El PP res­pon­sa­bi­li­za al eje­cu­ti­vo de re­tra­sar 146 días las cuen­tas

Di­ce que «só Cuí­ña ne­ga as súas pre­sións» a quie­nes di­sien­ten

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - O. P.

El PP de Lalín la­men­tó ayer «un­ha no­va cho­ra­da do al­cal­de co te­ma dos or­za­men­tos», en lo que juz­ga co­mo un in­ten­to de des­viar la aten­ción so­bre su res­pon­sa­bi­li­dad en el re­tra­so de las cuen­tas 2017, co­lo­can­do la cul­pa en otros. Re­cha­zan el vic­ti­mis­mo de Ra­fael Cuí­ña, por­que lo con­si­de­ran el má­xi­mo res­pon­sa­ble en el re­tra­so de los pre­su­pues­tos: «Dos máis de 200 días que o go­berno re­tra­sou as con­tas, 146 son impu­tables só e di­rec­ta­men­te ao go­berno», con lap­sos tem­po­ra­les co­mo los 111 días sin no­ti­cias del pre­su­pues­to des­de que a fi­na­les del pa­sa­do año el eje­cu­ti­vo anun­ció la in­ten­ción de ne­go­ciar­los con el PP has­ta que les en­tre­gó el bo­rra­dor de las cuen­tas el pa­sa­do 23 de mar­zo. Y re­cuer­dan al go­bierno mu­ni­ci­pal «a súa es­tra­te­xia de de­mo­rar que os or­za­men­tos fo­ran a pleno ata que un dos mem­bros da opo­si­ción non pui­de­se asis­tir, co­mo ten­ta­ron fa­cer coa con­ce­llei­ra Ma­ri­sa Ál­va­rez, de bai­xa por ope­ra­ción, e Cres­po, cun­ha se­sión no Se­na­do».

Por otra par­te, los populares ma­ni­fies­tan que asis­ten es­tu­pe­fac­tos a las de­cla­ra­cio­nes de Cuí­ña Apa­ri­cio des­car­tan­do «un­has pre­sións que xa só el é ca­paz de ne­gar», a ve­ci­nos que no le son afi­nes y que lo cri­ti­can. In­di­can que bas­ta echar un vis­ta­zo atrás a las re­des so­cia­les pa­ra com­pro­bar la ac­ti­tud del re­gi­dor con quie­nes no pien­san co­mo él o lo cri­ti­can: «Por non fa­lar dos múl­ti­ples pan­ta­lla­zos que lle re­mi­ti­ron aos populares con pre­sións, crí­ti­cas e co­men­ta­rios subidos de tono do re­xe­dor, vía wa­sap e mes­sen­ger», que en el PP ima­gi­nan que Cuí­ña pre­fe­ri­rá que si­gan guardados en los te­lé­fo­nos a los que se re­mi­tie­ron.

Am­ne­sia se­lec­ti­va de Cuí­ña

Los populares la­men­tan que Ra­fael Cuí­ña «te­ña tan pou­ca me­mo­ria co­mo pa­ra es­que­cer que es­ti­vo ás por­tas dos xul­ga­dos por co­men­ta­rios e va­lo­ra­cións, can­do me­nos des­afor­tu­na­dos, con­tra al­gun­ha em­pre­sa e so­bre o seu xe­ren­te», in­di­can­do que pa­re­ce te­ner am­ne­sia se­lec­ti­va pa­ra ol­vi­dar sus «fal­ca­trua­das». Des­de el PP con­si­de­ran que el al­cal­de, re­cién aban­do­na­do su per­fil de Fa­ce­book pa­ra uti­li­zar en su be­ne­fi­cio el del Con­ce­llo y tro­lear des­de el de CxL, quie­re blan­quear su muy de­te­rio­ra­da ima­gen por los ex­ce­sos ver­ba­les en re­des so­cia­les. Pe­ro se­ña­lan que a es­tas al­tu­ras «é tar­de pa­ra que o pai dos wa­sap fal­sos de Rue­da e dou­tros ca­pí­tu­los son­ro­xan­tes da his­to­ria de Lalín na re­la­ción con ve­ci­ños, em­pre­sa­rios e ou­tros con­ce­llei­ros, pre­ten­da po­ñer­se as alas de an­xi­ño, co­mo se na­da ti­ve­se pa­sa­do».

El go­bierno es­pe­ró a sus ba­jas pa­ra lle­var a pleno las cuen­tas, di­ce PP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.