«Lo bien que se co­me aquí... ¿Se di­ce pul­po con ca­che­los, no? Es de­li­cio­so»

Lle­va un mes vi­vien­do en Arou­sa y re­co­no­ce que «la vi­da aquí es más tran­qui­la, el tiem­po li­bre da pa­ra más»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AROUSA - M. AL­FON­SO

«Ca­lle­ja me lle­vó a bu­cear y pu­de ver las ba­teas por de­ba­jo, que son un es­pec­tácu­lo»

«Ga­li­cia es­tá sien­do un per­so­na­je más de la se­rie, con sus es­ce­na­rios na­tu­ra­les es­pec­ta­cu­la­res»

Álex Gon­zá­lez es un pri­vi­le­gia­do. Ape­nas lle­va un mes en Arou­sa y ya ha con­se­gui­do ver le ría des­de el ai­re y ba­jo el mar. «Tu­ve la suer­te de que mi ami­go Je­sús Ca­lle­ja pri­me­ro me lle­vó en he­li­cóp­te­ro y pu­de ver el atar­de­cer es­pec­ta­cu­lar de Ga­li­cia. Y lue­go me lle­vó a bu­cear y pu­de ver las ba­teas por de­ba­jo, que son otro es­pec­tácu­lo», ex­pli­ca. Es­ta­mos en A Illa, un mu­ni­ci­pio que el ac­tor vi­si­ta mu­cho úl­ti­ma­men­te, pues aquí se es­tá ro­dan­do bue­na par­te de su úl­ti­ma se­rie, Vi­vir sin per­mi­so. Eso tam­bién lo sa­ben sus fans, que lo es­pe­ran a la puer­ta pa­ra ha­cer­se las fo­tos de ri­gor en cuan­to fi­na­li­za el ro­da­je.

«To­do el mun­do es muy ca­ri­ño y es un pla­cer aten­der­los por­que eso sig­ni­fi­ca que el pro­duc­to que he­mos he­cho an­tes y que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra es bien re­ci­bi­do», ase­gu­ra. Re­co­no­ce que la fa­ma pe­sa un po­co más en lo­ca­li­da­des pe­que­ñas. «En ciu­da­des co­mo Madrid o Bar­ce­lo­na el pú­bli­co es­tá más acos­tum­bra­do a ver ca­ras co­no­ci­das y aquí eso pa­sa un po­co me­nos, por eso se no­ta un po­co más. Pe­ro va­mos, que no hay nin­gu­na pre­sión», sos­tie­ne. Lo di­ce mi­nu­tos an­tes de ser abor­da­do por un gru­po de fans. El ac­tor las atien­de con to­da la pa­cien­cia del mun­do. Se ha­ce mil fo­tos. Pri­me­ro de gru­po, des­pués con ca­da una de ellas... y has­ta su­je­tan­do el re­tra­to de una que es­tá au­sen­te. No pier­de la co­rrec­ción. Ja­más. Ni la son- ri­sa, que lu­ce per­fec­ta en los re­tra­tos. Ni si­quie­ra cuan­do lle­ga un se­gun­do gru­po y la es­ce­na se re­pi­te de nue­vo.

De Arou­sa des­ta­ca «la gen­te, que nos ha re­ci­bi­do con mu­cho ca­ri­ño y que es­tá sien­do muy con­si­de­ra­da con lo que es el ro­da­je, que so­mos unos ava­sa­lla­do­res», bro­mea. Tam­bién, los pai­sa­jes. «Las lo­ca­li­za­cio­nes son un re­ga­lo», afir­ma. Con­si­de­ra «un au­tén­ti­co lu­jo que Me­dia­set y Te­le­cin­co ha­yan apos­ta­do por ro­dar aquí el cien por cien de las es­ce­nas, aun­que eso com­pli­que la pro­duc­ción». El re­sul­ta­do va a ser «más la­bo­rio­so, más ar­te­sa­nal, pe­ro tam­bién más ci­ne», afir­ma. Y reite­ra su pa­sión por el pai­sa­je ga­lle­go, «Ga­li­cia es­tá sien­do un per­so­na­je más de la se­rie y el es­pec­ta­dor va a po­der go­zar de un escenario na­tu­ral es­pec­ta­cu­lar», ar­gu­men­ta.

Vi­vir aquí tie­ne sus ven­ta­jas, «aun­que yo ven­go con men­ta­li­dad de tra­ba­jo», afir­ma el ac­tor. Por­que «aquí la vi­da es más tran­qui­la que en Madrid. Y el tiem­po li­bre tam­bién da pa­ra más en Ga­li­cia», sos­tie­ne. Por ejem­plo, pa­ra pro­bar su gas­tro­no­mía. «Me ha­bían ha­bla­do muy bien de ella y fue un pla­cer po­der com­pro­bar­lo por mi mis­mo. Lo bien que se co­me aquí...», re­co­no­ce. Ya ha pro­ba­do, por su­pues­to, al­guno de los lo­ca­les más em­ble­má­ti­cos de A Illa y se ha he­cho ex­per­to en al­guno de sus pro­duc­tos es­tre­lla. «¿Se di­ce pul­po con ca­che­los, no? Es de­li­cio­so», con­clu­ye. Y se va. Tran­qui­lo. Sin per­der la son­ri­sa. Co­mo si no se die­ra cuen­ta de que sus fans lo es­tán si­guien­do, mó­vil en mano, pa­ra sa­ber cuál es su pró­xi­mo des­tino.

MAR­TI­NA MISER

Álex Gon­zá­lez ro­dó ayer en A Illa una es­ce­na del pri­mer ca­pí­tu­lo de «Vi­vir sin per­mi­so».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.