Una firma de Pon­te­ve­dra, sos­pe­cho­sa de «con­tra­ban­do» con re­fres­cos

Se cree que pu­do dis­tri­buir las 4.000 co­ca-co­las in­ter­ve­ni­das por la Guar­dia Ci­vil

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - LÓPEZ PENIDE

El pa­sa­do fin de se­ma­na, la Guar­dia Ci­vil in­ter­vino y pre­cin­tó más de cua­tro mil co­ca-co­las en el trans­cur­so de una se­rie de ins­pec­cio­nes en es­ta­ble­ci­mien­tos de los mu­ni­ci­pios co­ru­ñe­ses de Noia y Por­to do Son. Las pes­qui­sas pos­te­rio­res de los agen­tes del ins­ti­tu­to ar­ma­do apun­tan en la di­rec­ción de que de­trás de es­tos re­fres­cos es­ta­ría una em­pre­sa dis­tri­bui­do­ra ubi­ca­da en la provincia de Pon­te­ve­dra.

¿Exis­tió ries­go para la sa­lud de los con­su­mi­do­res?

To­das las fuen­tes con­sul­ta­das coin­ci­den en que, en prin­ci­pio, la sa­lud de las per­so­nas que pu- die­ron ha­ber con­su­mi­do es­tos re­fres­cos no co­rrió ries­go al­guno. Aña­die­ron que, en es­te ca­so con­cre­to, se tra­ta de re­fres­cos que ten­drían que ha­ber si­do dis­tri­bui­dos en otros paí­ses —al­gu­nas fuen­tes ha­blan de Por­tu­gal, mien­tras que otras apun­tan a Fran­cia o, in­clu­so, Di­na­mar­ca—, por lo que nun­ca ten­drían que ha­ber en­tra­do en te­rri­to­rio na­cio­nal.

¿Qué con­se­cuen­cias pue­den aca­rrear es­tos he­chos?

A ni­vel de con­su­mo, se­rán con­se­cuen­cias de ca­rác­ter ad­mi­nis­tra­ti­vo. De es­te mo­do, en el mo­men­to en el que se con­cre­te la firma que lle­vó a ca­bo la dis­tri­bu­ción, su­pues­ta­men­te, irre­gu­lar de es­te pro­duc­to ali­men­ti­cio se po­dría ex­po­ner a san­cio­nes eco­nó­mi­cas. En el ca­so de los ba­res y es­ta­ble­ci­mien­tos en los que se co­mer­cia­li­za­ron es­tas be­bi­das, las fuen­tes con­sul­ta­das ma­ti­za­ron que, en el ca­so de que se de­mues­tre que ac­tua­ron de bue­na fe, es­to es, que no fue­ron cons­cien­tes de las in­frac­cio­nes, po­drían ser exo­ne­ra­dos de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad. No obs­tan­te, si se de­mues­tra que se bus­có de­frau­dar a Ha­cien­da, los au­to­res se pue­den en­fren­tar a car­gos pe­na­les por frau­de fis­cal o, in­clu­so, con­tra­ban­do.

¿Có­mo se de­tec­tó la pre­sen­cia irre­gu­lar de es­tos re­fres­cos?

To­do pa­re­ce in­di­car que el eti­que­ta­do de los mis­mos fue lo que le­van­tó las sos­pe­chas de los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil. Por lo pron­to, la legislación es­pa­ño­la es­ta­ble­ce que «las in­di­ca­cio­nes obli­ga­to­rias del eti­que­ta­do de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios que se co­mer­cia­li­cen en Es­pa­ña se ex­pre­sa­rán, al me­nos, en la len­gua es­pa­ño­la ofi­cial del Es­ta­do», cir­cuns­tan­cia que no se pro­du­ci­ría en es­te ca­so con­cre­to. De igual mo­do, es obli­ga­to­rio re­se­ñar la de­no­mi­na­ción, así co­mo el nom­bre y do­mi­ci­lio del fa­bri­can­te o en­va­sa­dor o ven­de­dor en la UE.

¿Qué efec­tos tu­vie­ron en el sec­tor?

En es­te ti­po de si­tua­cio­nes, es­tá cla­ro que las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas para los dis­tri­bui­do­res au­to­ri­za­dos de Co­ca-Co­la o de cual­quier otra mer­can­cía son muy ne­ga­ti­vas, ya que per­die­ron ven­tas y po­si­ción de mer­ca­do. Ade­más, ca­be la po­si­bi­li­dad de que se pu­die­se ha­ber ofre­ci­do es­te pro­duc­to por de­ba­jo del pre­cio ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.