To­do el mundo qui­so pro­bar los ca­llos

En ollas, tá­pe­res o en el tra­di­cio­nal pla­to de ba­rro; cual­quier re­ci­pien­te era bueno pa­ra pro­bar los gar­ban­zos en la fies­ta de Meis, don­de se ago­ta­ron las seis mil ra­cio­nes

La Voz de Galicia (Deza) - Deza local - - PONTEVEDRA - M. AL­FON­SO

Es cier­to que el ca­lor no apre­ta­ba co­mo en años an­te­rio­res. Tam­bién, que ayer no era día de pla­ya. Qui­zás por eso Meis se con­vir­tió en pun­to de en­cuen­tro pa­ra mi­les de per­so­nas. Allí lle­ga­ron dis­pues­tos a pro­bar los ca­llos. Y aun­que hu­bo que es­pe­rar pa­ra ello, pues las co­las eran im­por­tan­tes, na­die se fue sin su co­rres­pon­dien­te ra­ción. Hu­bo quien apa­re­ció con la olla ba­jo el bra­zo, pa­ra de­gus­tar­los en ca­sa tran­qui­la­men­te. Tam­bién, quien pre­fi­rió el am­bien­te fes­ti­vo. La espera, di­cen los pre­sen­tes, me­re­ció la pe­na. Por­que Meis vol­vió a de­mos­trar ayer que en eso de pre­pa­rar los ca­llos no hay quien le ga­ne. Y por eso no que­da­ron ni las mi­gas de las más de seis mil ra­cio­nes que se co­ci­na­ron.

La ac­ti­vi­dad co­men­zó bien pron­to en es­ta lo­ca­li­dad arou­sa­na. Mul­ti­tu­di­na­rias fue­ron tan­to la prue­ba de BTT, co­mo la an­dai­na que se or­ga­ni­zó con mo­ti­vo de la Fes­ta dos Ca­llos. Y aun­que es­tas tu­vie­ron lu­gar an­tes de las diez de la ma­ña­na, a la una y me­dia de la tar­de los ci­clis­tas que que­rían aban­do­nar el re­cin­to se en­con­tra­ron con los mi­les de per­so­nas que que­rían ac­ce­der al mis­mo. La aglo­me­ra­ción fue im­por­tan­te y al­gu­nos con­duc­to­res op­ta­ron por es­ta­cio­nar en la sa­li­da de la au­to­vía, a unos cuan­tos me­tros del re­cin­to fe­rial. Por­que ni si­quie­ra las fin­cas ha­bi­li­ta­das co­mo es­ta­cio­na­mien­tos fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra aco­ger a to­dos los vehícu­los.

La aglo­me­ra­ción se re­pe­tía en el Cam­po da Fei­ra, con­ver­ti­do en un im­pro­vi­sa­do res­tau­ran­te pre­pa­ra­do pa­ra ser­vir 600 ki­los de ca­llos o, lo que es lo mis­mo, más de seis mil ra­cio­nes. Ha­bía que ha­cer co­la, y lar­ga, pa­ra ha­cer­se con uno de los ti­ques que por seis eu­ros da­ban de­re­cho a una ra­ción de es­te pla­to. Y de nue­vo ha­bía que es­pe­rar pa­ra cam­biar el re­ci­bo por la co­mi­da. Pe­ro na­die pa­re­cía te­ner pri­sa, ni de­ses­pe­rar­se. Y eso que la co­la da­ba la vuel­ta a bue­na par­te del re­cin­to. Con la co­mi­da en la mano, los co­men­sa­les se di­ri­gían a las me­sas co­lo­ca­das ba­jo la car­pa, don­de encontrar un hue­co no era tam­po­co ta­rea sen­ci­lla. Otros, en cam­bio, mar­cha­ban con la olla o con el tá­per lleno, dis­pues­tos a dar bue­na cuen­ta de es­ta de­li­cia gas­tro­nó­mi­ca en sus ca­sa. Po­co a po­co, las ra­cio­nes fue­ron des­apa­re­cie­ron y la co­mi­da dio pa­so a la fies­ta. Ha­bía mú­si­ca pa­ra to­dos los gus­tos, in­clui­do un fes­ti­val fol­cló­ri­co. Que se­pan los in­tere­sa­dos que los fes­te­jos con­ti­núan hoy, con una ver­be­na.

MAR­TI­NA MISER

Pe­que­ños y ma­yo­res die­ron bue­na cuen­ta de las seis mil ra­cio­nes que se sir­vie­ron en Meis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.