Un psi­có­lo­go vol­ca­do en el ser­vi­cio a los de­más

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - DEZA-TABEIRÓS - A. PA­NIA­GUA

Jor­ge Ca­bre­ra ya es­ta­ba allí cuan­do se mon­tó Ce­dro en un pi­so de la ca­lle Uru­guay. Me­dia­ba la dé­ca­da de los 80 y las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas es­ta­ban em­pe­zan­do a asu­mir ser­vi­cios que te­nían al mis­mo tiem­po com­po­nen­tes de aten­ción sa­ni­ta­ria y de aten­ción so­cial. El em­pu­je de mu­cha gen­te com­pro­me­ti­da fue lo que es­ta­ba lle­van­do a las ins­ti­tu­cio­nes a asu­mir­las. Y cuan­do el Con­ce­llo de Vi­go mon­tó ofi­cial­men­te Ce­dro —el nom­bre vie­ne de Cen­tro Pre­ven­ti­vo y Asis­ten­cial de Dro­go­de­pen­den­cias, aho­ra la de­no­mi­na­ción ofi­cial es uni­dad asis­ten­cial de aten­ción a dro­go­de­pen­den­cias— Jor­ge Ca­bre­ra ya es­ta­ba allí.

Hay quien a eso lo lla­ma com­pro­mi­so so­cial, hay quien lo lla­ma vo­ca­ción. Sea de una u otra ma­ne­ra, lo cier­to es que a Jor­ge Ca­bre­ra, que fa­lle­ció el mar­tes, le ve­nía de le­jos. Se li­cen­ció en Psi­co­lo­gía en la Com­plu­ten­se de Ma­drid en 1977 y ya des­de un pri­mer mo­men­to es­tu­vo tra­ba­jan­do en las pri­me­ras uni­da­des bá­si­cas de sa­lud en el ba­rrio de Hor­ta­le­za, en la ca­pi­tal.

Esa mis­ma vo­ca­ción de ser­vi­cio tra­jo de vuel­ta a Ga­li­cia a Jor­ge Ca­bre­ra. Su fa­mi­lia es fe­rro­la­na, pe­ro él se es­ta­ble­ció en Vi­go, co­mo su her­mano, y en 1985 es­tu­vo en­tre la gen­te que mon­tó Ce­dro, del que fue di­rec­tor des­de 1997. Eran los años du­ros de la he­roí­na, así que un cen­tro pa­ra dro­go­de­pen­dien­tes ba­jo el pa­ra­guas del Ayun­ta­mien­to fue to­da una re­vo­lu­ción. Allí se­gui­ría si a sus 63 años una es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca (ELA) no se lo hu­bie­se im­pe­di­do. Vi­vió con gran en­te­re­za la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.