El ha­llaz­go de pes­ca­do de ha­ce 1.700 años abre una vía de in­ves­ti­ga­ción iné­di­ta en Ga­li­cia

In­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Vi­go y San­tia­go tam­bién des­cru­brie­ron en el ya­ci­mien­to de O Gro­ve res­tos hu­ma­nos

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PROVINCIA - MA­RÍA JE­SÚS FUENTE

In­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Vi­go y San­tia­go han en­con­tra­do res­tos de pes­ca­do de ha­ce 1.700 años du­ran­te una in­ter­ven­ción ar­queo­ló­gi­ca en la an­ti­gua fac­to­ría de sa­la­zón de Adro Vello, en O Gro­ve. En la mis­ma cam­pa­ña, de­sa­rro­lla­da en­tre el 19 y 27 de ju­nio, se lo­ca­li­za­ron res­tos óseos de sie­te per­so­nas.

Por su di­men­sión y es­ta­do de con­ser­va­ción, la mues­tra de pes­ca­do pue­de ser un ha­llaz­go úni­co y per­mi­ti­rá rea­li­zar nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes, ade­más de so­bre el ta­ma­ño y nú­me­ro de in­di­vi­duos, so­bre el ti­po de es­pe­cies e in­clu­so su ADN, así co­mo es­tu­diar la evo­lu­ción du­ran­te los úl­ti­mos 1.700 años.

A los res­tos óseos, es­ca­mas, y es­pi­nas, se su­man los de ma­la­co­fau­na, en es­pe­cial os­tras, y otros mo­lus­cos aso­cia­dos al con­su­mo. Tam­bién se­rán es­tu­dia­dos los mor­te­ros por in­ves­ti­ga­do­res de la Es­cue­la de In­ge­nie­ría de Mi­nas y Ener­gía pa­ra co­no­cer los de­ta­lles de su cons­truc­ción.

«El pes­ca­do fue un ex­tra que no es­pe­rá­ba­mos y pien­so que va a ser la gran no­ve­dad en mu­chos años en es­te as­pec­to pa­ra los que tra­ba­ja­mos en la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos ma­ri­nos en épo­ca ro­ma­na, que pre­ci­sa­mos de una mues­tra así, por­que Ga­li­cia ca­re­cía de ella», ex­pli­có ayer Adol­fo Fer­nán­dez, di­rec­tor cien­tí­fi­co de la in­ter­ven­ción e in­ves­ti­ga­dor del Gru­po de Es­tu­dios en Ar­queo­lo­gía, An­ti­güe­dad y Te­rri­to­rio (Geaat) de la Uni­ver­si­dad de Vi­go. Jun­to a él tra­ba­jó co­do con co­do Olaia Ló­pez, in­ves­ti­ga­do­ra del de­par­ta­men­to de Zoo­lo­gía, Ge­né­ti­ca y An­tro­po­lo­gía Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, así co­mo un gru­po de sie­te in­ves­ti­ga­do­res de am­bas uni­ver­si­da­des, que desa­rro­lla­ron es­ta in­ter­ven­ción ar­queo­ló­gi­ca du­ran­te una se­ma­na. Se tra­ta de la pri­me­ra que se lle­va a ca­bo en es­te lu­gar des­de ha­ce die­ci­sie­te años, en­mar­ca­da en el pro­yec­to Galt­fish, de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo Ma­rie Cu­rie Ta­lent y fi­nan­cia­da por la Unión Eu­ro­pea en un 50 %. El res­to de la in­ver­sión es apor­ta­da por las pro­pias uni­ver­si­da­des.

La ac­tua­ción se cen­tra­ba en el co­no­ci­mien­to de la pro­duc­ción de sal y sa­la­zo­nes del no­roes­te pe­nin­su­lar du­ran­te la épo­ca ro­ma­na. Has­ta aho­ra so­lo exis­tían al­gu­nos in­ven­ta­rios que re­co­gían da­tos su­per­fi­cia­les de la pre­sen­cia de fac­to­rías de esa épo­ca en di­ver­sos pun­tos del li­to­ral.

«Pa­re­cía un pas­tel de ho­jal­dre lleno de es­pi­nas y es­ca­mas de un gro­sor de en­tre cua­tro y seis cen­tí­me­tros, muy com­pac­to», des­cri­bió Adol­fo Fer­nán­dez, quien des­ta­có que se lle­na­ron un to­tal de vein­tiu­na bol­sas del ta­ma­ño de una ca­mi­se­ta. De mo­men­to, se des­co­no­ce de qué ti­po de pes­ca­do se tra­ta, aun­que, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, se sa­brá en po­co tiem­po. Lo que sí tie­nen cla­ro es que era de pe­que­ño ta­ma­ño, por lo que sos­pe­chan que se uti­li­za­ba pa­ra ha­cer sal­sas.

Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res que han par­ti­ci­pa­do en la in­ter­ven­ción los re­sul­ta­dos no po­dían ser me­jo­res, te­nien­do en cuen­ta la bre­ve­dad de la mis­ma. Sin em­bar­go, no fue ni mu­cho me­nos un ca­mino de ro­sas, ya que pre­via­men­te tu­vie­ron que eli­mi­nar los res­tos de ma­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.