La di­se­ña­do­ra que lle­gó por ca­sua­li­dad y triun­fó

Oriun­da de Poio y re­si­den­te en Bar­ce­lo­na, tie­ne cla­ro que «los sue­ños se pue­den ha­cer reali­dad»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - LA VOZ DE DEZA Y TABEIRÓS - LÓPEZ PENIDE

«Por ca­sua­li­dad». Con es­tas dos pa­la­bras, Amai Ro­drí­guez (Poio, 1985) ex­pli­ca có­mo lle­gó al mun­do de la mo­da, un mun­do en el que ya ha co­se­cha­do im­por­tan­tes pre­mios. «Es­ta­ba es­tu­dian­do Be­llas Ar­tes en Pon­te­ve­dra y mi ma­dre me su­gi­rió que hi­cie­ra la prue­ba de ac­ce­so de mo­da. Me ins­cri­bí, me sa­lió bien y, de he­cho, me gus­tó tan­to que de­jé la fa­cul­tad pa­ra de­di­car­me úni­ca­men­te a la mo­da. Pa­ra mí era el ca­mino que ne­ce­si­ta­ba pa­ra crear una for­ma de ex­pre­sión que no en­con­tré, a lo me­jor, en Be­llas Ar­tes. No es al­go que me ven­ga de fa­mi­lia o que en ella ha­ya sas­tres... Fue pu­ra ca­sua­li­dad, pe­ro es­toy muy con­ten­ta de aque­lla de­ci­sión», se­ña­la des­de Bar­ce­lo­na.

Sur­gi­da de la pri­me­ra pro­mo­ción de Es­dem­ga, los Es­tu­dos Su­pe­rio­res de De­se­ño Téx­til e Mo­da de Ga­li­cia, es­te año es­tá sien­do muy es­pe­cial pa­ra es­ta di­se­ña­do­ra. No so­lo por su re­torno a El Ego de Ci­be­les, du­ran­te la pa­sa­da Ma­drid Fas­hion Week don­de pre­sen­tó su ter­ce­ra co­lec­ción, o por la aper­tu­ra de su tien­da on li­ne y de un pun­to fí­si­co de ven­ta en Bar­ce­lo­na, sino por­que tam­bién por­que re­cien­te­men­te la Aso­cia­ción de Jó­ve­nes y Nue­vos Di­se­ña­do­res Es­pa­ño­les le con­ce­dió el Pre­mio Na­cio­nal a la Ex­ce­len­cia Em­pre­sa­rial en Mo­da en la ca­te­go­ría de mo­da pa­ra mu­jer.

«Aún es­toy que no me lo creo», apun­ta cuan­do se le pre­gun­ta por es­te úl­ti­mo ga­lar­dón. «Que te den un pre­mio así me mo­ti­va pa­ra se­guir ade­lan­te por­que em­pren­der es­tá genial, pe­ro es com­pli­ca­do», aña­de. En es­te pun­to, Amai Ro­drí­guez des­ta­ca que sa­lió de Ci­be­les con va­rios en­car­ga­dos, por lo que «es­toy ha­cien­do mi­ni­pro­duc­ción. Len­ta­men­te, po­co a po­co, sin gran­des can­ti­da­des».

Tras cul­mi­nar los es­tu­dios de Es­dem­ga, de­bu­ta en El Ego de Ci­be­les con su pri­mer co­lec­ción, que lue­go lle­va­ría al con­cur­so Its Fas­hion 7 de Tries­te (Ita­lia) y a la pa­sa­re­la Mo­do­rra Trans de Bil­bao. En­tre abril y oc­tu­bre de aquel 2008 tra­ba­ja co­mo di­se­ña­do­ra pa­ra Za­ra Wo­man. Es­te pe­río­do le sir­vió có­mo ex­pe­rien­cia en una gran em­pre­sa: «Es­tá muy bien sa­ber co­mo se mue­ve un gi­gan­te, co­no­cer por den­tro la ma­qui­na­ria».

Lue­go ven­dría su se­gun­da co­lec­ción y su nue­vo pa­se por Ci­be­les con la que ob­ten­dría el Pre­mio L’Oréal Pa­rís, y ya en el 2010 acu­de a la Ga­li­cia Fas­hion Week y se pue­den con­tem­plar sus di­se­ños en la Fas­hion Freak de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, don­de es­tá asen­ta­da en la ac­tua­li­dad. «Aquí aún hay mu­chí­si­mos ta­lle­res, jó­ve­nes em­pren­de­do­res, aso­cia­cio­nes de ar­tis­tas... Ca­si cual­quier co­sa es po­si­ble rea­li­zar aquí», al tiem­po que tie­ne la sen­sa­ción de que en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga fal­ta al­gún ti­po de pla­ta­for­ma que sir­va pa­ra im­pul­sar a crea­do­res emer­gen­tes.

La ciu­dad con­dal es con Gau­dí un ex­po­nen­te de la ar­qui­tec­tu­ra su­rrea­lis­ta, un mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co que im­preg­na las crea­cio­nes de es­ta di­se­ña­do­ra. A fin de cuen­tas sus co­lec­cio­nes, co­mo ella mis­ma in­di­ca, «siem­pre gi­ran en torno a un con­cep­to y el su­rrea­lis­mo siem­pre me ha gus­ta­do co­mo mo­vi­mien­to, el ro­man­ti­cis­mo tam­bién, pe­ro si al­go de­fi­ne la co­lec­ción son los prints que he crea­do con mis pro­pias ilus­tra­cio­nes a mano».

«Me gus­ta mu­chí­si­mo la se­da, so­bre to­do por la caí­da —in­di­ca cuan­do se le pre­gun­ta por los ma­te­ria­les con los que se sien­te más có­mo­da tra­ba­jan­do—, pe­ro de­pen­de de lo que quie­ras trans­mi­tir. Me gus­ta la con­tra­po­si­ción de tex­tu­ras que es lo que con­si­go en es­ta co­lec­ción... Jer­séis de la­na con fal­das va­po­ro­sas ti­po se­da... Ca­da uno te ayu­da a crear una sen­sa­ción di­fe­ren­te». En to­do ca­so, si hay al­go que lla­ma la aten­ción es que se tra­ta de di­se­ños que pa­re­cen no en­ten­der de eda­des, ni de si­tua­cio­nes. «Tam­bién me sor­pren­dió. Yo los veía co­mo muy ca­sual y los es­ti­lis­mos los es­tán lle­van­do a bo­das», re­co­no­ce en­tre ri­sas.

En es­te pun­to, sur­ge el de­ba­te: tien­da fí­si­ca o vir­tual. Amai lo tie­ne cla­ro. «Te­ner tien­da on li­ne es genial, pe­ro po­der ver al pú­bli­co có­mo se prue­ba las pren­das, có­mo te ha­ce pre­gun­tas o, in­clu­so, te acon­se­ja... El con­tac­to con es­ta reali­dad no tie­ne pre­cio», sub­ra­ya. Mien­tras mi­ra con de­ci­sión al fu­tu­ro, un fu­tu­ro en el que tie­ne cla­ro que va a lu­char por «se­guir sa­can­do mi mar­ca. Sé que es muy di­fí­cil por­que es un tra­ba­jo con­ti­nuo, pe­ro los sue­ños se pue­den ha­cer reali­dad».

Amai Ro­drí­guez aca­ba de re­ci­bir el Pre­mio Na­cio­nal a la Ex­ce­len­cia Em­pre­sa­rial en Mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.