Un so­ña­dor que no tie­ne tiem­po de de­jar­se caer

La en­fer­me­dad lla­mó a su puer­ta y le obli­gó a de­jar­la pa­sar; la com­ba­te con un vi­ta­lis­mo des­bor­dan­te

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA - MA­RÍA HERMIDA

Je­sús Ál­va­rez Sea­ra, un pon­te­ve­drés tan so­ña­dor co­mo po­li­fa­cé­ti­co —aho­ra que es­tá ju­bi­la­do re­par­te su tiem­po en­tre el sen­de­ris­mo, la fo­to­gra­fía, la es­cri­tu­ra y so­bre to­do los via­jes— di­ce sin ti­tu­beos que él no tie­ne días ma­los: «La vi­da es muy cor­ta co­mo pa­ra per­der­la de­ján­do­te caer», ma­ni­fies­ta. Lo cuen­ta sen­ta­do al­re­de­dor de un ca­fé en el em­ble­má­ti­co ca­fé Ca­ra­be­la pon­te­ve­drés. Y po­dría pen­sar­se que ha­bla así por­que nun­ca tu­vo mo­ti­vos im­por­tan­tes que le hi­cie­sen des­fa­lle­cer. Pe­ro eso no es exac­ta­men­te así. De he­cho, an­te­ayer mis­mo acu­dió al hos­pi­tal pa­ra una se­sión de qui­mio­te­ra­pia o, co­mo él di­ce, «de lí­qui­do mi­la­gro­so». El mi­la­gro, en reali­dad, es su vi­ta­lis­mo. Di­ce que lo lle­va de se­rie des­de pe­que­ño. Y cuan­do re­pa­sa su tra­yec­to­ria que­da cla­ro que no mien­te.

Hi­jo de un Guar­dia Ci­vil, se­ña­la que na­ció por ac­ci­den­te en Can­gas de Onís. «Po­dría ha­ber si­do en cual­quier otro si­tio por­que vi­vi­mos en mu­chí­si­mos lu­ga­res de to­da Es­pa­ña», in­di­có. Su fa­mi­lia, aun­que tro­ta­mun­dos, aca­bó es­ta­ble­cién­do­se en Pon­te­ve­dra. Je­sús es­tu­dió en las Do­ro­teas y, de he­cho, fue ahí don­de co­no­ció a Est­her, la mu­jer con la que lue­go se ca­só. Ella era en­fer­me­ra y él se es­pe­cia­li­zó en la jar­di­ne­ría. Pri­me­ro tra­ba­jó de asa­la­ria­do co­mo téc­ni­co en el mon­ta­je de cés­pe­des pa­ra cam­pos de fút­bol y lue­go creó su pro­pia em­pre­sa. Cuen­ta que lle­gó a po­ner la hier­ba de 68 es­ta­dios de to­da Es­pa­ña y Por­tu­gal, en­tre ellos el de Ba­laí­dos. «Al Cel­ta le pu­se yo tan­to el cés­ped del pri­mer equi­po co­mo el del fi­lial en A Ma­droa», re­cuer­da. Tam­bién for­mó pa­rre de otros pro­yec­tos que se le que­da­ron gra­ba­dos en la me­mo­ria: «Hi­ci­mos una co­sa que me en­can­tó. Fui­mos los en­car­ga­dos de plan­tar nu­me­ro­sas es­pe­cies a lo lar­go del Ca­mino de San­tia­go Fran­cés, des­de O Ce­brei­ro has­ta Com­pos­te­la, eso fue muy bo­ni­to». El tra­ba­jo le lle­na­ba, di­ce, pe­ro siem­pre que po­día lo com­bi­na­ba con via­jes. Re­co­rrió dis­tin­tos paí­ses al la­do de Est­her. Ha­ce unos años, ella en­fer­mó. «Tu­vo ELA, así que de­jé de tra­ba­jar y me de­di­qué a cui­dar­la ex­clu­si­va­men­te», in­di­ca.

Ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros

No fue, des­de lue­go, un cui­da­dor al uso. Con Est­her en la si­lla de rue­das qui­so ha­cer lo que siem­pre ha­bían he­cho: an­dar y dis­fru­tar. Re­co­rrían ki­ló­me­tros a pie aun­que ella tu­vie­se que ir en la si­lla. Un es­cri­tor ma­dri­le­ño, con­mo­vi­do con su his­to­ria de amor, les de­di­có un poe­ma. Aun­que ja­más se de­jó ven­cer por có­mo evo­lu­cio­na­ba la en­fer­me­dad de ella, la for­ma que te­nía Je­sús de desaho­gar­se era com­par­tir lo que es­ta­ba vi­vien­do a tra­vés de las re­des so­cia­les. Em­pe­zó así a te­jer una red de per­so­nas so­li­da­rias dis­pues­tas a ani­mar­le si las fuer­zas le fa­lla­ban. «Co­no­cí a tra­vés de Fa­ce­book a per­so­nas de to­das par­tes», in­di­ca. Ade­más de tex­tos, col­ga­ba nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías, da­do que es un apa­sio­na­do de las cá­ma­ras. «Ten­go tre­ce y ja­más sal­go a la ca­lle sin la cá­ma­ra. Ten­go unos dos mi­llo­nes de fo­to­gra­fías he­chas, me en­can­ta. Fo­to­gra­fío pai­sa­jes, ex­pre­sio­nes de una per­so­na, ani­ma­les... le ha­go fo­tos a to­do», se­ña­la él. Cuan­do Est­her mu­rió, si­guió apo­yán­do­se en las re­des so­cia­les. Si uno re­pa­sa su mu­ro de Fa­ce­book pue­de com­pro­bar que, ca­da en­tra­da, es un can­to a la vi­da, a la ale­gría, a la obli­ga­ción de ser op­ti­mis­tas. Y eso que la muer­te de su mu­jer coin­ci­dió en el tiem­po con su pro­pia en­fer­me­dad. «Ya en­ton­ces sa­bía que te­nía cán­cer y ha­bía em­pe­za­do con las ope­ra­cio­nes, aho­ra mis­mo lle­vo cua­tro... y si vie­ne la quin­ta, la pa­sa­ré tam­bién», se­ña­la. Sin mor­der­se la len­gua, en In­ter­net fue vol­can­do su evo­lu­ción, sus idas y ve­ni­das al qui­ró­fano o la ex­pe­rien­cia con la qui­mio­te­ra­pia. To­do ello, edul­co­ra­do con humor y con su pa­sión enor­me por la vi­da.

Un día, bu­cean­do en In­ter­net, la vi­da le son­rió. Le lla­ma­ron la aten­ción los ape­lli­dos de Pi­lar, una mu­jer que vi­vía en Val­de­mo­ro. «Me so­na­ron a muy pon­te­ve­dre­ses, y mi­ré a ver si la co­no­cía», in­di­có. Ini­cia­ron ahí una bo­ni­ta amis­tad tras dar­se cuen­ta de que, efec­ti­va­men­te, en su ju­ven­tud se ha­bían co­no­ci­do en Pon­te­ve­dra. Via­ja­ron jun­tos a dis­tin­tos paí­ses co­mo ami­gos. Has­ta que, ha­ce aho­ra un año, es­tan­do jun­tos en Na­za­ret, al­guien le di­jo a Je­sús: «Se no­ta que es­ta mu­jer es­tá lo­ca por ti». Él no se lo pen­só. Y des­de en­ton­ces son pa­re­ja. Vi­ven a me­dio ca­mino en­tre Pon­te­ve­dra y Val­de­mo­ro aun­que, en reali­dad, son ciu­da­da­nos del mun­do, por­que no de­jan de via­jar. El lu­nes vo­la­rán ha­cia Na­za­ret, quie­ren ce­le­brar su aniver­sa­rio en el mis­mo si­tio en el que em­pe­zó su his­to­ria. Je­sús irá re­cién sa­li­do de la se­sión de qui­mio­te­ra­pia de es­ta se­ma­na. Pe­ro no le da mie­do: «No voy a de­jar de ha­cer las co­sas que me gus­tan. Un día me mo­ri­ré, cla­ro que sí, pe­ro no ten­go mie­do. De mo­men­to, dis­fru­to mu­cho».

Si se le pre­gun­ta por el fu­tu­ro, Je­sús, en la mis­ma me­sa de la ca­fe­te­ría, mi­ra a Pi­lar y sen­ten­cia: «¿Có­mo veo el fu­tu­ro? Nos veo jun­tos y vie­jos.. Pe­ro la úni­ca di­fe­ren­cia se­rá que aho­ra so­mos ca­pa­ces de lle­var las ma­le­tas, lue­go al­guien ten­drá que ha­cer­lo».

Ca­mi­na a dia­rio unos trein­ta ki­ló­me­tros; lo ha­ce in­clu­so tras las se­sio­nes de qui­mio

EMI­LIO MOL­DES

Je­sús, siem­pre con su cá­ma­ra, bas­tón y sombrero, jun­to a su com­pa­ñe­ra Pi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.