«De mo­men­to es­tá pro­fe­sión no es­tá re­co­no­ci­da»

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - AGENDA -

-¿Qué in­fluen­cia tie­ne su for­ma­ción co­mo in­ge­nie­ro agró­no­mo en sus pro­pues­tas?

-Creo que son dos for­ma­cio­nes to­tal­men­te dis­tin­tas: una de in­ge­nie­ro y otra de ar­qui­tec­to. Son pun­tos de vis­ta to­tal­men­te dis­tin­tos. En­ton­ces, por mi for­ma de ser, o por la par­te en la que más dis­fru­to en pro­yec­tos, es más una vi­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca, más ar­tís­ti­cas del es­pa­cio, que in­ge­nie­ro, que es mu­cho más cal­cu­la­do. Ser las dos es un com­ple­men­to de al­gu­na for­ma. Es de­cir, que aun­que tie­nes una par­te ar­tís­ti­ca, más con­cep­tual, pues de­trás siem­pre es­tá el in­ge­nie­ro que te di­ce «pe­ro es­to hay que eje­cu­tar­lo, es­to tie­ne que ser eco­nó­mi­ca­men­te via­ble, tie­ne que fun­cio­nar, tie­ne que te­ner un man­te­ni­mien­to...» Pe­ro he de re­co­no­cer que mi par­te ar­qui­tec­tó­ni­ca pue­de a la par­te de in­ge­nie­ro. -¿Có­mo sur­gió la idea de laND30? -Es bas­tan­te en­re­ve­sa­da por­que yo em­pe­cé tra­ba­jan­do en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra bas­tan­te gran­de en Ma­drid y es­tu­ve ahí co­mo tres años. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do, con las per­so­nas con las que me­jor en­ca­ja­ba en tér­mi­nos pro­yec­to, que tam­bién coin­ci­día que éra­mos bue­nos ami­gos, de­ci­di­mos dar el sal­to y crear nues­tro pro­pio es­tu­dio de Ar­qui­tec­tu­ra, Pai­sa­jis­mo,... Éra­mos dos chi­cos ar­qui­tec­tos y yo. Las si­glas eran un po­co las le­tras que nos gus­ta­ban.

-¿Qué fu­tu­ro tie­ne o por dón­de pa­sa el fu­tu­ro de la ar­qui­tec­tu­ra pai­sa­jis­ta?

-En Es­pa­ña se es­tán dan­do pa­sos im­por­tan­tes, por­que de mo­men­to es­ta pro­fe­sión no es­tá re­co­no­ci­da, no hay un co­le­gio de ar­qui­tec­tos pai­sa­jis­tas, co­mo exis­ten en pro­fe­sio­nes que es­tán con­so­li­da­das co­mo pue­den ser Ar­qui­tec­tu­ra, In­ge­nie­ría,... No sé si es que no hay de­man­da de nues­tros ser­vi­cios o que to­da­vía no es­ta­mos or­ga­ni­za­dos con colegios ofi­cia­les, pe­ro al con­tra­rio del res­to de Eu­ro­pa to­da­vía no se pue­de fir­mar un pro­yec­to co­mo ar­qui­tec­to pai­sa­jis­ta. Pe­ro po­co a po­co, se ve que en de­ter­mi­na­dos pro­yec­tos, con­cur­sos, se exi­ge o se pi­de que en los equi­pos ha­ya pai­sa­jis­tas den­tro del equi­po. -Tras de­ce­nas de pro­yec­tos, pre­mios y ex­po­si­cio­nes, no so­lo en Es­pa­ña sino por to­do el mun­do, ¿cuál es la cla­ve de su éxi­to? -Voy a de­cir tra­ba­jo, pe­ro es al­go co­mo muy re­cu­rri­do, ¿no? Yo creo que so­bre to­do es ilu­sión, que me apa­sio­na mi pro­fe­sión y que me apa­sio­na esa fa­se del ini­cio, de pen­sar el pro­yec­to, de co­no­cer dón­de vas a in­ter­ve­nir, de en­ten­der có­mo fun­cio­na el pai­sa­je. Esa es una fa­ce­ta de mi pro­fe­sión muy in­tere­san­te que me apa­sio­na Y si son ubi­ca­cio­nes así es­tra­té­gi­cas, que te atraen co­mo al­go de­ter­mi­na­do, co­mo en Lan­za­ro­te, un pai­sa­je to­tal­men­te dis­tin­to al res­to de Es­pa­ña, con to­dos los vol­ca­nes, que pa­re­ce Mar­te qui­zás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.