De la es­cue­la de Del Po­tro al Náu­ti­co de Vi­go

Ja­vier Cu­rrás co­men­zó en Ar­gen­ti­na y ya acu­mu­la una dé­ca­da de éxi­tos en la sec­ción de tenis de la en­ti­dad

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA DEPORTES - X. R. CAS­TRO

Ja­vier Cu­rrás na­ció en Ar­gen­ti­na, se crio el Tan­dil, se for­mó en la es­cue­la de su lo­ca­li­dad que un día alum­bró tam­bién el tenis de Mar­tín del Po­tro, Juan Mó­na­co o Ma­riano Za­ba­le­ta, tres de los nom­bres pro­pios del de­por­te de la ra­que­ta en el país aus­tral, pe­ro la vi­da le lle­vó a cru­zar el Atlán­ti­co y cin­co años des­pués de lle­gar a Vi­go, ca­si por ca­sua­li­dad, se hi­zo car­go de la es­cue­la de tenis del Náu­ti­co. Des­de en­ton­ces, la sec­ción no ha pa­ra­do de cre­cer y el fu­tu­ro, con re­fuer­zos in­clui­dos, to­da­vía pin­ta más azul.

La lla­ma­da de la pi­za­rra fue tem­pra­na pa­ra Cu­rrás. «Tu­ve la for­ma­ción ahí (en Tan­dil) has­ta que em­pe­cé a dar cla­ses muy jo­ven, con 17 años. Em­pe­cé a ti­rar las pri­me­ras bo­las, tam­po­co era en­tre­na­dor ni na­da, co­men­zó to­do por ahí y me apar­té un po­co de se­guir ju­gan­do, y des­pués ya me vi­ne pa­ra acá», re­la­ta acer­ca de un mo­men­to cru­cial en su vi­da.

Can­gas fue su puer­ta de en­tra­da acá. Co­men­zó a im­par­tir cla­ses de tenis y un día, sin es­pe­rar­lo, le apa­re­ció la opor­tu­ni­dad del Náu­ti­co. «Vino a ju­gar a Vi­go un ami­go mío, Má­xi­mo Gon­zá­lez, te­nis­ta ATP que es­tu­vo en­tre los 60 del mun­do, al Cha­llen­ger del Club de Cam­po y fui a ver­lo. Es­ta­ba vién­do­lo, me pu­se a ha­blar con el en­tre­na­dor, de re­pen­te vino otro pre­pa­ra­dor que yo no co­no­cía y me vio ha­blan­do, los dos éra­mos ar­gen­ti­nos, y me pre­gun­tó si da­ba cla­se». De ahí a un con­tac­to con Héc­tor Váz­quez, en­ton­ces res­pon­sa­ble de tenis del Náu­ti­co, una prue­ba y una con­tra­ta­ción. Des­de aquel día han pa­sa­do diez años.

En su des­em­bar­co en la em­ble­má­ti­ca en­ti­dad vi­gue­sa se en­con­tró

con la ma­te­ria pri­ma co­mo alia­da. «Co­mo en­tre­na­dor tu­ve suer­te por­que co­men­cé a tra­ba­jar con un gru­po muy bueno de sie­te años que con 14 ya te­nían to­dos los tí­tu­los ga­lle­gos en to­das las ca­te­go­rías de ba­se. Era un gru­po atí­pi­co», co­men­ta Cu­rrás. Aque­llo hi­zo de efec­to lla­ma­da. «Po­co a po­co se fue­ron con­ta­gian­do otros chi­cos y yo fui apren­dien­do con ellos. Co­men­za­mos en au­to­nó­mi­cos, na­cio­na­les, in­ter­na­cio­na­les...».

En­tre ese gru­po que ti­ró del ca­rro se en­cuen­tra su hi­jo, To­más Cu­rrás, «que ya ha ju­ga­do en los me­jo­res cam­peo­na­tos del mun­do, y que aho­ra es­tu­vo pa­ra­do 10 me­ses por una le­sión».

La fa­mi­lia de la Puen­te, con Mar­tín a la ca­be­za, es otro de los mas­ca­ro­nes de proa. Con el te­nis­ta pa­ra­lím­pi­co, re­co­no­ce Ja­vier, que for­ma un ex­ce­len­te bi­no­mio. «Mar­tín fue una ex­pe­rien­cia nue­va pa­ra mí. Fui­mos apren­dien­do los dos jun­tos, por­que yo le en­se­ña­ba tenis, pe­ro de si­lla po­ca co­sa. Hi­ci­mos un buen equi­po».

A día de hoy la es­cue­la de tenis del Náu­ti­co, a la que con­si­de­ra el mo­tor de to­da la ac­ti­vi­dad, su­pera los 150 ju­ga­do­res y el equi­po de com­pe­ti­ción, que coor­di­na y di­ri­ge Ja­vier Cu­rrás, se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co en to­dos los tor­neos, ade­más de una re­fe­ren­cia en Ga­li­cia. «Te­ne­mos un mon­tón de chi­cos que han ido al cam­peoan­to de Es­pa­ña es­te año tras des­ta­car en Ga­li­cia. Se es­tán vien­do los re­sul­ta­dos del club a lo lar­go de es­tos diez años, pe­ro a cos­ta de es­tar al pie del ca­ñón», re­la­ta el en­tre­na­dor ar­gen­tino.

To­do ba­jo un mé­to­do que co­mien­za por la par­te lú­di­ca y que pue­de aca­bar en la com­pe­ti­ti­va, aun­que hay más ca­mi­nos en es­ta dis­ci­pli­na. «Hay va­rios ni­ve­les. Pri­me­ro hay que in­ten­tar que la gen­te se di­vier­ta y des­pués ellos mis­mos te van pi­dien­do un po­co más, otros más de ocio, otros in­ten­tan su­bir y dar el má­xi­mo ren­di­mien­to po­si­ble, y en­ton­ces mi mé­to­do es in­ten­tar in­cul­car­le: si es ocio te di­vier­tes y si es tra­ba­jo es más com­pro­mi­so». Si pri­ma lo se­gun­do, en­ton­ces ya se ha­bla de ren­di­mien­to y de es­fuer­zos, a ra­zón de cin­co en­tre­na­mien­tos se­ma­na­les.

Con­so­li­da­do en el ma­pa te­nís­ti­co ga­lle­go, al Náu­ti­co le es­pe­ran nue­vos ho­ri­zon­tes con el des­em­bar­co in­mi­nen­te de re­fuer­zos en el cua­dro téc­ni­co pa­ra im­pul­sar más to­da­vía la sec­ción.

Ja­vier Cu­rrás, en el cen­tro, con par­te del equi­po de com­pe­ti­ción, en las ins­ta­la­cio­nes del Náu­ti­co en Ni­grán en don­de en­tre­nan to­dos los días de la se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.