Los es­tra­den­ses Mi­guel Car­ba­jal y Jo­sé Lou­ro, pio­ne­ros ga­lle­gos en «mon­dio­ring»

Los dos gran­des re­fe­ren­tes es­tra­den­ses en res­ca­te, Mi­guel Car­ba­jal y Jo­sé Lou­ro, afron­tan jun­tos nue­vos re­tos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - RO­CÍO GAR­CÍA

Los es­tra­den­ses Mi­guel Car­ba­jal y Jo­sé Lou­ro tie­nen dos co­sas en co­mún: su pa­sión por los pe­rros y su im­pli­ca­ción ab­so­lu­ta en el des­apa­re­ci­do gru­po ca­nino de res­ca­te de la agru­pa­ción de Pro­tec­ción Ci­vil de A Es­tra­da. El pri­me­ro, fue el fun­da­dor. El se­gun­do, cu­rio­sa­men­te, fue el que, con su aban­dono ha­ce ca­si un año, des­en­ca­de­nó la de­sin­te­gra­ción del equi­po. Los dos acu­mu­la­ron re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les en prue­bas ca­ni­nas pe­ro nin­guno du­dó en aban­do­nar el bar­co cuan­do de­jó de sen­tir­se có­mo­do a bor­do. Lo que no pu­die­ron fue des­en­gan­char­se de su adicción al adies­tra­mien­to ca­nino. Y co­mo son hom­bres in­quie­tos a los que los nue­vos re­tos les mo­ti­van, al fi­nal, sus ca­mi­nos aca­ba­ron con­ver­gien­do.

Mi­guel Car­ba­jal es un to­do­te­rreno. Pro­fe­sor de pro­fe­sión y de vo­ca­ción, lo mis­mo se sube al es­ce­na­rio con el gru­po Si­ner­xía, que se ini­cia en la ani­ma­ción

stop mo­tion con men­sa­je so­cial o se tira de ca­be­za al raid hí­pi­co de com­pe­ti­ción. En 1988 em­pe­zó a en­tre­nar pe­rros de la mano del Clu­be Do So­rri­bas (Pa­drón) y sa­có el tí­tu­lo ofi­cial de en­tre­na­dor. Fue fun­da­dor y for­ma­dor —des­de 1997 al año 2000— del gru­po de pe­rros de res­ca­te de Pro­tec­ción Ci­vil de A Es­tra­da, res­pon­sa­ble del ope­ra­ti­vo de los pe­rros des­pla­za­dos a Tur­quía en el te­rre­mo­to de 1999 y cam­peón de Es­pa­ña de ras­tro de­por­ti­vo en el 2000. Con su pas­tor bel­ga Tan­go fue se­lec­cio­na­do pa­ra tres cam­peo­na­tos del mun­do de en­tre­na­mien­to, ade­más de ser cam­peón

de Es­pa­ña de obe­dien­cia, ras­tro y pro­tec­ción.

Car­ba­jal em­pe­zó a com­par­tir con Lou­ro en­tre­na­mien­tos en el 2013. El se­gun­do —que tra­ba­ja co­mo po­li­cía lo­cal— es­ta­ba en el gru­po ca­nino de Pro­tec­ción Ci­vil y par­ti­ci­pa­ba en com­pe­ti­cio­nes de res­ca­te. Car­ba­jal le echó un ca­ble en las prue­bas de obe­dien­cia y su pu­pi­lo con­si­guió cla­si­fi­car­se pa­ra dos mun­dia­les y pro­cla­mar­se en Fran­cia cam­peón de res­ca­te en gran­des áreas. Cuan­do la de­si­lu­sión hi­zo me­lla en su tra­ba­jo en el seno del equi­po de res­ca­te ca­nino —que aban­do­nó ale­gan­do fal­ta de res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal—, Lou­ro vol­vió a re­cu­rrir a Car­ba­jal, que ya lle­va­ba tiem­po en­tre­nan­do en un de­por­te mi­no­ri­ta­rio to­da­vía lla­ma­do mon­dio­ring. Es un de­por­te

ca­nino re­co­no­ci­do por la Fe­de­ra­ción Ci­no­ló­xi­ca In­ter­na­cio­nal (FCI) que na­ció ha­ce unos vein­te años. En Ga­li­cia es­tá po­co im­plan­ta­do. Hay so­lo dos clu­bes — el Zar­za­llo de As Pontes y el de Ri­ba­du­mia— y ape­nas una trein­te­na de de­por­tis­tas fe­de­ra­dos.

Sa­ga de ven­ce­do­res

Dos de ellos en­tre­nan en una pis­ta de Ou­zan­de con el ob­je­ti­vo de pre­sen­tar­se es­te oto­ño a las prue­bas de gra­do uno, el ni­vel ini­cial de mon­dio­ring. Car­ba­jal en­tre­na a Rai­ser, un pas­tor bel­ga ma­li­nois que lle­va el nom­bre del pa­dre del adies­tra­mien­to ca­nino mo­derno y com­par­te abue­lo con Tan­go. Su pa­dre, ade­más, fue sub­cam­peón de Bél­gi­ca de ring bel­ga, el de­por­te que, fu­sio­na­do con el ring ho­lan­dés y el fran­cés, dio lu­gar al mon­dio­ring. Bue­na sa­ga.

Lou­ro en­tre­na a Roc­co, otro pas­tor bel­ga con de­ma­sia­do ca­rác­ter pa­ra el res­ca­te pe­ro gran po­ten­cial pa­ra el mon­dio­ring. «Es un de­por­te in­tere­san­te por­que no so­lo es en­tre­nar. Tie­nes que en­se­ñar­le al pe­rro a re­sol­ver si­tua­cio­nes él so­lo, a bus­car­se la vi­da. El re­gla­men­to es muy abier­to y a ve­ces dos más uno no son tres sino tres y me­dio», ex­pli­ca Lou­ro. El es­tra­den­se echa de me­nos del res­ca­te ca­nino su ver­tien­te so­cial. «Si ade­más de di­ver­tir­te pue­des ayu­dar en las bús­que­das de per­so­nas, me­jor», ex­pli­ca. No obs­tan­te, aho­ra es­tá cen­tra­do en el mon­dio­ring. Y dán­do­lo to­do de nue­vo.

Pri­mer test su­pe­ra­do

Por lo de pron­to, tan­to Rai­ser co­mo Roc­co han su­pe­ra­do la pri­me­ra prue­ba, un test bá­si­co de ca­rác­ter que de­ter­mi­na si son ap­tos pa­ra el de­por­te ca­nino. Ellos lo son y sus pro­pie­ta­rios es­tán dis­pues­tos a echar­le ho­ras pa­ra mo­de­lar la ma­te­ria pri­ma. «En­tre­na­mos tres días por se­ma­na mí­ni­mo e, se po­de­mos, to­dos os días», con­fie­sa Car­ba­jal.

Car­ba­jal y Lou­ro en­tre­nan co­mo mí­ni­mo tres ve­ces por se­ma­na con sus pas­to­res bel­gas Rai­ser y Roc­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.