El Es­tra­den­se fi­cha a Pig­nol, un de­fen­sa cen­tral con tra­yec­to­ria en Pri­me­ra Di­vi­sión

Pig­nol se in­cor­po­ra a la plan­ti­lla ro­ji­lla jun­to a Óscar Boo y San­ti Hernández

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - P. V.

El nue­vo Es­tra­den­se que te­je To­ño Cam­ba y su equi­po tie­ne des­de ayer un to­que eli­tis­ta, con­si­de­ran­do que ce­rró un cen­tral de Pri­me­ra. Pig­nol, (Stép­ha­ne Pig­nol, Fran­cia 1977), lle­ga en for­ma tras pa­sar por el Ne­grei­ra de ter­ce­ra el pa­sa­do año y con una mo­chi­la lle­na de fút­bol de éli­te y ex­pe­rien­cia, al­go que quie­re apro­ve­char el Es­tra­den­se con su fi­cha­je y de­la­to el pro­pio ju­ga­dor ayer en A Es­tra­da: «el re­to que ten­go con An­to­nio es es­tar ayu­dan­do en el cam­po y fue­ra del cam­po y ayu­da­ré al club en to­do lo que se­pa y pue­da».

An­to­nio, el pre­si­den­te ex­pli­ca que le hi­zo pre­sing lla­mán­do­lo. Lo co­no­cía de su lle­ga­da al Com­pos­te­la don­de le ven­dió co­ches y le di­jo vi­nis­te para Es­pa­ña co­no­cién­do­me y quie­ro que cuel­gues la bo­tas con­mi­go. «Pre­sio­nas mas que el Za­ra­go­za y los clubs de pri­me­ra», lle­gó a de­cir­le Pig­nol an­tes de dar­le el sí.

El nue­vo fi­cha­je del Es­tra­den­se ra­ti­fi­ca to­do cuan­do se­ña­la que lle­ga la de­ci­sión pro­pi­cia­da por «la amis­tad con An­to­nio», por­que te­nía ofer­tas de Ter­ce­ra co­mo la del Noia, que agra­de­ce, pe­ro la po­si­bi­li­dad de com­pa­ti­bi­li­zar fút­bol y fa­mi­lia al es­tar cer­ca de ca­sa fue de­ci­si­vo. Tam­bién te­nía re­fe­ren­cias del es­tra­den­se co­mo «club ex­tra­or­di­na­rio» de Tin­to (se­gun­do en el Ne­grei­ra).

Ase­gu­ra des­co­no­cer la Pre­fe­ren­te pe­ro re­co­no­cien­do que le cos­to adap­tar­se fí­si­ca­men­te a la Ter­ce­ra en el Ne­grei­ra lo con­si­guió por­que aun­que «siem­pre me cui­dé mu­cho, el rit­mo de com­pe­ti­ción es dis­tin­to y era muy al­to en Ter­ce­ra, era jo­di­do fí­si­ca­men­te al prin­ci­pio, me cos­to pe­ro vol­ví a un ni­vel al­to».

Un kái­ser para el equi­po

La pre­sión en el mun­do com­pli­ca­do de la com­pe­ti­ción y la fa­mi­lia «ade­más de pre­fe­rir re­ti­rar­me yo a que me re­ti­re el fút­bol» le lle­vó a un pa­rón de tres años. De Las Pal­mas vol­vió a San­tia­go, «al ori­gen de to­do y tras tres años me di­je: ¿por qué no vol­ver a ju­gar y dis­fru­tar?». El apo­yo fa­mi­liar con los hi­jos pro­pi­ció el re­torno y ju­go 26 par­ti­dos el año pa­sa­do con buen ren­di­mien­to.

Es­tra­den­se fi­chó un cen­tral. Stép­ha­ne que le gus­ta mi­rar­se en el kái­ser (que no sue­ne pe­dan­te

por fa­vor, pi­dió). Pue­de ju­gar de la­te­ral de­re­cho o iz­quier­do pe­ro «me gus­ta más ju­gar de cen­tral, y di­ri­gir un po­co el equi­po, ver des­de atrás los mo­men­tos con­cre­tos, los fa­llos... y de la­te­ral pue­do ayu­dar pe­ro es dis­tin­to».

Qui­so agra­de­cer la opor­tu­ni­dad que le dio el Ne­grei­ra y es­pe­ra de la Pre­fe­ren­te que aun des­co­no­ce «es­tar lo mas al­to po­si­ble con el Es­tra­den­se y ayu­dar y es­tar don­de quie­ran el mís­ter y el pre­si­den­te», sen­ten­cia des­de una hu­mil­dad y sen­ci­llez que ni si­quie­ra tie­ne mu­chos que aca­ban de lle­gar al fút­bol.

M. SOUTO

To­ño Cam­ba pre­sen­tó a Pig­nol que ase­gu­ra que es­ta­rá ayu­dan­do al club den­tro y fue­ra del cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.