Ma­nuel Puen­te se­rá el en­car­ga­do de re­cu­pe­rar el re­loj del con­sis­to­rio ful­mi­na­do por un ra­yo

Ma­nuel Puen­te se­rá el en­car­ga­do de re­su­ci­tar el re­loj del Con­ce­llo ful­mi­na­do por un ra­yo ha­ce un año y dos me­ses

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - RO­CÍO GAR­CÍA

Co­mo en la mí­ti­ca es­ce­na de Re­gre­so al fu­tu­ro, el 10 de abril del 2016 un ra­yo al­can­zó la to­rre del con­sis­to­rio de A Es­tra­da. Ade­más de abrir un boquete en la cú­pu­la, hi­zo sal­tar por los ai­res un re­loj mo­nu­men­tal con se­sen­ta años de his­to­ria. Las agu­jas fue­ron re­cu­pe­ra­das a ras de sue­lo y las es­fe­ras se hi­cie­ron añi­cos en la Pra­za do Con­ce­llo. A quien más le do­lió la pér­di­da fue al es­tra­den­se Ma­nuel Puen­te Cabalar, re­lo­je­ro vo­ca­cio­nal, adic­to a las rue­das y en­gra­na­jes y mé­di­co de ca­be­ce­ra de la pie­za si­nies­tra­da.

A Ma­nuel, el ofi­cio le vie­ne de fa­mi­lia. Su tío Be­ni­to Puen­te fun­dó una de las re­lo­je­rías mí­ti­cas de A Es­tra­da y su pa­dre, Ma­nuel Puen­te Gol­dar, tra­ba­jó con él mu­chos años. Ma­nuel cre­ció en­tre en­gra­na­jes y pén­du­los. «Sem­pre me gus­tou an­dar fo­zan­do na re­lo­xe­ría do meu tío», re­cuer­da. Con ape­nas nue­ve años ya ha­bía des­tri­pa­do mu­chas ma­qui­na­rias y ha­bía de­vuel­to el alien­to a unos cuan­tos re­lo­jes de pul­se­ra.

Sin em­bar­go, Ma­nuel orien­tó su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ha­cia un cam­po com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Al aca­bar el ins­ti­tu­to es­tu­dió ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y tra­ba­jó mu­chos años co­mo con­ta­ble en las fir­mas Seat y Ci­troën. Las cuen­tas le da­ban, pe­ro no cua­dra­ban con su vo­ca­ción au­tén­ti­ca. Así que un buen día, allá por el año 1991, de­jó la con­ta­bi­li­dad y abrió re­lo­je­ría pro­pia en la ca­lle San Paio. Y allí si­gue fe­liz un cuar­to de si­glo des­pués.

Fle­cha­zo en la to­rre

Des­de ha­ce tres dé­ca­das, Ma­nuel es el en­car­ga­do del man­te­ni­mien­to del re­loj del ayun­ta­mien­to, una pie­za de la des­apa­re­ci­da firma Ma­nu­fac­tu­ras Blas­co, de Ro­que­tas (Ta­rra­go­na). El re­loj se ha­bía ins­ta­la­do en su día en la to­rre, pe­ro nun­ca ha­bía lle­ga­do a ser sin­cro­ni­za­do. «Ti­ña un pro­ble­ma de sin­cro­nis­mo. An­da­ba un día e ou­tro pa­ra­ba. Des­con­tro­la­ba con­ti­nua­men­te», ex­pli­ca el re­lo­je­ro. Por me­dia­ción de un fun­cio­na­rio municipal, Ma­nuel subió un día a la to­rre a echar­le un vis­ta­zo. Ocu­rrie­ron dos co­sas: el re­lo­je­ro se enamo­ró de la pie­za y el go­bierno apro­ve­chó el fle­cha­zo para fi­char al experto co­mo mé­di­co de ca­be­ce­ra. Des­de en­ton­ces, Ma­nuel se ha en­car­ga­do del man­te­ni­mien­to y ha vi­gi­la­do de cer­ca al pa­cien­te. No ha ha­bi­do día que ha­ya atra­ve­sa­do la pla­za sin echar un vis­ta­zo a la to­rre ni mes que no ha­ya subido un par de ve­ces para en­gra­sar la ma­qui­na­ria. Has­ta abril del 2016, cla­ro.

Tras la caí­da del ra­yo, una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da pre­sen­tó un pre­su­pues­to para re­pa­rar el re­loj. As­cen­día a 16.970 eu­ros. Mas IVA. La ci­fra po­nía res­pe­to, así que el go­bierno se to­mó su tiem­po para re­fle­xio­nar. Re­to­mó el te­ma a las puer­tas del pre­gón del San Paio de es­te año, que tu­vo que vol­ver a pro­nun­ciar­se en un bal­cón con­sis­to­rial coronado por una to­rre con ócu­lo.

Sin em­bar­go, la re­po­si­ción del re­loj es­tá al fin en­ca­mi­na­da. El ca­blea­do que­ma­do es­tá re­pues­to y los al­ba­ñi­les mu­ni­ci­pa­les pen­dien­tes de lle­var a ca­bo el asen­ta­mien­to del ca­rri­llón. El tra­ba­jo de re­lo­je­ría pro­pia­men­te di­cho se de­ja­rá en ma­nos de Ma­nuel Puen­te, que ya ha con­tac­ta­do con va­rias fir­mas para con­se­guir es­fe­ras y agu­jas si­mi­la­res a las ori­gi­na­les. «As agu­llas ori­xi­nais con­sér­van­se, pe­ro as ro­das de mi­nu­te­ría es­tán des­tro­za­das. Se ato­pa­mos un­has si­mi­la­res, non pa­ga a pe­na arran­xa­las», ex­pli­ca. «Des­pois so­lo que­da­ría a lim­pe­za e acei­ta­do da ma­qui­na­ria, que non su­friu da­nos, e o sis­te­ma de am­pli­fi­ca­ción», avan­za el re­lo­je­ro.

Ban­da so­no­ra co­ti­dia­na

Ma­nuel Puen­te con­fía en po­der es­cu­char las cam­pa­na­das de fin de año des­de la to­rre del ayun­ta­mien­to. Es un de­cir. En A Es­tra­da no es tra­di­ción to­mar las uvas en la pla­za, pe­ro mu­chos ve­ci­nos echan de me­nos la me­lo­día po­pu­lar del ca­rri­llón —17 no­tas atri­bui­das al di­rec­tor de la Ban­da de Mú­si­ca Municipal de A Es­tra­da en­tre 1968 y 1991, Eu­lo­gio López Ma­sid— que so­na­ba dia­ria­men­te a las 8.00, las 12.00 y las 20.00 ho­ras.

M. SOUTO

Puen­te re­vi­sa la ma­qui­na­ria del re­loj de la to­rre del con­sis­to­rio, que mi­ma des­de ha­ce 30 años.

Du­ran­te 18 años, Puen­te se en­car­gó tam­bién del re­loj de la igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.