An­to­nio Ro­drí­guez, de la ta­ber­na Be­le­lle, re­ci­bi­rá un ho­me­na­je pós­tu­mo por San­ta Mar­ta en La­lín

Al lo­cal acu­dían des­de es­tu­dian­tes a obre­ros pa­ra de­gus­tar co­mi­da ca­se­ra, has­ta su cie­rre en 1985

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PORTADA - I. U. P. / J. B.

Co­rría el año 1964. A las pan­ta­llas de ci­ne lle­ga­ba El Pa­dre­ci­to de Can­tin­flas, mien­tras que en tie­rras ga­lle­gas lla­ma­ban la aten­ción su­ce­sos co­mo el in­cen­dio en el vie­jo edi­fi­cio de la es­ta­ción del Nor­te o las ju­ga­das con el es­fé­ri­co de fut­bo­lis­tas co­mo Cas­tro, Za­mo­ri­ta o Iba­rre­che del Cel­ta de Vigo. Sin em­bar­go, otro acon­te­ci­mien­to de­bió de lla­mar la aten­ción en La­lín. Aquel mis­mo año, An­to­nio Ro­drí­guez Gar­cía y Vir­gi­nia López Ber­to­lo abrían las puer­tas de la ta­ber­na Be­le­lle al mun­do.

Fue­ron vein­tiuno los años que el Be­le­lle se man­tu­vo es­toi­ca­men­te, abier­to a to­dos los pú­bli­cos. Y se­rá el pró­xi­mo día 29 de ju­lio cuan­do se tri­bu­ta­rá un emo­ti­vo ho­me­na­je pós­tu­mo a sus fun­da­do­res con mo­ti­vo de la fes­ti­vi­dad de San­ta Mar­ta, pa­tro­na de la hos­te­le­ría la­li­nen­se.

An­to­nio Ro­drí­guez, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo O Be­le­lle, ser­vía a to­do ti­po de pa­la­da­res una va­ria­da car­ta gas­tro­nó­mi­ca, en­tre la que des­ta­ca­ban los ca­llos, cordero, arroz o po­llo.

La clien­te­la de aquel lo­cal de la Ave­ni­da de Bue­nos Ai­res, en el nú­me­ro 20, re­sul­ta­ba de lo más va­ria­da. Sin em­bar­go, el Be­le­lle hi­zo tam­bién las ve­ces de ul­tra­ma­ri­nos y pen­sión, en es­te úl­ti­mo ca­so pa­ra dar co­bi­jo a al­gu­nos es­tu­dian­tes del ins­ti­tu­to La­xei­ro que pre­ci­sa­ban un te­cho.

Las anéc­do­tas de un lu­gar co­mo el Be­le­lle se po­drían con­tar por cien­tos, sino por mi­les, pe­ro en pa­la­bras del hi­jo de los due­ños, An­drés Ro­drí­guez López, lo que más se echa de me­nos es que «te­nía­mos clien­tes muy bue­nos».

O Be­le­lle no so­lo pa­sa­ba sus días tras las puer­tas del bar de 06.00 a 22.00, tam­bién com­par­tía sus ra­tos li­bres con al­gu­nos ami­gos y ve­ci­nos de La­lín, con los que fun­dó la pe­ña Os Ca­mán­do­las en 1983. Se­gún su hi­jo, la fun­da­ción de la pe­ña «fue de­bi­do a San Juan. Y, en esas fe­chas, com­pra­ron el san­to y to­do eso, y mi pa­dre y unos ami­gos fue­ron los que hi­cie­ron to­do eso».

Afi­cio­na­do al fút­bol, An­to­nio Ro­drí­guez hi­zo las ve­ces de ár­bi­tro y ma­sa­jis­ta en los par­ti­dos de sol­te­ros contra ca­sa­dos de aquel ini­cio de la dé­ca­da 80, uti­li­zan­do pa­ra ali­viar las le­sio­nes «un cho­rri­to de aguar­dien­te», cuen­ta An­drés Ro­drí­guez. Su hi­jo tam­bién acla­ra que tan­to él co­mo su her­ma­na Leo­nor ayu­da­ban a sus pa­dres en el ne­go­cio fa­mi­liar ya des­de ni­ños.

Vir­gi­nia y An­to­nio eran na­tu­ra­les de La­lín. En con­cre­to, Vir­gi­nia na­ció en Don­freán, pa­rro­quia de Ca­ta­sós, en mar­zo de 1931, mien­tras que An­to­nio na­ció en Be­le­lle, de la mis­ma pa­rro­quia, en sep­tiem­bre de 1926. Di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias les lle­va­ron a co­no­cer­se y a abrir en La­lín una ta­ber­na con nom­bre de la pa­tria chi­ca del ma­ri­do.

Ta­ber­na que an­da­ba bien sur­ti­da de vi­nos de O Ri­bei­ro, que el mis­mo due­ño iba a com­prar en per­so­na, acom­pa­ña­dos de ju­go­sos pin­chos de sardinas de la­ta, to­rrez­nos de ma­tan­za de la ca­sa o unas ro­da­jas de cho­ri­zo «pa­ra po­der bai­xar os gro­los».

A me­dia­dos de la dé­ca­da de los 80 co­men­zó a apa­gar­se el al­ma del Be­le­lle. Ya el mes de mar­zo de 1985 el ul­tra­ma­ri­nos ce­rra­ba sus ser­vi­cios. Una en­fer­me­dad hi­zo que, con 58 años, An­to­nio tu­vie­ra que de­jar la ta­ber­na tam­bién el 12 de abril de ese mis­mo año. Sin el ma­ri­do al fren­te, la si­tua­ción de lle­var esos dos ne­go­cios no po­día sos­te­ner­se úni­ca­men­te so­bre los hom­bros de su es­po­sa Vir­gi­nia, por lo que la

ta­ber­na que­dó en sus­pen­so en­tre re­cuer­dos del tra­ba­jo pa­sa­do y el es­fuer­zo ca­si ol­vi­da­do de los que aho­ra co­no­ce­ría­mos co­mo va­lien­tes em­pren­de­do­res... Has­ta hoy.

La co­mi­sión de San­ta Mar­ta ha en­con­tra­do la oca­sión de re­sar­cir la me­mo­ria de uno de los an­ti­guos pun­tos de en­cuen­tro de la lo­ca­li­dad, uno de los lu­ga­res que dio luz y ca­lor a la ave­ni­da de Bos Ai­res, uno de los lo­ca­les im­pres­cin­di­bles de las men­tes y los co­ra­zo­nes de aque­llos la­li­nen­ses que tu­vie­ron la for­tu­na de co­no­cer el Be­le­lle.

An­to­nio Ro­drí­guez (ter­ce­ro por la pri­me­ra fi­la de la iz­quier­da) con el equi­po de fút­bol y el aguar­dien­te.

Vir­gi­nia López (con man­dil ro­jo) jun­to a su ma­dre.

Leo­nor Ro­drí­guez de ni­ña, jun­to a un clien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.