za grá­fi­ca que te­ne­mos en nues­tro en­torno me­tro­po­li­tano. He­mos ela­bo­ra­do un li­bro con mu­cha ima­gen pa­ra que to­do el mun­do pue­da en­ten­der la gran ri­que­za de for­mas prehis­tó­ri­cas que te­ne­mos en nues­tra área me­tro­po­li­ta­na. Di­go me­tro­po­li­ta­na por­que O Po­rri­ño, A Guarda, Oia, Pon­tea­reas, Mon­da­riz, etc, tie­nen mu­cho que de­cir. Si tra­za­mos una lí­nea en­tre Vi­go y Bra­ga den­tro de es­te po­lí­gono se en­cuen­tra po­si­ble­men­te el di­se­ño pre­cél­ti­co y cél­ti­co más ri­co de to­da Eu­ro­pa. —¿A qué apli­ca el tér­mino cél­ti­co en es­ta obra?

—El tér­mino cel­ta es uti­li­za­do en es­te li­bro pa­ra des­cri­bir a la so­cie­dad in­dí­ge­na des­de sus al­bo­res en pleno apo­geo del me­ga­li­tis­mo, allá por el me­nos 3.000 has­ta el 300. Lo cel­ta no es lo que los ro­mán­ti­cos del si­glo XIX nos han di­cho, aque­llo de que ve­nía de la cul­tu­ra Halls­tatt y La Tè­ne has­ta aquí. No, es to­do lo con­tra­rio por­que lo cél­ti­co es lo de aquí; es­te tér­mino se co­rres­pon­de con la de­no­mi­na­ción uti­li­za­da por los pue­blos co­lo­ni­za­do­res, fe­ni­cios, grie­gos y ro­ma­nos —Us­ted de­di­ca el li­bro a quie­nes su­frie­ron por di­vul­gar la esen­cia de la cul­tu­ra de la so­cie­dad ga­lai­ca en cla­ve cél­ti­ca. ¿A qué se re­fie­re? —La Uni­ver­si­dad de Santiago de Com­pos­te­la es una fuer­za co­rrup­to­ra muy gran­de, que ejer­ce una pre­sión muy fuer­te por­que ha im­pe­di­do el desa­rro­llo de la dis­cu­sión, de la crí­ti­ca y del es­tu­dio de la co­sa cel­ta. De ahí la de­di­ca­to­ria. Es una deu­da que te­ne­mos que re­co­no­cer. Des­de el mo­men­to en que el Bri­tish Mu­seum y las gran­des uni­ver­si­da­des, co­mo Ox­ford o Du­blín, re­co­no­cen el gran pa­pel cél­ti­co de Ga­li­cia em­pie­za la re­con­si­de­ra­ción. En los años ochen­ta fue te­rri­ble por­que la his­to­ria pa­ra Santiago na­cía con Roma. To­da la ico­no­gra­fía an­te­rior y to­da la cul­tu­ra an­te­rior se ha ol­vi­da­do. Yo en es­te li­bro tan so­lo abor­do los te­mas ico­no­grá­fi­cos, y sa­co mis pro­pias con­clu­sio­nes. Pa­ra mí, lo más im­por­tan­te es que te­ne­mos en Ga­li­cia ele­men­tos pres­cri­tu­ra­les de pri­mer or­den. Cla­ro, unos di­cen que la es­cri­tu­ra ha na­ci­do en Su­me­ria en el -3.400, y es­toy de acuer­do, pe­ro de­ter­mi­na­do ti­po de sis­te­ma de es­cri­tu­ra, por­que los in­cas han te­ni­do otros ti­pos de es­cri­tu­ra. Pe­ro es que aquí te­ne­mos de­ter­mi­na­dos sím­bo­los, que

apa­re­cen en el li­bro y que se in­di­can a qué pe­tro­gli­fo co­rres­pon­den, que se re­pi­ten en Ga­li­cia. Son sím­bo­los pres­cri­tu­ra­les por­que son sím­bo­los ideo­grá­fi­cos. —¿Y qué pa­sa de­pués de la ro­ma­ni­za­ción?

—La cul­tu­ra in­doeu­ro­pea me­di­te­rrá­nea arri­ba a las aguas atlán­ti­cas en el -6000, pe­ro, por otra par­te, te­ne­mos los con­tac­tos pre­vios que ya exis­tían en­tre Ga­li­cia con los ma­res del Nor­te, con la cul­tu­ra atlán­ti­ca eu­ro­pea. Es­te con­tac­to in­doeu­ro­peo crea una cul­tu­ra au­tóc­to­na, y en el Me­ga­li­tis­mo se ve con mu­cha cla­ri­dad cuá­les son nues­tros sím­bo­los, in­clu­so nues­tra len­gua. Ya con Roma, no se pu­do eli­mi­nar la cul­tu­ra an­te­rior, pe­ro vie­ne el la­tín con una es­cri­tu­ra y una cul­tu­ra im­pues­ta. Des­pués vie­ne la re­li­gión ca­tó­li­ca, que aquí tar­dó mu­cho tiem­po en ins­tau­rar­se. La Igle­sia ha­ce la in­te­gra­ción del 90 % o más de la ico­no­gra­fía cél­ti­ca. Ya no di­go las for­mas cha­má­ni­cas, pe­ro sí las druí­di­cas las in­te­gran. —¿Es el tris­quel el prin­ci­pal icono cél­ti­co?

— No, hay mu­chos. Ga­li­cia es muy ri­ca. Lo que aquí se da, se re­pi­te mu­cho con pos­te­ri­dad en la zo­na sur de Ita­lia y en Gre­cia; hay re­pro­duc­cio­nes ca­si cal­ca­das con las que hay a más de 3.000 años de unos a otros. Por ejem­plo, en el Tre­ga, en A Guarda, hay una ri­que­za tre­men­da, pe­ro su mu­seo es vul­gar, lleno de an­ti­güe­dad, y eso hay que pre­sen­tar­lo al mun­do de otra ma­ne­ra. La cul­tu­ra cas­tre­xa hay que di­na­mi­zar­la de otra ma­ne­ra pa­ra que la gen­te la en­tien­da; to­da la ri­ca ico­no­gra­fía ga­lai­ca hay que lle­var­la a la so­cie­dad de con­su­mo pa­ra que se apli­quen esos di­se­ños en to­dos los ám­bi­tos. Hay que reivin­di­car to­da esa cul­tu­ra.

«La Uni­ver­si­dad de Santiago im­pi­dió el es­tu­dio de lo cél­ti­co»

XOÁN CARLOS GIL

Carlos Nú­ñez se­rá el pre­go­ne­ro de la Fei­ra do Li­bro de Vi­go el vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.